Miami 08 enero 2022

Se disparan los precios de los autos usados en Miami

Los compradores de autos usados sufrieron un impacto por los precios debido al aumento de los costos de los vehículos, y se teme que la elevación de precios continúe.

Según un reporte publicado por el portal digital de elnuevoherlad.com, los compradores de autos usados sufrieron un impacto por los precios debido al aumento de los costos de los vehículos, y se teme que la elevación de precios continúe.

Esos compradores, algunos de los cuales vacilan ante el aumento de los costos por necesidad, están enojándose. El precio promedio de un carro usado en noviembre, según el concesionario Edmunds.com, fue de $29,011.

Se trata de un fuerte aumento del 21.4% respecto al mismo periodo en 2020, cuando el costo promedio era de $22,679. Más de dos millones de compradores de autos usados están comprando “vehículos usados muy sobrevalorados”, mensualmente, dijo KPMG en un informe de diciembre.

He aquí un vistazo al aumento de los costos de los vehículos usados, que, según los expertos, está siendo impulsado por el mercado de automóviles nuevos.

El precio promedio de un automóvil usado subió en todos los meses de febrero a noviembre de 2021, según datos de Edmunds. Las cifras de diciembre no estaban disponibles. El alza comenzó hace años, pero se agravó en 2020. En enero de 2016, el costo promedio era de $18,661 para un carro usado, y los precios han aumentado constantemente antes de un fuerte repunte el año pasado.

“Los precios de los coches usados están superando los máximos históricos de forma regular, ya que la escasez de coches nuevos desvía a los compradores hacia la única otra opción, el mercado de usados”, dijo Ivan Drury, gerente sénior de análisis de Edmunds, en un comunicado a McClatchy News.

No es solo Edmunds, ya que Kelley Blue Book también ha notado los altos precios. Kelley Blue Book dijo el mes pasado que su precio promedio de venta de coches usados en noviembre fue de $27,569, un aumento del 27% respecto al año anterior. KPMG calificó el alza de “sin precedentes”, ya que sus décadas de datos no muestran “nada parecido a 2021”.

Screen Shot 2022-01-08 at 12.52.48 PM.png

ESCASEZ DE CHIPS TIENE EFECTO EN EL ALZA

Una escasez mundial de microchips para vehículos nuevos ha hecho subir los precios de los vehículos nuevos, lo que a su vez ha afectado al mercado de los vehículos usados.

“Los proveedores de chips cerraron sus propias fábricas al principio de la pandemia de COVID-19 para proteger la salud de sus trabajadores”, dijo Kelley Blue Book. “Una vez que pudieron reanudar la producción, la desaceleración económica provocada por la pandemia llevó a los fabricantes de automóviles a recortar sus pedidos”.

Las fábricas de chips se vieron desbordadas por la demanda cuando los compradores “se lanzaron a comprar productos electrónicos” cuando la economía empezó a recuperarse, según Kelley Blue Book.

Las fábricas acabaron cerrando cuando no pudieron terminar de construir automóviles, según AP. La escasez supuso un déficit de unos ocho millones de vehículos en 2021, según Consumer Reports. Al igual que los usados, el costo promedio de los automóviles nuevos también se ha disparado. Edmunds dice que el precio promedio de un carro nuevo en noviembre fue de $45,209, un aumento de casi $5,000 desde principios de 2020.

¿CUÁNDO DEJARÁN DE SUBIR LOS PRECIOS? ¿LO HARÁN?

Los expertos se muestran mayoritariamente sombríos en sus perspectivas para el mercado de carros usados en 2022. En parte, porque la escasez de chips sigue siendo un problema en la industria automotriz.

“Harán falta uno o dos años más para que la industria pueda ponerse al día con la demanda”, dijo Patrick Gelsinger, director general de Intel, a los inversionistas en julio, según The Register. Kazunori Ito, director de investigación de renta variable del gigante de servicios financieros Morningstar, considera que el cambio podría producirse en 2023.

En agosto dijo que “la actual crisis se debe a la falta de producción de los proveedores y a que (los fabricantes de automóviles) intentan comprar más componentes de los que necesitan”, según Market Watch. Según KPMG, determinar cuándo se detendrá el aumento puede depender también de la inflación.

“Si los precios siguen subiendo, podría crearse un nuevo suelo para los precios de los autos nuevos y usados”, dijo KPMG. “Subir las tasas de interés para frenar la inflación también podría reducir la demanda de los consumidores, presionando a la baja los precios y recuperando el gasto agresivo en incentivos. El otro factor es la rapidez con que la industria resuelva los problemas de la cadena de suministro y aumente la producción”.

Se pueden esperar valores elevados de los carros usados a lo largo del año, dijo Drury de Edmunds. Leonard, el propietario de Preferred Automotive Group en Indiana, tiene la esperanza de que “todo esto quedará en el pasado” a principios de 2023, dijo a WANE.

Fuente: elnuevoherald.com - POR MIKE STUNSON MCCLATCHY NEWS

Notas Relacionadas

Deja tu comentario