Cuba 22 junio 2022

Un fondo de la ONU dio casi 200 millones de dólares para la agricultura en Cuba, ¿dónde están?

La entidad admite que la baja productividad en los sectores agrícola y ganadero 'responde a la disminución de la inversión a lo largo de los años'

Mientras Cuba vive una crisis alimentaria complicada por la inflación que disparara el paquetazo económico de la Tarea Ordenamiento impuesta por el Gobierno en enero de 2021, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA, por sus siglas en inglés) informó que ha invertido en nueve años 169,35 millones de dólares para el desarrollo de ese sector.

Según explicó el jefe de la Oficina Regional para México, América Central y Caribe de la organización, Juan Diego Ruiz, los tres proyectos que desde 2013 aplicó en la Isla buscan aumentar la producción de maíz y frijol, el desarrollo ganadero en el oriente y modernizar el sector cafetalero y del cacao.

La primera iniciativa, que buscó fortalecer la producción de granos como el frijol y el maíz, acaba de concluir; la segunda, que se enfocó en la ganadería, sobre todo en la extracción de leche, va a la mitad de su desarrollo; mientras que una tercera para el cultivo del café y cacao tiene cinco años por delante.

"Los tres llevan ejecutándose en Cuba desde 2013 cuando se reanudó la colaboración entre el Fondo con sede en Roma y el país caribeño por un valor total de 169,35 millones de dólares", indicó Ruiz en conferencia de prensa, citado por EFE.

Los programas se aplican en 49 municipios de Camagüey, Granma, Las Tunas, Holguín, Santiago de Cuba y Guantánamo, explicó.

El objetivo de los estos es "la promoción de las cooperativas agropecuarias, que en Cuba son los agentes esenciales para garantizar la seguridad alimentaria del país, pues representan más del 80% de la producción agrícola y ganadera cubana", aseguró.

La FIDA trabaja con 562 cooperativas y más de un centenar de prestadoras de servicios, beneficiando a unas 42.000 familias. La organización, una agencia especializada de Naciones Unidas, ha invertido en Cuba fondos propios y de Francia y España.

En concreto, el Fondo Fiduciario de España invirtió 20,8 millones de euros en esos programas, mientras que la Agence Française de Développement sumó otros 25 millones.

Agros en Cuba.png

Mediante estos programas la organización apoyó a entidades productivas cubanas con maquinarias de riego, secadoras de granos, tractores, desyerbadoras, aspersores y mochilas de fumigación.

FIDA no trabaja con productores individuales, sino organizados, explicó Antonio Vadell, uno de los consultores de la delegación de Ruiz. "No podemos y no debemos repartir maquinaria individualmente, porque sería un desperdicio de recursos", aseguró.

"Tratamos de que esa tecnología se use al máximo y se comparta en las asociaciones de campesinos y es parte de nuestra metodología", indicó, según AP.

Sin embargo, señaló que FIDA observa con detalle el desarrollo de las "nuevas cooperativas y pymes en Cuba para ofrecerles ayuda financiera y técnica. Nos interesa explorar este nuevo universo", dijo.

Sin embargo, los reportes no indicaron cuáles son los resultados concretos de la inversión millonaria. De hecho, FIDA señala en su capítulo dedicado a la Isla que "debido a la baja capitalización y a la falta de innovación tecnológica, el sector agrícola está sub explotado. Por el momento, solo se utilizan 2,6 millones de los 6,3 millones de hectáreas de superficie cultivable".

Si bien el Gobierno cubano insiste en culpar al embargo de Washington de sus problemas para producir alimentos y se queja de que tiene que importar cifras multimillonarias de comestibles, FIDA admite que "la baja productividad en los sectores agrícola y ganadero responde a la disminución de la inversión a lo largo de los años, la escasez de servicios de asistencia técnica, la degradación de la tierra y los efectos del cambio y la variabilidad climáticos".

Y agrega que "según el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la menor diversidad alimentaria y las prácticas dietéticas deficientes han aumentado las tasas de anemia y otras deficiencias por carencia de micronutrientes. Hasta que el sector agrícola aumente los rendimientos y aproveche en mayor grado su potencial productivo, Cuba continuará necesitando un volumen considerable de importaciones para satisfacer sus necesidades de alimentos", finaliza.

Esta situación se sostiene a pesar de que ha transcurrido poco más de un año desde que fueron anunciadas a bombo y platilla las 63 medidas del Gobierno para dinamizar la agricultura en Cuba, de las cuales 30 tenían un carácter urgente. No obstante, el impacto positivo que oficialmente vislumbraban no se ha hecho notar. La agricultura sigue sin despertar y las señales son más de declive que de repunte.

Fuente: diariodecuba.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario