Cuba 23 enero 2020

Denuncian venta de croquetas con hongos en tienda de Santiago de Cuba

La ciudadana Leniochka Hechavarría alertó a través de Facebook de la existencia de croquetas en mal estado en la tienda Minimax de la Calle Aguilera

WASHINGTON, Estados Unidos. – Pasadas las festividades de fin de año en Santiago de Cuba, donde las autoridades del Partido Comunista intentaron distraer a la población con sus habituales ferias –incluida la del asado, donde se pudieron ver desde avestruces hasta jutías-, los santiagueros vuelven a la cotidianidad.

Leniochka Hechavarría Hernández ha denunciado a través de Facebook la existencia de croquetas en descomposición en el la tienda Minimax de la Calle Aguilera. Las críticas en redes sociales no se han hecho esperar.

La joven reveló en su muro que el paquete de croquetas lo compró en el mercado de Aguilera, frente a la Bombonera: “No se pueden comer y están llenas de hongos”, lamentó Hechavarría.

Más adelante dijo que el costo del producto es de casi 3.00 CUC, o sea, 75 pesos en moneda nacional. La mujer exhortó a los santiagueros a que, si han comprado o desean comprar las croquetas, revisaran los paquetes antes de llegar a sus casas.

Hechavarría Hernández dijo a CubaNet que, aunque su queja fue resuelta después de la publicación realizada en redes sociales y presentándose en la tienda para reclamar su dinero, si ella no se hubiera presentado en el establecimiento, solo hubiera tirado el paquete a la basura.

Embed

“Mi llamada de atención es para todos aquellos que han comprado o pretenden comprar estos productos: revísenlos bien para que no llegan a casa con algo en mal estado. Al final, me quedé con el deseo de comer croquetas de pollo.”

El pasado año este diario publicó varios reportes sobre la existencia de productos en descomposición en diferentes tiendas de Santiago de Cuba.

Entre las tiendas con mayor cantidad de incidencias estuvieron “La Gran Piedra”, actual Complejo La Plaza, debido a su cercanía con la Plaza Antonio Maceo, ubicada a la entrada de la ciudad.

En el departamento de cárnicos de este complejo santiaguero, el penetrante olor a carne descompuesta ahuyentaba a los clientes que se preguntaban, de dónde provenía el hedor. Entonces, se supo de albóndigas y hamburguesas con hongos que se habían quedado sin refrigeración tras el traslado al centro comercial.

Fuente: cubanet.org

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario