Venezuela 17 enero 2022

Violencia en territorio colombo-venezolano deja numerosas familias desplazadas

El epicentro es en la región de Arauca donde el ELN asesinó selectivamente contra disidentes de las FARC

El conflicto que se está generando en Arauca, zona fronteriza entre Colombia y Venezuela , luego de la oleada de asesinatos selectivos por parte de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) la semana pasada contra una disidencia de las FARC, ha provocado el desplazamiento de 170 familias, aproximadamente 673 personas.

“Además de las cerca de las 170 familias desplazadas en Arauca, el fenómeno ya empieza a sentirse en Norte de Santander, particularmente al municipio de Toledo a donde han llegado 24 familias”, así informó la Defensoría del Pueblo de Colombia, que ha constatado “una gran tensión por parte de las comunidades y temor porque las acciones de los grupos armados puedan generar más muertes”.

Fue el 2 de enero, cuando organizaciones sociales y vecinos de zonas rurales de los municipios de Tame, Fortul, Arauquita y Saravena hicieron el hallazgo de cadáveres, que hasta la fecha suman 33 los reportes de muertos contabilizados por las autoridades.

Al principio se habló de un enfrentamiento armado entre los grupos guerrilleros, sin embargo, la Fiscalía aseguró que los disparos que tenían los cadáveres fueron hechos a quemarropa, con lo cual se estaría tratando de una serie de ejecuciones por parte de miembros del ELN.

Carlos Camargo, defensor del pueblo, declaró que “persiste el temor de las comunidades, por esta razón estamos en el departamento de Arauca conversando directamente con las comunidades que han resultado afectadas por las acciones de los grupos armados ilegales que se disputan las actividades ilícitas en la zona de frontera”.

Según las autoridades, los asesinados serían miembros directos o de las redes de apoyo de las disidencias del Frente 10, disidentes de las FARC, Jorge Eliécer Jiménez Martínez, alias “Jerónimo” o “Arturo”, y que se cree que actúan en coordinación con “Gentil Duarte”.

Organizaciones de derechos humanos denunciaron que las disidencias de las FARC han amenazado a líderes sociales y de Juntas de Acción Comunal de la zona, donde existe una red fuerte de tejido asociativo y sindical, para amedrentar a la ciudadanía.

El 9 de enero, la Fundación de Derechos Humanos Joel Sierra denunció que fue lanzado un explosivo contra las instalaciones de la empresa comunitaria que gestiona el acueducto y el alcantarillado de Saravena, fundamental para el saneamiento de esta cabecera municipal.

La mayor parte del ELN se encuentra concentrado en esta región, se cree que el 60 o 70% de sus militantes se encuentran en territorio venezolano.

Fuente: americateve.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario