Cuba 19 mayo 2022

Congresista demócrata decepcionado con política de Biden hacia Cuba

El congresista demócrata Albio Sires, uno de los siete cubanoamericanos en el Congreso de Estados Unidos, criticó en un comunicado los cambios recientemente anunciados por la Administración Biden en la política de Estados Unidos hacia Cuba

El líder del Subcomité sobre el Hemisferio Occidental, Seguridad Civil, Migración y Política Económica Internacional, confesó en una declaración sentirse "decepcionado" por las nuevas medidas.

La Administración Biden anunció el lunes la intención de facilitar la reunificación familiar restableciendo el Programa de Permisos para la Reunificación de Familias Cubanas (Cuban Family Reunification Parole, CFRP); fortalecer los lazos familiares y facilitar los contactos educativos para el pueblo estadounidense y el cubano ampliando los viajes autorizados en apoyo al pueblo cubano; autorizar vuelos programados y chárter a lugares distintos de La Habana; reanudar los viajes grupales (people-to-people); incrementar el apoyo a emprendedores cubanos independientes; ampliar el acceso de los emprendedores a las microfinanzas y la capacitación y eliminar el límite actual a las remesas familiares de USD 1000 trimestral para cada par de emisores-receptores y autorizar las remesas con fines de donación (es decir, no destinadas a familiares) que apoyan a emprendedores cubanos independientes, entre otras medidas.

"Me desanimó saber que la administración Biden reducirá las regulaciones sobre viajes grupales a Cuba. Durante mucho tiempo me he opuesto a las medidas que generarán ingresos para el régimen de Díaz-Canel sin concesiones políticas. Antes de que consideremos aliviar las restricciones a los viajes y las operaciones comerciales en Cuba, debemos exigir que el régimen libere a sus presos políticos, cese sus actividades de vigilancia e introduzca reformas que creen un espacio para la libertad de prensa, reunión y expresión, especialmente en línea. Además, si bien reconozco el importante papel de las remesas para muchas familias, me preocupa que el levantamiento del tope actual beneficie desproporcionadamente al régimen y no al pueblo cubano. La administración debe proceder con cuidado para asegurarse de que no está financiando la violación de los derechos humanos, ya que gran parte de la economía cubana permanece bajo el control del régimen y el ejército", apuntó el demócrata por New Jersey.

A pesar de mi decepción por esta decisión, me siento aliviado de ver que el programa de Parole de Reunificación Familiar Cubana ha sido restaurado. Este es un programa fundamental para contrarrestar el trauma intergeneracional que enfrentan las familias cubanas y fortalecer los lazos culturales entre los ciudadanos estadounidenses y cubanos. Además, estoy agradecido de que la administración se haya comprometido a sancionar a la creciente clase de oligarcas cubanos. Continuaré instando a la administración a realizar inversiones significativas para preservar la seguridad y la salud del personal diplomático estadounidense enviado a la región", indicó el político nacido en enero de 1951, en Bejucal y emigrado a EEUU junto a su familia en 1962.

En sus palabras, el cubanoamericano, con una presencia activa en la Cámara de Representantes en Washington durante ocho términos, recordó que "las libertades fundamentales exigidas por el pueblo cubano durante más de seis décadas no han sido concedidas".

"Por el contrario, los derechos humanos en Cuba se han deteriorado drásticamente en los últimos diez meses. Más de mil artistas, activistas y defensores de los derechos humanos que defendieron sin miedo la democracia el verano pasado han sido condenados a décadas de prisión por la dictadura de Díaz-Canel. Todos estamos obligados a honrar el sacrificio que hicieron por la oportunidad de un futuro mejor para la próxima generación, y aprecio el firme apoyo del presidente Biden al pueblo cubano", expresó.

El cubanoamericano, pronto a retirarse tras 16 años de labor como representante, explicó que “no hay objetivo más crítico en la política exterior de Estados Unidos que restaurar y defender los derechos humanos fundamentales cuando están amenazados" y que el pueblo cubano merece "nada menos que nuestro pleno apoyo y máximo esfuerzo en este objetivo”.

Desde el partido demócrata, el senador cubanoamericano por Nueva Jersey, Bob Menéndez, que preside el Comité de Relaciones Exteriores en el Senado, también mostró rechazo y advirtió que con este anuncio se corre el riesgo de enviar el mensaje equivocado a las personas equivocadas, y en el momento equivocado, cuando “el régimen de Díaz-Canel continúa su despiadada persecución de innumerables cubanos por participar en las manifestaciones pro-democracia del año pasado”.

Otro senador demócrata, Patrick Leahy, calificó el anuncio de la Casa Blanca de ser "un paso tímido pero muy bienvenido".

Patrick Leahy.png

"Es indiscutible que la política de presionar a las autoridades cubanas para que abandonen su régimen autoritario de partido único ha fracasado por completo, a pesar de seis décadas de sanciones punitivas y unilaterales. Sin embargo, así como los cubanos siguen aferrados a un sistema político y económico fallido que ha provocado la huida de la isla de un número récord de cubanos, la Administración todavía se aferra a un enfoque desacreditado que rechaza con razón en sus relaciones con otros gobiernos represores, sabiendo que la diplomacia eficaz requiere un compromiso inspirado y basado en principios. Solo colaborando en temas de interés común es posible avanzar en temas de fuerte desacuerdo, como el injusto encarcelamiento de disidentes cubanos. El gobierno cubano, que dice querer relaciones constructivas con Estados Unidos, haría bien en liberar a los encarcelados tras las protestas del 11 de julio", dijo el representante de Vermont en una declaración oficial.

Leahy aseguró que espera que este anuncio sea el comienzo de una renuncia total a una política "desprestigiada que está por debajo de nuestro país y ha exacerbado las penurias infligidas al pueblo cubano".

En un comunicado conjunto, varios representantes cubanoamericanos, como los senadores Marco Rubio (R-FL) y Ted Cruz (R-TX) y los congresistas Mario Díaz-Balart (FL-25), María Elvira Salazar (FL-27) y Carlos A. Gimenez (FL-26) criticaron el reciente anuncio de la Administración Biden.

"Durante las históricas protestas del año pasado contra el régimen de Cuba, el presidente Biden dijo: 'EE.UU. apoya a los valientes cubanos que han salido a las calles para oponerse a 62 años de represión bajo un régimen comunista'. Sin embargo, hoy, mientras cientos de activistas siguen encarcelados ilegalmente, la Casa Blanca está resucitando la política fallida de concesiones unilaterales del presidente Obama a la dictadura criminal de Castro/Díaz-Canel. En lugar de apoyar las súplicas de libertad del pueblo cubano mediante la expansión de programación democrática, la transmisión, la diplomacia global y las sanciones contra sus opresores, la Casa Blanca de Biden está recompensando a la dictadura comunista más larga del hemisferio occidental no solo con conversaciones de alto nivel, suavizando las sanciones, aumentando los viajes, el acceso a EE.UU. y a nuestras instituciones financieras. Apaciguar al régimen asesino de Cuba no cumple con los requisitos legales de la ley de EE.UU. y socava el apoyo de EE.UU. a la oposición democrática de Cuba", expresaron

"Las repetidas concesiones de la Administración Biden a la dictadura cubana son una traición al compromiso de nuestra nación con los derechos humanos y la libertad, y con el pueblo cubano que lucha por una transición democrática”, dijeron los políticos del partido republicano.

La Casa Blanca afirmó que las nuevas medidas hacia Cuba se centran en los derechos humanos y están diseñadas con el objetivo de empoderar al pueblo cubano para que determine su propio futuro.

“El pueblo cubano enfrenta una crisis humanitaria sin precedentes y la política de Estados Unidos continuará enfocándose en empoderar al pueblo cubano para ayudarlo a crear un futuro libre de represión y sufrimiento económico”, declaró la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre.

La vocera añadió que “el presidente está cumpliendo su compromiso con la comunidad cubanoamericana y sus familiares en Cuba al facilitar la reunificación familiar y fortalecer los lazos familiares".

La portavoz de la presidencia explicó que las medidas buscan facilitar las conexiones educativas, aumentar el apoyo a los empresarios cubanos independientes y garantizar que las remesas "fluyan más libremente hacia los cubanos, sin enriquecer a quienes cometen abusos contra los derechos humanos”.

Fuente: martinoticias.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario