lunes 21 de noviembre 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a americateve. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
16 de agosto de 2022

La banalización del arte y del poder

Sin duda la evolución del hombre pasa por la elevación de su condición humana y racional... escapando, domesticando, adaptando su naturaleza animal, su intolerancia, su endemoniada voluntad de dominio, a la razón

americateve | Orlando Viera
Por Orlando Viera 16 de agosto de 2022 - 10:51

La política es el arte de lo posible [¿?]. Citando a Zola, referido al arte: “cuidemos la obra donde el temperamento trata de usurpar la naturaleza genuina del hombre”. Su moral, sus límites, sus convicciones.

¿Podríamos decir que el arte es la política de lo posible? ¿Es la obra posibilista? El arte [para los naturalistas] es la representación objetiva de lo que ves, no de lo que deseo que veas. ¿Es posible-en política-lo moralmente incorrecto? ¿Es posible-en el arte-depender de la ruina material del marchante? Los procesos civilizatorios-según Nietzsche-pueden conducir inevitablemente a la desintegración y la decadencia. Los procesos culturales y de liberación-moralmente hablando-pueden culminar en “dejar marchar”; en corrupción, nacionalismos y libertinaje, en nombre de la cultura. Es aquí donde el arte o la política, rescatan, moderan, contienen, validan…la voluntad del poder.

La cultura que destruye a la cultura…

La obra, uno de los libros más exitosos de Emile Zola, tiene que ver con una encrucijada fundamental del arte moderno. El impresionismo actuando como bisagra entre el final de un trayecto y el comienzo de otro. Encrucijadas transicionales que se dan en el arte y en la política. Es la realidad vs. el simbolismo, el positivismo vs. el romanticismo, el naturalismo vs. idealismo. Emile Zola desea impedir “que los temperamentos” desdibujen el estricto sentido de la realidad. ¿El hombre se civiliza, se ajusta a los tiempos, por miedo o por convicción? ¿Es la cultura, el arte, las costumbres, la tradición, un instrumento audaz para evitar la decadencia o una herramienta peligrosa identitaria que la desintegra? Depende de los temperamentos sobre la verdad.

Zola viaja por una suerte de resistencia existencial que la representación de las cosas sea hecha tal y como son “y no como pretende mi espíritu que sean”. En tal ‘distanciación espiritual’ va la brecha entre absolutismo y libertad, barbarie y civilidad, cultura y arbitrariedad.

Digno reconocer que no todo es válido en el arte, la política o en el amor. Dejar pasar o dejar hacer a cuenta de la cultura o la civilización, es un arma de doble filo. Parafraseando a Zola, tanto daño hace la mercantilización inevitable, materialista y rapaz del marchante sobre arte, como el populismo [evitable] clientelar y propagandista del charlatán en la política. Y emergen “triunfales” las ambigüedades, los equívocos, las manipulaciones, que irrumpen sobre el carácter difuso e inculto del público, quien “como un niño grande sin convicción propia” actúa en contra de la política o contra la obra, asumiendo como genuino y revolucionario aquel que le ofrezca “la democratización del criterio estético”, una nueva visión, una nueva moral [¿?].

La representación del Sena a las afueras de París es genuina y válida si su belleza es atrapada con honestidad. La distorsión nace cuando el sujeto desea cambiar “el objeto’ por una realidad que no corresponde a la naturaleza de las cosas. La voluntad de poder comporta esos riesgos…Representaciones de ‘un paisaje’ de poder de justa apariencia, pero atado a odios, frustraciones o negaciones elevados con el sutil pincel del verbo, la dialéctica [victimización o nacionalismo] que bien enhebrado, son un salto al nihilismo, a la nada, al caos, a la confrontación, que es desintegración. La cultura que destruye la cultura. La civilización que inciviliza…

La importancia de la historia, del arte y de la política

Sin duda la evolución del hombre pasa por la elevación de su condición humana y racional… escapando, domesticando, adaptando su naturaleza animal, su intolerancia, su endemoniada voluntad de dominio, a la razón.

La transición del naturalismo a cualquier tendencia evolutiva-en el arte y en la política-es legítima. ¿Monet o Renoir no tenían el genuino derecho a desplegar su entusiasmo, su temperamento a través de la sutileza de cuerpos desnudos en los litorales del Sena? ¿No es la representación de la democracia por Aristóteles, Platón, Voltaire o Rousseau-los cuerpos desnudos del pueblo y del poder- un digno temperamento concientizador de libertad? Sin embargo, el costo de la toma de La Bastilla, los Comités de Salud Hebertistas, el reino del terror de Robespierre, ¿fueron genuinos? […] ¿La era industrial y la explotación proletaria, valida El Capital [Marx]? ¿El positivismo y el “amor” por la cultura y la raza, justificó el nacionalismo alemán y el holocausto? ¿La revolución justifica la dictadura? El problema no es la transición sino las distorsiones que ella comporta.

[…] Esa es la importancia de la historia. Valorar la trascendencia de la belleza de la naturaleza, la belleza humana, del poder de la voluntad, donde el arte produce encanto, espiritualidad y la política, paz, orden y convivencia.

La democratización de la cultura: El reino de los Fatuos

Napoleón III [1855] lanzó la Exposición Universal Industrial y de Arte en el desaparecido Palacio de las Industrias. Ordenó un salón para aquellos artistas rechazados por la academia [1863], entre ellos Manet, Monet, Renoir [El Sena en Asnières], Cezzane…Ello produjo una afluencia masiva del público que a tropel se volcó más que al salón oficial por la curiosidad. La academia plantó cara por ser una decisión displicente. No se hicieron esperar los rostros estirados de la burguesía iletrada, dibujados por Honoré Daumier. Caras congestionadas, «todas con la boca abierta y el rictus idiota del ignorante, que opina sobre pintura, revelando con ello su redomada necedad, reflexiones estrafalarias, burlas estúpidas y malvadas que el ver una obra original puede provocar en la imbecilidad burguesa» [Dixit Zola]. Es el peligro de la democratización de la estética, de la cultura, del arte o del poder. Alberga tanto público de galería como farsantes tamizados.

La democratización de la vida, el capital o la propiedad, es buena, siempre que no provoque reflexiones estrafalarias. En el salón de los rechazados fue elocuente la positiva representación de los excluidos y de la obra, pero también se sufrió el riesgo de un público de salón, ignorante, que pretendía saberlo todo. Cuidado la “exquisitez” del marchante, de un Charles Baudelaire…sustituye la obra como el populista al poder, caemos en la incultura, en el reino de los fatuos.

El estado es la vía integradora

El estado sustituido mercadeo, análisis psicológico, sutilezas, retórica renuncia a su esencia transformadora y evolutiva, reivindicadora de la belleza humana, de la razón y del espíritu de convivencia. Entonces el arte y la política se reduce a galería, a redes sociales, a la banalización de la voluntad de poder. Diría Zola: “una enorme confitería”.

FUENTE: vierablanco@gmail.com Embajador designado de Venezuela en Canadá

americateve | Orlando Viera
Por Orlando Viera 16 de agosto de 2022 - 10:51

Deja tu comentario

Destacados del día

Padre cubano de Miami pide ayuda: su hijo con autismo está detenido en un centro de detención de ICE y podría ser deportado a Cuba 
Qatar abre su Mundial con un mensaje de inclusión
Ecuador derrota 2-0 a Qatar en el partido inaugural de la Copa del Mundo
Joven cubana recién legada a EEUU muere en un accidente en Texas y deja una bebé de cinco meses en la Isla
Más de 20 balseros cubanos están desaparecidos tras naufragar al norte de Jaimanitas

Destacadas de América Latina

La literatura catamarqueña ¿goza de buena salud? 4

Chaku: Tradición ancestral que protege a las vicuñas

Comisarios y subalternos, a juicio por millonario hurto

¿Querés estar informada/o las 24hs?

Suscribite a nuestro Newsletter