martes 17 de enero 2023
Santa Clara

Acusado el padre de un joven baleado por la Policía en Santa Clara, pero su asesino podría quedar libre

Yosvani Batista, padre del joven de 17 años Zinedine Zidane, denuncia que puede recibir seis años de cárcel, mientras que el victimario de su hijo estaría a punto de ser absuelto

Según publica el portal Diario de Cuba, Yosvani Batista, padre del joven de 17 años Zinedine Zidane, a sesinado por un policía en Santa Clara en julio pasado, podría recibir un sentencia de seis años de cárcel, mientras que el victimario de su hijo estaría a punto de ser absuelto, denunció la periodista independiente cubana Mónica Baró Sánchez.

Según denunció en su muro de Facebook la reportera, el viernes en la mañana Batista intentaba contratar un abogado defensor, justo en la fecha límite para hacerlo, debido a que "se le acusa de portar armas, atentado y desobediencia, y la Fiscalía le pide seis años de privación de libertad".

Poco antes, Batista escribió en su propio muro, ilustrando sus palabras con una foto de su hijo: "Ayer se cumplieron cinco meses de tu brutal asesinato y a tu asesino lo quieren libre de cargos, pero mi juramento delante de tu ataúd se mantiene en pie. Te amo, hijo mío, y no voy a descansar hasta que la justicia se haga, cuésteme lo que me cueste".

De acuerdo con Baró Sánchez, "el 'arma' que portaba el padre de la víctima era un palo. 'Fíjate bien en la foto, ningún machete va de la cintura al piso', me dijo ahora", citó.

"Ha sido el propio asesino de su hijo, el policía que le dio un tiro en el tórax a Zidane mientras este yacía ya herido de bala e inmovilizado en el suelo, quien está acusando a Yosvani de haber intentado agredirlo con un machete. Basta con ver el video de ese día para saber quién realmente abusó de su poder, quién abusó de su uniforme y de un arma de fuego", indicó.

"Sin embargo, Yosvani cuenta que la Fiscalía está pidiendo la absolución del policía. Hasta ayer, cuando se cumplieron cinco meses del asesinato de Zidane, Yosvani no tenía ni siquiera el dinero para poner un abogado. Ayer era el último día para eso. Cuesta 5.000 pesos cubanos contratar uno. Pero afortunadamente varios activistas se solidarizaron con su caso y le hicieron llegar ese dinero. El juicio debe ocurrir en la segunda mitad de diciembre", precisó.

El asesinato de Zinedine Zidane fue registrado por testigos y las imágenes se hicieron virales, en especial el momento en que el fallecido es pateado en el suelo por un policía con su arma desenfundada. Esto, mientras permanece esposado y sangrando.

Un día después, el Ministerio del Interior de Cuba (MININT) aseguró que los uniformados llegaron al lugar de los hechos porque allí "peligraba la vida de dos mujeres" quienes eran "asediadas por ocho individuos de pésima conducta social y moral".

La nota oficial acusó a los individuos, entre ellos al fallecido y su padre, de agredir "con piedras a los efectivos del orden; intentando uno de ellos privar de la vida a uno de los actuantes, contra el cual se abalanzó con un cuchillo entizado en una mano y un machete en la otra, lesionándolo en la frente".

"Ante el peligro inminente de la vida del oficial, sus compañeros hicieron uso del arma reglamentaria, en defensa de su integridad física", aseguró el MININT.

Como suele hacer en cada uno de los casos de violencia policial sobre los que se pronuncia, la institución criminalizó a Zinedine Zidane, asegurando que era un individuo "caracterizado por una conducta violenta, con múltiples antecedentes delictivos".

El MININT evitó en todo momento reconocer que el individuo baleado era un menor de 17 años. Tampoco explicó por qué, como se ve en las imágenes grabadas por testigos de los hechos, el sujeto estaba tirado en plena calle, esposado a la espalda y ensangrentado, mientras policías y boinas rojas trataban de ahuyentar violentamente a decenas de personas que trataban de intervenir.

Desde Santa Clara, el opositor, ex prisionero político y líder del Frente Antitotalitario Unido (FANTU), Guillermo Fariñas, denunció el asesinato y aseguró que "el agente policial perpetrador portaba placa #15388".

Además, afirmó que la víctima había participado en las protestas del 11J en esa ciudad, por lo que permaneció encarcelado durante 23 días. Citando a testigos de los hechos que desmintieron la versión oficial, Fariñas aseguró que todo comenzó como una riña en una cola que acabó en una pelea entre civiles y uniformados.

"El joven asesinado murió esposado con su boca contra el piso por desangramiento al recibir tres impactos de bala con arma de fuego. El disparo mortal ya era innecesario, debido a que el ultimado se encontraba ya herido e imposibilitado de poder poner en riesgo la vida del agente policial", aseguró el líder opositor.

"La mayor indignación de los testigos presenciales con los que nos entrevistamos siempre fue que el asesinado menor de edad, a pesar de ya haber recibido dos impactos de bala, desde el piso continuó con entereza desafiando a los agentes policiales y éstos lo patearon, así como lo golpearon con una tonfa reglamentaria", finaliza su relato.

Dos días después, Yosvany Batista exigió justicia y desmintió la versión oficial de lo ocurrido. "La muerte de mi hijo no va a quedar impune. La Fiscalía militar tendrá que ser imparcial y aplicar verdaderamente la justicia y el policía que asesinó a mi hijo tiene que ser juzgado con todo el peso de la ley, y de no ser así seguiré tramitando hasta llegar al presidente de la nación", exigió en varias publicaciones en su muro de Facebook.

DIARIO DE CUBA documentó en julio al menos cinco muertes a manos de la Policía en Cuba en dos años: Zinedine Zidane Batista Álvarez, Roldy Polo Pérez, Diubis Laurencio Tejeda, Yamisel Díaz Hernández y Hansel Ernesto Hernández Galiano, cuatro de ellos negros de comunidades pobres.

En el caso de Laurencio Tejeda, única muerte reconocida oficialmente por el régimen durante la represión de las manifestaciones del 11J, nuestra redacción supo que recibió un disparo del subteniente de la Policía Yoennis Pelegrín Hernández, quien además hirió a otros cinco manifestantes, entre ellos el menor de 16 años Yoel Misael Fuentes García.

Este oficial no fue imputado hasta septiembre de 2021. En enero de 2022, este medio supo, a través de un abogado cercano al caso que pidió no ser identificado, que Pelegrín Hernández no tenía hasta entonces una fecha prevista para su enjuiciamiento ni petición fiscal por parte de la Fiscalía Militar, que en septiembre de 2021 le abrió el expediente 87/21, lo acusó de homicidio y lesiones graves.

Más de un año después de los sucesos, Pelegrín Hernández no solo se encuentra libre y es jefe de sector en el barrio habanero de Mantilla, en el municipio Arroyo Naranjo, sino que le dieron una moto mejor que la que tenía previamente, según relataron familiares de su víctima a DIARIO DE CUBA.

FUENTE: diariodecuba.com

Deja tu comentario

¿Querés estar informada/o las 24hs?

Suscribite a nuestro Newsletter