En diciembre se produjo un descenso drástico, del 16,8% con respecto al mismo mes de 2018.

El turismo es una de las principales fuentes de ingreso del Gobierno y uno de los negocios más lucrativos de los militares cubanos, que controlan grandes hoteles de lujo en el país.

De acuerdo con los datos de la ONEI, en 2019 viajaron a Cuba 4.275.558 visitantes internacionales, 436.352 menos que en 2018.

Según el documento, Canadá —principal mercado emisor de turistas a Cuba— mantuvo un comportamiento similar al del año anterior. Las visitas de cubanos residentes en el exterior crecieron un 3,9%, con 623.972 viajeros.

La cifra de viajeros procedentes de Estados Unidos bajó un 21,9%, sin embargo, ese país continúa en el tercer puesto como emisor.

Detrás se ubica Rusia, país desde el cual aumentó el turismo a Cuba en un 29,5%, con 176.964 viajeros.

Los mercados europeos Alemania, Francia, España, Italia e Inglaterra registraron descensos.

En el segundo semestre de 2019 el Ministerio de Turismo de Cuba reajustó su proyección sobre la cantidad de visitantes que debía recibir la Isla.

La web oficial Cubadebate, señaló las medidas estadounidenses como causa de la bajada de turistas. Mencionó la prohibición de viajar a Cuba a los aviones privados y corporativos, los cruceros, los veleros, los barcos de pesca y otros aviones y embarcaciones similares. También, las restricciones a los viajes educativos grupales people to people (pueblo a pueblo), y la prohibición de los vuelos comerciales (regulares) desde Estados Unidos hacia destinos en Cuba, con excepción de La Habana, aunque esa última disposición entró en vigor en diciembre.

Pese a la bajada de este año, el plan del Gobierno para 2020 son 4,5 millones de visitantes, y un crecimiento del 4,7%.

Fuente: diariodecuba.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario