Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a americateve. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Venezuela

Maduro podría permanecer en el poder, sin importar lo que quieran los votantes

Cuatro ex funcionarios del régimen del dictador Nicolás Maduro describen sus opciones de aquí a unas elecciones que podrían sacarlo del poder o solidificar su control

El autoritario presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, enfrenta un momento decisivo que determinará el destino de su gobierno y el rumbo de su atribulado país.

El 28 de julio, el líder de la nación que posee las mayores reservas de petróleo del mundo (y, sin embargo, ha visto huir a millones de residentes en medio de una aplastante crisis económica) enfrentará su desafío electoral más difícil desde que asumió el cargo en 2013.

Las encuestas muestran que su principal oponente, un discreto ex diplomático llamado Edmundo González, está muy por delante.

González cuenta con el respaldo de una feroz líder de la oposición, María Corina Machado, quien ha cautivado a los votantes mientras recorre el país, haciendo campaña a su favor con la promesa de restablecer la democracia y reunir a las familias separadas por la migración.

Del otro lado está Maduro, un hábil operador político que durante años ha superado su impopularidad inclinando las urnas a su favor. Podría utilizar las mismas tácticas para conseguir otra victoria.

Sin embargo, hay un comodín: también podría perder, negociar una salida pacífica y entregar el poder.

Pocos venezolanos esperan que él haga eso. En cambio, los analistas políticos, expertos electorales, figuras de la oposición y cuatro ex altos funcionarios del gobierno de Maduro entrevistados por The New York Times creen, basándose en su historial pasado, que probablemente esté considerando múltiples opciones para retener el poder.

El gobierno de Maduro podría descalificar a González, o a los partidos que representa, dicen, eliminando de la carrera a su único rival serio.

Maduro podría permitir que la votación siga adelante, pero aprovecharía años de experiencia manipulando elecciones a su favor para suprimir la participación, confundir a los votantes y, en última instancia, ganar.

Pero también podría cancelar o posponer la votación, inventando una crisis (una disputa fronteriza latente con la vecina Guyana es una opción) como excusa.

Finalmente, Maduro podría simplemente arreglar el recuento de votos, dicen analistas y figuras políticas.

Eso sucedió en 2017, cuando el país celebró una votación para seleccionar un nuevo organismo político encargado de reescribir la Constitución. La empresa que proporcionó la tecnología de votación, Smartmatic, concluyó que el resultado había sido manipulado “sin ninguna duda” y que el gobierno de Maduro informó al menos un millón de votos más de los que realmente se habían emitido. (Smartmatic cortó lazos con el país).

Zair Mundaray, ex fiscal del gobierno de Maduro que desertó en 2017, dijo que el país había llegado a un momento crítico. Incluso los seguidores de Maduro, añadió, “tienen claro que él es una minoría”.

Haga lo que haga Maduro, las elecciones serán seguidas de cerca por el gobierno de Estados Unidos, que durante mucho tiempo ha tratado de expulsarlo del poder, diciendo que quiere promover la democracia en la región, pero también buscando un socio amistoso en el negocio petrolero.

En los últimos meses, el deseo de la administración Biden de mejorar las condiciones económicas dentro de Venezuela se ha intensificado, a medida que cientos de miles de venezolanos se han dirigido al norte, creando un enorme desafío político para el presidente Biden antes de su propio intento de reelección.

Maduro ha dejado en claro que no tiene intención de perder las elecciones, acusando a sus oponentes de planear un “golpe de estado” contra él y diciéndole a una multitud de seguidores en un evento de campaña que “¡vamos a ganar por nocaut!”. Cuando eso suceda, dijo, sus oponentes seguramente lo llamarán fraude.

Los representantes del Ministerio de Comunicaciones y del consejo electoral del país no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Maduro, de 61 años, llegó al poder tras la muerte de Hugo Chávez, el carismático fundador del proyecto socialista de Venezuela.

Ex vicepresidente, Chávez lo eligió personalmente en 2013 como su sucesor. Pero muchos venezolanos predijeron que fracasaría, diciendo que carecía de las habilidades de oratoria, la astucia política, los vínculos militares y la lealtad pública de su predecesor.

Ellos estaban equivocados

Maduro ha sobrevivido a una prolongada crisis económica en la que la inflación año tras año se disparó hasta el 65.000%; varias rondas de protestas a nivel nacional; una serie de intentos de golpe y asesinato; y un esfuerzo en 2019 de un joven legislador llamado Juan Guaidó para instalar un gobierno paralelo dentro del país.

Ha logrado evitar desafíos dentro de las filas de su propio círculo íntimo. Y ha sorteado el castigo de las sanciones estadounidenses fortaleciendo los vínculos comerciales con Irán, Rusia y China y, según International Crisis Group, permitiendo que generales y otros aliados se enriquecieran mediante el tráfico de drogas y la minería ilegal.

A pesar de sus terribles cifras en las encuestas, “nunca ha sido más fuerte”, escribió el año pasado Michael Shifter, un veterano experto en América Latina, en la revista Foreign Affairs.

Pero las elecciones, que se celebran cada seis años, se han convertido quizás en su mayor desafío.

El gobierno ya está tratando de manipular el voto a favor del presidente.

Los millones de venezolanos que han huido a otros países (muchos de los cuales probablemente votarían en su contra) han enfrentado enormes barreras para registrarse para votar. Los funcionarios venezolanos en el extranjero, por ejemplo, se han negado a aceptar ciertas visas comunes como prueba de la residencia de los emigrantes, según una coalición de grupos de vigilancia.

Los expertos electorales y los activistas de la oposición dicen que entre 3,5 y 5,5 millones de venezolanos con derecho a votar viven ahora fuera del país, hasta una cuarta parte del electorado total de 21 millones de personas. Pero sólo 69.000 venezolanos en el exterior han podido registrarse para votar.

Los grupos de vigilancia dicen que negar a un número tan grande de ciudadanos el derecho a emitir su voto constituye un fraude electoral generalizado.

También se están desarrollando esfuerzos para socavar la votación dentro del país.

El Ministerio de Educación dijo en abril que estaba cambiando los nombres de más de 6.000 escuelas, que son sitios de votación comunes, lo que posiblemente complicaría los esfuerzos de los votantes para encontrar sus lugares de votación asignados.

Entre los partidos menos conocidos en una votación ya complicada (los votantes elegirán entre 38 casillas con los rostros de los candidatos) hay uno que usa un nombre casi idéntico y colores similares a los de la coalición opositora más grande que respalda a González, lo que podría diluir su voto.

Quizás la mayor maquinación electoral de Maduro fue usar su control de los tribunales para impedir que la figura de oposición más popular del país, Machado, se postulara en primer lugar. Pero aun así ha movilizado su popularidad para emprender la campaña electoral con González.

El gobierno de Maduro, según la oposición, ha apuntado a la campaña: 37 activistas de la oposición han sido detenidos o se han escondido para evitar la detención desde enero, según González.

El seguimiento electoral independiente será mínimo. Después de que el gobierno rescindió una oferta de la Unión Europea para observar las elecciones, sólo una importante organización independiente supervisará la votación, el Centro Carter, con sede en Atlanta.

Luis Lander, director del Observatorio Electoral de Venezuela, un grupo independiente, dijo en una entrevista que la elección ya calificaba como una de las más defectuosas en el país en los últimos 25 años.

Maduro aumentó los salarios de los trabajadores públicos, anunció nuevos proyectos de infraestructura y aumentó su presencia en las redes sociales. La economía ha mejorado ligeramente. El presidente también ha estado en campaña, bailando con votantes de todo el país, presentándose como el tonto abuelo del socialismo y burlándose de quienes dudaban de él.

Su argumento persistente es que las sanciones estadounidenses están en el centro de los problemas económicos de Venezuela. El movimiento socialista del país, a pesar de las dificultades económicas, todavía está profundamente arraigado.

Durante sus mejores años, sacó a millones de la pobreza y tiene un poderoso brazo de mensajería, con muchos de los cuales votarán por la causa socialista, incluso si encuentran fallas en Maduro.

“No se trata de un hombre, sino de un proyecto”, dijo Giovanny Erazo, de 42 años, en un reciente evento para promover el voto.

Otros pueden votar por Maduro creyendo que traerá ayuda a sus familias. Los leales llevan mucho tiempo recibiendo cajas de comida.

Incluso si Maduro saboteara la votación, no está claro si eso conduciría al tipo de malestar que podría expulsarlo de su cargo.

Al menos 270 personas han muerto en protestas desde 2013, según la organización de derechos humanos Provea, lo que ha dejado a muchos temerosos de salir a las calles. Muchos frustrados con Maduro ya han votado con sus pies huyendo del país.

Si Maduro no logra ganar el 28 de julio, podría trabajar con González para negociar una salida favorable, dijeron algunos analistas. El presidente es buscado en Estados Unidos por cargos de tráfico de drogas y está siendo investigado por la Corte Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad. Le gustaría ir a un país donde estaría protegido de ser procesado.

Pero Manuel Christopher Figuera, ex director del servicio nacional de inteligencia de Venezuela, dijo que este escenario era poco probable. “Maduro sabe que si él entrega el poder, aunque él podría negociar su salida, el resto de esta banda criminal no podrá”.

Figuera huyó a Estados Unidos en 2019, después de unirse a un golpe fallido lanzado por una facción del partido de Guaidó, el legislador que dirigió un gobierno paralelo.

Luisa Ortega, quien se desempeñó como fiscal general del país durante los gobiernos de Chávez y Maduro, pero huyó en 2017 después de criticar al gobierno, advirtió contra un “triunfalismo fatal” entre la gente de la oposición.

“Una avalancha de votos contra Maduro” podría derrotarlo en las urnas, afirmó. “Y eso no necesariamente se traducirá en una victoria para nosotros.”

FUENTE: The New York Times

Deja tu comentario

Destacados del día

El presidente estadounidense Joe Biden alza la mano de la vicepresidenta Kamala Harris tras observar los fuegos artificiales lanzados por el Día de la Independencia desde el balcón de la Casa Blanca, el jueves 4 de julio de 2024, en Washington. (AP Foto/Evan Vucci)
Fallece Motorista en Accidente con Auto de Turismo en Santiago de Cuba
La directora del Servicio Secreto de EEUU, Kimberly Cheatle, testifica ante la Comisión de Supervisión y Responsabilidad de la Cámara de Representantes sobre el intento de asesinato del expresidente Donald Trump en un evento de campaña en Pensilvania, en el Capitolio de Washington, el lunes 22 de julio de 2024. (Foto AP/Rod Lamkey)
ARCHIVO - La vicepresidenta Kamala Harris habla durante un evento de campaña en Elkins Park, Pennsylvania, el 8 de mayo de 2024. Harris participó en un episodio de Jimmy Kimmel Live! el 4 de junio en el que dijo cómo se enteró sobre la declaración de culpabilidad del expresidente Donald Trump por 34 cargos en su juicio penal por intentar sobornar a una actriz porno. (Foto AP/Matt Rourke, archivo)
El presidente Joe Biden pronuncia un discurso a la nación desde el Despacho Oval de la Casa Blanca, el domingo 14 de julio de 2024, en Washington. (Erin Schaff/The New York Times vía AP, foto compartida)

Destacadas de América Latina

La literatura catamarqueña ¿goza de buena salud? 4

Chaku: Tradición ancestral que protege a las vicuñas

Comisarios y subalternos, a juicio por millonario hurto

¿Querés estar informada/o las 24hs?

Suscribite a nuestro Newsletter