Cuba 20 noviembre 2020

La policía mantiene cercada la calle de la sede del Movimiento San Isidro en La Habana Vieja

Allí, activistas cubanos se atrincheraron y están en huelga de hambre y sed desde el miércoles 18 de noviembre, para exigir la liberación de Denis Solís, condenado a ocho meses de prisión por un supuesto delito de desacato.

Los activistas del Movimiento San Isidro responsabilizaron al régimen de lo que ocurra con los siete integrantes que continúan en huelga de hambre, obligados por la confiscación por parte de la Seguridad del Estado del suministro comida y aseo que les llevaban familiares y amigos.

El Movimiento San Isidro denunció que en su sede ya hay una crisis humanitaria.

Embed

La Seguridad del Estado los atacó químicamente, al envenenar el agua de la cisterna con ácido, amenazaron a los vecinos, restringieron el acceso a esta cuadra y detuvieron a sus familiares y amigos.

Cerca de las cuatro de la mañana del jueves, los huelguistas en la sede del Movimiento San Isidro despertaron con un mal olor que les echaron debajo de la puerta y por el techo.

Era un líquido rojo que cayó cerca de la cisterna que suministra agua a cuatro casas. El líquido se pone morado con el contacto del agua, pero aún desconocen de qué se trata.

La Seguridad del estado detuvo este jueves a uno de los activistas del Movimiento San Isidro tras salir de la sede de la organización por razones personales, informó en Facebook Anamely Ramos.

"Humberto Mena (Joker) está preso en estos momentos. Salió de San Isidro aproximadamente a las 12:30 pm después de decidir abandonar la huelga y hambre y sed por razones personales, pero al llegar a su casa fue buscado por la Seguridad del Estado y llevado a un lugar desconocido", señaló la artista.

Ramos se quejó de que las autoridades no cumplieron su palabra que de quienes salgan del lugar y abandonen la protesta no serían arrestados. "Nos habían asegurado que si alguien decidía irse no sería molestado y ya ven, ellos no cumplen nada de lo que prometen", dijo.

En la sede del movimiento en la calle Damas de La Habana Vieja quedan 14 manifestantes, siete de ellos en en huelga de hambre, incluida Ramos. "No nos vamos, ni de uno en uno, ni juntos", aseguró la joven.

En una declaración publicada en su muro de Facebook horas después, Ramos denunció las arbitrariedades del régimen contra los manifestantes pacíficos, y dijo que los huelguistas comienzan a debilitarse a consecuencias del ayuno.

"Nosotros no hemos cometido ninguna ilegalidad. Ellos, sin embargo, han limitado nuestro derecho a la movilidad, nos han atacado químicamente envenenando el agua de la cisterna con ácido, han amenazado a los vecinos, han restringido el acceso a la cuadra, han detenido familiares y amigos que venían a vernos, incluso a la madre de Iliana Hernández", subrayó.

La joven responsabilizó al Estado Cubano de lo que pueda pasar con las siete personas que continúan en huelga de hambre.

Uno de los huelguistas, el activista Yasser Castellanos, abandonó la huelga de hambre, mientras continúa la vigilancia policial y la prohibición de pasar alimentos al lugar. La información la ofreció a Radio Martí el joven Osmany Pardo Guerra, quien se encuentra en la sede desde el lunes aunque no es integrante de San Isidro.

La policía política mantiene vigilados en sus casas a los activistas de la capital y otras provincias que han decidido unirse a la protesta.

Fuente: Rolando Nápoles / Americateve.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario