domingo 20 de noviembre 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a americateve. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Al Zawahri, de clínica en Egipto a la dirigencia de Al Qaeda

El CAIRO (AP) — Las puertas de la yihad se abrieron para Ayman al Zawahri cuando era un joven médico en una clínica de El Cairo. Un día llegó un visitante con una oferta tentadora: la oportunidad de dar atención médica a los combatientes islámicos que luchaban contra las fuerzas soviéticas en Afganistán.

1 de agosto de 2022 - 21:34

Con esa oferta en 1980, Al Zawahri se embarcó en una vida que tras tres décadas lo llevaría a la cima del grupo terrorista más temido del mundo: Al Qaeda, tras la muerte de Osama bin Laden.

Siendo ya un experimentado militante que buscaba el derrocamiento del régimen “infiel” de Egipto desde los 15 años, Al Zawahri realizó un viaje a la zona de guerra afgana, el cual le abrió los ojos a nuevas posibilidades.

Lo que vio fue “el curso de entrenamiento que preparaba a los jóvenes muyaidines musulmanes para lanzar su próxima batalla contra la gran potencia que gobernaría el mundo: Estados Unidos”, escribió en una biografía-manifiesto de 2001.

Al Zawahri, de 71 años, fue asesinado el fin de semana por un avión no tripulado estadounidense en Afganistán. El presidente Joe Biden anunció la muerte el lunes por la noche en un discurso a la nación.

Es probable que el ataque provoque mayor desorganización dentro de la red que la muerte de Bin Laden en 2011, ya que está mucho menos claro quién sería su sucesor.

Como mano derecha de Bin Laden (el joven millonario saudí al que conoció en la región de Afganistán-Pakistán), Al Zawahri fue un elemento crucial para apuntar las armas del movimiento yihadista hacia Estados Unidos. Bajo su liderazgo, Al Qaeda llevó a cabo el ataque más mortífero jamás perpetrado en suelo estadounidense: los secuestros suicidas del 11 de septiembre de 2001.

Los atentados contra el World Trade Center y el Pentágono convirtieron a Bin Laden en el enemigo número 1 de Estados Unidos. Pero es probable que nunca hubiera podido llevarlos a cabo sin su adjunto.

Mientras Bin Laden procedía de un entorno privilegiado en una prominente familia saudí, Al Zawahri tenía la experiencia de un revolucionario subrepticio. Bin Laden aportó a Al Qaeda carisma y dinero, pero Al Zawahri aportó las tácticas y las habilidades organizativas necesarias para forjar a los militantes en una red de células en países de todo el mundo.

“Bin Laden siempre le admiró”, dijo el experto en terrorismo Bruce Hoffman, de la Universidad de Georgetown.

Cuando la invasión estadounidense a Afganistán en 2001 acabó con el refugio de Al Qaeda y dispersó, mató y capturó a sus miembros, Al Zawahri garantizó la supervivencia de Al Qaeda. Reconstruyó su liderazgo en la región fronteriza entre Afganistán y Pakistán e instaló a sus aliados como lugartenientes en puestos clave.

También se convirtió en la cara pública del movimiento, emitiendo un flujo constante de mensajes en video mientras Bin Laden básicamente se escondía.

Con su espesa barba, sus gafas de montura gruesa y una lesión en la frente provocada por la postración en la oración, era notoriamente punzante y pedante. Se peleaba ideológicamente con los críticos dentro del bando yihadista, y en sus videos agitaba la mano con el dedo extendido como si estuviera regañando a alguien. Incluso algunas figuras clave de la dirección central de Al Qaeda fueron enajenadas, y lo tachaban de excesivamente controlador, reservado y divisivo, lo que contrastaba con Bin Laden, cuya presencia y voz suave muchos militantes describen en términos de adoración, casi espirituales.

Aun así transformó la organización, que pasó de ser un planificador centralizado de ataques terroristas a ser el jefe de una cadena de franquicias. Dirigió la creación de una red de sucursales autónomas en toda la región, incluyendo Irak, Arabia Saudí, Yemen, el norte de África, Somalia y Asia.

En la década posterior al 11Sep, Al Qaeda inspiró o participó directamente en atentados en todas esas zonas, así como en Europa, Pakistán y Turquía, incluidos los atentados de 2004 en el tren de Madrid y los atentados de 2005 en el transporte público de Londres. Más recientemente, la filial de Al Qaeda en Yemen ha demostrado ser capaz de planear atentados en suelo estadounidense con un intento de ataque con explosivos en 2009 contra un avión de pasajeros estadounidense y un intento de paquete bomba al año siguiente.

Tras la muerte de Bin Laden en una incursión estadounidense en su complejo de Abbottabad, Pakistán, Al Qaeda proclamó a Al Zawahri como su líder supremo menos de dos meses después.

La yihad contra Estados Unidos “no se detiene con la muerte de un comandante o líder”, dijo.

Los levantamientos de la Primavera Árabe de 2011 en todo el Medio Oriente amenazaron con asestar un duro golpe a Al Qaeda, al mostrar que la yihad no era la única forma de deshacerse de los autócratas árabes. Fueron principalmente los liberales e izquierdistas pro democracia los que lideraron el levantamiento que derrocó al presidente egipcio Hosni Mubarak, el objetivo que Al Zawahri no consiguió durante mucho tiempo.

Pero Al Zawahri trató de apropiarse de la ola de levantamientos, insistiendo en que habrían sido imposibles si los atentados del 11 de septiembre no hubieran debilitado a Estados Unidos. E instó a los islamistas de línea dura a tomar el relevo en las naciones en las que habían caído los líderes.

Al Zawahri nació el 19 de junio de 1951, en el seno de una familia de clase media-alta de médicos y académicos, en el suburbio cairota de Maadi.

Desde muy joven se sintió atraído por los escritos radicales de Sayed Qutb, el islamista egipcio que enseñaba que los regímenes árabes eran “infieles” y debían ser sustituidos por un gobierno islámico.

En la década de 1970, mientras obtenía su título de médico cirujano, participó activamente en círculos militantes. Unió su propia célula militante con otras para formar el grupo Yihad Islámica, y empezó a intentar infiltrarse en el ejército, llegando a almacenar armas en su clínica privada.

Luego llegó el asesinato del presidente egipcio Anwar Sadat en 1981 a manos de militantes de la Yihad Islámica. El asesinato fue llevado a cabo por una célula diferente del grupo, y Al Zawahri ha escrito que se enteró del complot pocas horas antes del asesinato. Pero fue detenido junto con otros cientos de militantes y pasó tres años en prisión.

Tras su liberación en 1984, Al Zawahri regresó a Afganistán y se unió a los militantes árabes de todo Oriente Medio que luchaban junto a los afganos contra los soviéticos. Se alió con Bin Laden, quien se convirtió en una figura heroica por su apoyo financiero a los muyahidines.

Al Zawahri siguió a Bin Laden a su nueva base en Sudán, y desde allí dirigió una facción reagrupada de la Yihad Islámica en una violenta campaña de atentados destinada a derrocar al gobierno egipcio aliado de Estados Unidos.

El movimiento fracasó. Pero Al Zawahri llevaría a Al Qaeda las tácticas que perfeccionó en la Yihad Islámica.

Promovió el uso de atentados suicidas, que se convertirían en el sello distintivo de Al Qaeda. En 1995 planeó un atentado suicida con coche bomba contra la embajada de Egipto en Islamabad, en el que murieron 16 personas, que precedió los atentados de Al Qaeda en 1998 contra las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania, en los que murieron más de 200 personas, ataques por los que Al Zawahri fue acusado en Estados Unidos.

En 1996, Sudán expulsó a Bin Laden, quien llevó a sus combatientes de vuelta a Afganistán, donde encontraron un refugio seguro bajo el régimen radical talibán. Una vez más, Al Zawahri lo siguió.

___

El experiodista de The Associated Press Adam Goldman en Washington contribuyó a este despacho.

FUENTE: Associated Press

1 de agosto de 2022 - 21:34

Deja tu comentario

Destacados del día

Padre cubano de Miami pide ayuda: su hijo con autismo está detenido en un centro de detención de ICE y podría ser deportado a Cuba 
Joven cubana recién legada a EEUU muere en un accidente en Texas y deja una bebé de cinco meses en la Isla
Más de 20 balseros cubanos están desaparecidos tras naufragar al norte de Jaimanitas
A la desaparición de las marcas Cristal y Bucanero, Cuba lanza la cerveza Parranda
El pueblo ha hablado Musk restablece la cuenta de Trump en Twitter

Destacadas de América Latina

La literatura catamarqueña ¿goza de buena salud? 4

Chaku: Tradición ancestral que protege a las vicuñas

Comisarios y subalternos, a juicio por millonario hurto

¿Querés estar informada/o las 24hs?

Suscribite a nuestro Newsletter