Cuba15 octubre 2019

El Gobierno acepta revisar la cadena perpetua de dos condenados por el secuestro de una lancha en 2003

Se trata de los cubanos Maykel Delgado Aramburo y Harold Alcalá Aramburo. En la misma causa fueron ejecutados tres hombres.

El Ministerio de Justicia admitió a principios de este mes, por vez primera en más de 15 años, el procedimiento especial de revisión solicitado en mayo pasado por Julia Estrella Aramburo Taboas, madre y tía respectivamente de Maykel Delgado Aramburo y Harold Alcalá Aramburo, dos de los cuatro condenados a cadena perpetua por el intento de secuestro de la lancha de Regla en 2003.

"Es un paso porque ya en más de una ocasión en años anteriores habían rechazado este procedimiento. Esas condenas fueron muy injustas y no estuvieran ajustadas a las propias leyes del régimen. La presión internacional por esta causa ha sido muy grande y constante. Es una pequeña victoria", dijo a DIARIO DE CUBA Aramburo Taboas.

Por su parte, el abogado independiente y asesor del caso Edilio Hernández explicó que, "para que se ejecute este proceso, el Ministerio de Justicia ha pedido la sentencia original, la cual le haremos llegar esta semana".

"Además de eso, solicitaremos nuevamente un indulto al nuevo presidente Miguel Díaz-Canel, pues no cejamos en nuestro empeño de justicia", añadió Hernández en declaraciones a DIARIO DE CUBA.

Martí Noticias - Madre de joven condenado a cadena perpetua en Cuba pide justicia - Entrevista 2009

Martí Noticias - Madre de joven condenado a cadena perpetua en Cuba pide justicia

En 2013 Aramburo Taboas solicitó a Raúl Castro un indulto para su hijo y su sobrino. Argumentó que la condena impuesta era excesiva por la ausencia de muertos y heridos en los hechos. Añadió que, desde su encarcelamiento, estos reclusos se encuentran en celdas de aislamiento y disfrutan de muy limitados beneficios penitenciarios, pues solo una vez a la semana pueden coger sol y hacer una llamada telefónica de diez minutos.

En ese documento Aramburo Taboas señaló además que la prolongada estancia en celdas oscuras, con poca iluminación y pésima alimentación han provocado a ambos convictos varias enfermedades como gastristis, faringitis, urticaria y dermatitis crónica, entre otras, responsabilidad de las autoridades penitenciarias pues ambos entraron sanos a la cárcel. A esto se suma que la atención médica ha sido muy deficiente y en varias ocasiones inexistente.

El secuestro de la lancha de pasajeros para intentar desviarla a Estados Unidos ocurrió en abril de 2003. Por ese suceso fueron ejecutados tras un juicio sumarísimo los tres principales encartados y condenados a privación perpetua de libertad cuatro personas, del total de 11 involucrados en los hechos.

Esa fue la última vez que un tribunal cubano aplicó la pena de muerte —aún vigente en Cuba—, y desató una amplia condena internacional.

El juicio contra los secuestradores de la lancha, celebrado con total celeridad, también fue sumamente cuestionado por la comunidad internacional, por carecer los acusados de las mínimas garantías procesales.

Como muchos, el abogado Edilio Hernández, quien ha estudiado el procedimiento de las autoridades judiciales, considera que "el objetivo de Fidel Castro en ese momento era dar un escarmiento para evitar que un suceso de esta naturaleza volviera a repetirse".

Fuente: diariodecuba.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario