Miami 20 abril 2020

Modistas profesionales de grandes boutiques se quedaran sin empleo por el COVID-19

El mundo de la moda se detuvo y la pandemia del covid-19 ocasionó que modistas profesionales de grandes boutiques se quedaran sin empleo.

Estos son los casos de Florencia Campos, que trabajaba para una marca de ropa informal, y María Oriarte, que cosía para una lujosa tienda de vestidos de novia.

Las dos mujeres creyeron que no volverían a prender sus máquinas por un largo período, pero gracias a una fundación, hoy desde sus hogares en Miami convierten retazos de algodón en mascarillas para donarlas a profesionales de la salud, bomberos y policías.

Tenían material que le habían donado y comenzaron a trabajar. Ya han sacado cientos de mascarillas y siguen aportando.

Embed

La idea surgió cuando Gabriela Smith, fundadora de la organización sin ánimo de lucro UPSYCLE, cuyo objetivo es reciclar diseños textiles de grandes marcas, recibió una donación de 7,500 camisetas y al ver la escasez de máscaras, decidió contratar a ocho modistas que se habían quedado sin empleo para que las confeccionaran.

En las últimas semanas, cada costurera ha realizado al menos 800 máscaras y cerca de 300 han sido donadas a la policía de Miami Beach y varios hospitales.

Las mascarillas son para el uso del público en general que no tendrá contacto con pacientes y en el caso de los médicos y enfermeras, las utilizan encima de las N95 recomendadas por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Las modistas indicaron que hasta el momento desconocen cuándo regresarán a trabajar con los diseñadores, pero indicaron que su mayor satisfacción es observar las fotografías que reciben del personal médico que usa las máscaras que confeccionaron.

Fuente: Gina Romero / americateve.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario