Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a americateve. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Síndrome de La Habana

¿Quién era (o es) Vitali Kovaliov, el ruso arrestado en los Cayos del sur de Florida?

Vitali Kovaliov que fue arrestado en los Cayos de la Florida pasaba como chef pero era en realidad un operativo de los servicios de espionaje rusos

americateve | Miguel Cossío
Por Miguel Cossío

Vitali Kovaliov, el joven que en Nueva York y Washington DC pasaba como chef, era en realidad un operativo de los servicios de espionaje rusos, especializado en transductores electroacústicos y técnicas de procesamiento de señales digitales.

Kovaliov es una de las nuevas piezas del rompecabezas, que ha venido armando durante cinco años el programa 60 minutes, de la cadena CBS, esta vez en colaboración con el medio independiente ruso The Insider y la revista alemana Der Spiegel acerca de los incidentes anómalos de salud o Síndrome de La Habana, que afectó a docenas de diplomáticos, militares y oficiales de inteligencia de Estados Unidos en unas 96 ciudades del mundo.

Cuando fue arrestado en los Cayos del sur de Florida el 16 de junio de 2020 por conducir su Ford Mustang a 110 millas por hora, Kovaliov repetía en ruso y en inglés “un acuerdo es un acuerdo, yo nunca maté a nadie, nunca”.

Embed

Curiosamente, un juez le impuso a Kovaliov una fianza de $40,000, que prefirió no pagar pese a que entre los documentos bancarios incautados había un saldo de más de $75,000, según un nuevo reportaje de The Insider, publicado hoy.

Además de las cuentas bancarias, la policía halló un sofisticado equipo electrónico con el que Kovaliov podía borrar los datos computarizados del auto y del GPS, junto con un pasaporte ruso, según el cual el hombre había nacido en San Petersburgo, Rusia, en 1985. Tenía también su tarjeta de residencia (Green Card) y una licencia de conducción del estado de Nueva York.

Vitali Kovaliov quedó en manos del Buró Federal de Investigación (FBI), que le encargó su interrogatorio a la agente especial “Carrie”, cuyo testimonio aparece en la emisión de 60 minutes, presentada por Scott Pelley y que salió al aire el pasado domingo 31 de marzo. “Carrie”, una experimentada oficial de contrainteligencia y que se ha especializado en operaciones contra Rusia, padeció pocos meses después de interrogar a Kovaliov síntomas consistentes con el Síndrome de La Habana, mientras estaba en su casa de Cayo Hueso.

“De pronto era como si alguien hubiera activado un interruptor y bam dentro de mi oído derecho era como un taladro de dentista en esteroides”, dijo “Carrie” a Scott Pelley en 60 minutes. “Era como el ruido de un taladro mecánico y me sacudió hacia delante en un ángulo de 45 grados. Inmediatamente empecé a sentir presión y el dolor bajaron de mi oído a la mandíbula, y luego al cuello y al pecho, mientras el sonido seguí concentrado en mi oído derecho”, relató la agente del FBI, que se mantiene activa en esa agencia.

Vitali Kovaliov le dijo que había hecho el largo viaje de California a Cayo para visitar el Museo Hemingway. Sin embargo, el FBI no encontró una sola foto de la Casa del afamado autor de El Viejo y el Mar. En cambio, hallaron fotos del edificio más alto del pueblo y del cerrojo de su entrada principal.

En su reportaje, The Insider observa que Cayo Hueso es un conocido blanco de los servicios de inteligencia extranjeros, especialmente de los rusos, por el número de instalaciones militares y de gobierno en esa área.

En la solicitud de visa que Vitali Kovaliov llenó para venir a Estados Unidos, The Insider encontró que se había graduado en 2009 de la Universidad Técnica Estatal de la Marina de San Petersburgo, la principal academia de su tipo en Rusia, Kovaliov estudió en su departamento de ingeniería militar y recibió clases de transductores electroacústicos, técnicas de procesamiento de señales digitales y protección de secretos de estado y comerciales. Mientras estudiaba allí fue empleado en una subsidiaria del fabricante de aviones militares rusos, MIG, específicamente en se división de ingeniería electro automática.

Según la definición académica (RAE), un transductor es un “dispositivo que transforma el efecto de una causa física, como la presión, la temperatura, la dilatación, la humedad, etc., en otro tipo de señales, normalmente eléctrica”.

Kovaliov era conocido por las autoridades de Estados Unidos como un operador técnico del servicio ruso de inteligencia militar (GRU) y, además, como miembro de una unidad de piratería cibernética del FSB, conocida como la Dirección 16.

De acuerdo con The Insider, Kovaliov tenía (o tiene) un nivel X3 de acceso a secretos militares, que no es el más elevado dentro del espionaje ruso, pero si un individuo con esa categoría quiere viajar fuera de Rusia necesita un permiso especial del Servicio de seguridad interno ruso (FSB), una las agencias herederas del antiguo KGB soviético.

Tras cumplir 26 meses de condena en una cárcel de Florida, de la que salió en agosto de 2022, Kovaliov regresó a Rusia. Según The Insider, Kovaliov fue advertido de que haber pasado 80 horas de interrogatorio con el FBI no lo iba a caer bien a las autoridades rusas. En septiembre, volvió a su país vía Belgrado, Serbia, y luego publicó en la red social Instagram una foto que decía “no me lo van a creer, ahora mismo estoy en San Petersburgo”.

No parece que haya sido por mucho tiempo. En diciembre de ese año, Vitali Kovaliov habría tomado un tren de San Petersburgo a Rostov en el Don, cerca de la frontera con Ucrania y el último día del año habría cruzado a Luhansk. Su rastro desapareció. Un certificado de defunción fecha su muerte el 8 de febrero de 2023. Las causas del fallecimiento: hemotórax traumático y múltiples fracturas en las costillas, provocadas por acciones militares que no se especifican. Récords militares indican que, en su condición de reservista, Kovaliov nunca fue movilizado, al menos oficialmente.

En tiempos de la invasión a Ucrania, el gobierno ruso acostumbra a investigar cómo murió un soldado en el campo de batalla. En el caso de Kovaliov, sin embargo, no lo hizo, asegura The Insider.

La familia de Kovaliov anunció su deceso el 1 de marzo de 2023. Habría sido sepultado en el cementerio de Kazán, en San Petersburgo, al día siguiente.

americateve | Miguel Cossío
Por Miguel Cossío

Deja tu comentario

Destacados del día

Los abogados del régimen cubano, Rodolfo y Lourdes Dávalos abren despacho de transacciones e inversiones extranjeras en Madrid

Destacadas de América Latina

La literatura catamarqueña ¿goza de buena salud? 4

Chaku: Tradición ancestral que protege a las vicuñas

Comisarios y subalternos, a juicio por millonario hurto

¿Querés estar informada/o las 24hs?

Suscribite a nuestro Newsletter