Cuba 17 noviembre 2021

Una vocera del régimen cubano justifica los actos de repudio: 'tendrán que asumir lo que la gente le responda'

Pese a la justificación de la periodista oficialista Arleen Rodríguez Derivet, más cubanos se oponen a las agresiones organizadas por La Habana

Según publica el portal digital Diario de Cuba, La vocera del régimen Arleen Rodríguez Derivet justificó este lunes los actos de repudio contra los miembros de la plataforma cívica Archipiélago y otros activistas en Cuba por la Marcha Cívica por el Cambio, convocada para el 15 de noviembre y que se extenderá hasta el próximo 27 o hasta que La Habana "deje de violar los derechos ciudadanos".

Sin embargo, los actos de repudios siguen siendo criticados por artistas, intelectuales y periodistas cubanos.

Es importante advertir, porque sobre todo en los segmentos intelectuales, culturales, a veces hay una tendencia a 'no abuses del pobre, la pobre víctima'. Yo soy de las que no me gustan los actos de repudio, no comulgo con algunas cosas. Pero ¿y cómo le llamamos a lo que han hecho durante meses y meses sobre Cuba? ¿Lo que han dicho sobre nuestro presidente (Miguel Díaz-Canel)?", dijo Rodríguez en el programa Mesa Redonda.

"¿Lo que han dicho sobre el país? ¿Lo que han dicho sobre el propio canciller (Bruno Rodríguez)? ¿Cómo calificamos lo que le han hecho a Israel Rojas, a Raúl Torres, a la propia Haila (María Mompié) en Canadá. La persiguieron y le hicieron un acto de repudio? No, eso es realmente un acoso. He visto cosas muy terribles y no he visto a ninguna de esta gente que hoy dice que está siendo acosada por actos de repudio".

Según Rodríguez, "el pueblo también se cansa y la gente tiene derecho a defender. Tenemos que tener muy claro que a veces somos demasiado nobles en nuestra percepción de las cosas y se nos puede olvidar a cuántos de nosotros nos han literalmente linchado en las redes sociales por levantar la voz en defensa de la Revolución".

"No se asusten cuando haya actos de repudio. Cuando la gente ve en riesgo lo que tiene y sabe en qué bando están, lógicamente van a pasar esas cosas. Ustedes hacen sus actos de repudio en las redes: linchan, humillan, ofenden, tratan de desmoralizar y descapitalizar ideológicamente a la gente. Bueno, tendrán que asumir lo que la gente le responda. Y repito, no soy de las que cree que sean buenos los actos de repudio", concluyó.

Rodríguez omitió que los actos de repudio fueron en las propias casas de los activistas y en muchos casos los miembros de Archipiélago y otros activistas no reconocían como vecinos a quienes gritaban consignas e improperios en las puertas de sus casas.

Embed

Lo peor es que "quieran convencernos que se trata de 'actos espontáneos' del pueblo ofendido"

Pese a la justificación de Arleen Rodríguez Derivet, los músicos cubanos Pablo Milanés, Chucho Valdés, Leo Brouwer y José María Vitier se opusieron a los actos de repudio en Cuba. "Mi desprecio a esas turbas que usan para 'representar lo mejor del pueblo'", dijo Milanés.

La cantante Eme Alfonso dijo "no me vengan a decir que no repudio el bloqueo y esas cositas que les encanta escribir. Decepcionadísima de cómo se manejan las cosas por mi tierra, cero tolerancia con la violencia. Paz y diálogo por sobre todas las cosas".

El periodista y escritor Jorge Fernández Era dijo directamente que siente pena por sus colegas de la prensa. "Que Arleen Rodríguez Derivet, Premio Nacional de Periodismo José Martí, se desgaste en la Mesa Redonda defendiendo esos actos detestables (perdone, Apóstol) y que Humberto López, 'Premio de la Dignidad' de la UPEC declare en La Coronela que los repudiables repartidores de repudio 'la están pasando bien'".

"El mitin de repudio como 'fiesta': he ahí la respuesta del Gobierno al posible capítulo dos del 11J (11 de julio) que se auguraba para ayer. Cuánta 'hidalguía' en esos que impidieron a Yunior (García Aguilera) salir de su edificio y utilizaron la bandera cubana para cubrir su imagen, creando, sin proponérselo, uno de los afiches más desgarradores contra el fascismo tropical. Cuánta 'firmeza de principios' en los que cobardemente se ensañaron en Miryorly García, Saily González y la madre de esta última. Cuánta impotencia ante esos jóvenes que desafiaron a la turba que se reunió frente a su casa en Santa Clara", señaló Fernández.

El profesor y crítico de cine Gustavo Arcos Fernandez- Britto dijo que vio con horror el "infame acto de repudio a Miryorly García, miembro de Archipiélago, "montado frente a su casa por esa chusma vociferante que el Gobierno cubano aupa y protege. Recuerdo entonces estas palabras de Wichy Nogueras: ...algo queda en el cazador del miedo de la presa. Algún temblor del que muere de amor, sobrevive en quien lo mata, porque aquello que hieren de olvido, también agonizarán olvidados, porque aquellos que cubran de tinieblas una vida, al cabo, se extraviaran entre sombras".

El actor cubano Erdwin Fernández Collado dijo que "los actos de repudio son llevados a cabo por gente chusma, o por 'educados' cobardes. Ambos cobardes que atacan e insultan al estilo 'pandillero', con supuesto valor colectivo, solo por estar respaldados por autoridades, cuyos jefes son incapaces de dar el frente por más cobardes aún, y felices de ver como sus peones o esclavos cumplen sus órdenes".

Fernández dijo que lo peor es que "existan personas (por llamarlos de alguna forma) que quieran convencernos que se trata de 'actos espontáneos' del pueblo ofendido. Nos quieren tratar como ignorantes, imbéciles, incultos, bestias sin capacidad de raciocinio y sin inteligencia alguna. Nos quieren vender al mundo como bestias capaces de semejantes actos de barbarie, capaces de molestar la privacidad, de ofender y golpear al prójimo".

El actor aclaró que "habrá una pequeña parte, muy pequeña y cobarde parte de Cuba que sea capaz de eso, pero nosotros, la mayoría de los cubanos decentes, educados y con orgullo y dignidad, aunque no pensemos igual, no somos así".

El profesor e investigador Julio César Guanche dijo que "la diversidad existe, se expresa, y va a seguir demandando canales de expresión. Es el país de hoy. La promesa de cómo tratar esa diversidad no puede ser mantenerlo en pie de guerra con actos de repudio y/o afirmación repetidos hasta el infinito. La diferencia existe. Hay que vivir con ella, y reconocer la legitimidad del conflicto".

La periodista Milena Recio dijo que "paren los actos de repudio ya. Cada grito, cada insulto, cada amenaza, toda esa violencia frente a las casas de las personas es una herida de odio que jamás sana ni en los que la perpetran, ni en quienes la sufren, ni en quienes vemos los videos. No pueden hablar de paz y luego hacer esto; no pueden hablar de Revolución y tratar de vejar a las personas. NO TIENEN ABSOLUTAMENTE NINGÚN DERECHO. Esto es vergüenza, no defensa".

Notas Relacionadas

Deja tu comentario