Miami 17 junio 2022

Miami: Cadena perpetua para un pandillero de origen cubano por intento de asesinato

"La evidencia en este caso fue abrumadora. La forma en que se llevó a cabo este crimen fue fría y calculada"

Marcos “J-Bang” Martin-Morgado era un miembro de una pandilla callejera de Brownsville conocida como los “44 Demonios”. Nació en Cuba, vivió en España y jugó baloncesto en la escuela secundaria en el enclave suburbano de Miami Springs.

Pero el encanto de las calles de Miami, y una publicación de Instagram de la escena de un intento de asesinato, le han dado a la joven de 23 años un nuevo hogar: la prisión.

Un juez de circuito de Miami-Dade condenó el jueves a Martin-Morgado a cadena perpetua por el intento de asesinato de un compañero pandillero en diciembre de 2019.

Entre las pruebas que vieron los miembros del jurado se encontraba una publicación de Instagram que mostraba a Martin-Morgado, acicalándose con dos pistolas, en el escena de tiro “Digo que no le diré a nadie lo que hice por las calles”, escribió en la publicación que ayudó a encerrarlo.

La evidencia en este caso fue abrumadora”, dijo el juez de circuito de Miami-Dade, Ramiro Areces. “La forma en que se llevó a cabo este crimen fue fría y calculada”.

El tiroteo ocurrió temprano en la mañana del 30 de diciembre de 2019, en el área de Northwest 44th Street y 29th Avenue, en el área de “Brown Subs” descrita por la policía como una de las más violentas del condado de Miami-Dade.

Screen Shot 2022-06-17 at 6.10.34 PM.png

Los oficiales se apresuraron a recibir informes de más de una docena de disparos y encontraron a Michael Dwight Nicholson, de 25 años, con 15 heridas de bala. Sobrevivió.

La unidad de pandillas Northside de la Policía de Miami-Dade y la Iniciativa para la Reducción de la Violencia Armada del Fiscal del Estado arrestaron a Dykwon Dye, de 21 años, y a Martin-Morgado por cargos de intento de homicidio.

Nicholson testificó más tarde que los tres hombres habían estado pasando el rato en el porche de una casa abandonada, hablando sobre sus aspiraciones de convertirse en raperos.

Fue entonces cuando escuchó un disparo: Martin-Morgado había fallado un tiro a quemarropa en la parte posterior de la cabeza de Nicholson.

Mientras corría para salvar su vida, los dos pistoleros acribillaron a balazos a su amigo. “Este intento de asesinato se realizó de una manera particularmente cruel”, dijo al juez el fiscal estatal adjunto Khalil Quinan.

Quinan y la fiscal Natasha Moghadam juzgaron a los dos hombres durante siete días en abril. Los miembros del jurado también escucharon que los dos hombres estaban enojados con Nicholson porque había dejado de venderles drogas, y que los registros telefónicos también sugerían que los hombres estaban en la escena.

Screen Shot 2022-06-17 at 6.07.43 PM.png

La foto de Instagram se publicó dos semanas después del tiroteo y mostraba a Martin-Morgado, un emoji de demonio sobre su rostro, frente a un automóvil rojo distintivo en la casa abandonada.

Los miembros del jurado condenaron a Martin-Morgado y Dye por intento de asesinato en primer grado con un arma de fuego, en apoyo de una banda criminal.

Dye será sentenciado en una fecha posterior. Fiscales y detectives pidieron cadena perpetua.

“Marcos, nunca te hice nada para que intentaras matarme. También tendrá mucho tiempo en la cárcel para pensar en cómo su yo privilegiado trató de vivir esa vida rápida de pandillas y lo que me hizo”, dijo Nicholson en una carta leída al juez. “Solo estoy vivo, porque no pasaste suficiente tiempo en el campo de tiro.

Si fueras mejor tirador, estaría muerto.

Fuente: elnuevoherald.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario