La cuba del recuerdo | La Triada de Oro Cubana

Alfredo de Oro, Jose Raul Casablanca y Ramon Fonst, constituyeron los tres mejores deportistas mundiales en su género a principios del siglo XX. Por eso han sido llamados “La Triada de Oro Cubana”.

Alfredo de Oro

Cuba se enorgullece por tener entre sus estrellas deportivas a Alfredo de Oro, campeón de billar del mundo durante 31 años, de ellos 18 fueron consecutivos. Ningún otro billarista ha logrado repetir esa marca, la revista Billiard’s Digest lo considera entre los cuatro mejores billaristas del mundo.

Alfredo nació en Mazanillo el 28 de Abril del 1863, el no vio una mesa de billar hasta los 15 años cuando empezó a jugar billar con su hermano, e inmediatamente fue absorto por la complejidad de ese deporte: ángulos de tiro, carambolas de una, dos o tres bandas, etc.,

a los 19 años no tenía en La Habana quien se pudiera medir con el. Famoso por su ecuanimidad y facilidad para mantenerse concentrado todo el juego con tiros exactos.

En 1897 disputa su primer campeonato ganándolo y de ahí comienza una rápida carrera ascendente llevándolo a campeón del mundo. Debuta con Frey y Malone empatando y quedando después en tercer lugar. Al año siguiente gana el campeonato.

En una partida celebrada en el 1905 el americano Jerome Keough necesitaba colar 9 bojas para ganar y Alfredo 63, pues en un solo turno Alfredo las coló todas ganando la partida.

Fue indiscutible campeón en todas las modalidades del billar, piña, carambola libre y carambola de tres bandas.

Viajó el mundo entero en competencias y dando exhibiciones. Se retiró finalmente en el 1934 y murió en los Estados Unidos en el 1948.

Ramón Fonst Segundo fue campeón olímpico espadachín durante la primera mitad del siglo XX.

Nació en La Habana el 31 de Agosto (día de San Ramon Nonato)del 1883.

A temprana edad, su familia se localiza en Paris donde el recibe sus primeras instrucciones en el elegante deporte de la esgrima. A los 16 años en las Olimpiadas de Paris, vence a todos los espadachines en el evento amateur y gana la medalla de oro. En competencia contra los masters queda en segundo lugar siendo la primera medalla ganada por un latino en las Olimpiadas.

En 1904 en San Luis , Missouri, el team compuesto por dos cubanos Manuel Díaz y el, gana medalla de oro en florete. De ahí se dispara ganando innumerables medallas de oro y plata en esgrima.

También fue campeón en sable en diferentes olimpiadas.

Le decían “el no segundo” por sus medallas y segundo apellido.

Ramón Fonst fue uno de los grandes esgrimistas mundiales.

Murió en La Habana a los 76 años en el 1959.

Jose Raul Capablanca y Graupers.

Campeón mundial de ajedrez del 1921 al 1927, nace en Cuba el 19 de Noviembre de 1888,

Aprende ajedrez de su padre y a los cuatro años le gana un partido.

Por sus conocimientos y técnicas en ese deporte fue llamado “el Mozart del ajedrez” y “la máquina de ajedrez”.

José Raul nace el 19 de Noviembre del 1888 en el Castillo del Príncipe, hijo de José María Capablanca Fernández oficial del ejército español y Matilde María Graupers Marín, matancera cubana de familia catalana.

A los cuatro años, viendo una partida entre su papá y el general Francisco de Paula Loño y Pérez, se percató que su papá movía el caballo de una manera no permitida, se lo dijo a los dos y entonces el papá lo invitó a jugar una partida con el, y le ganó ante los asombrados ojos de todos.

A los cinco años su padre empezó a llevarlo al club de ajedrez de La Habana derrotando a todos los miembros. Y a los trece años derrota al campeón de Cuba Juan Corzo convirtiéndose en el campeón nacional cubano.

Termina sus estudios de bachillerato en el instituto de Matanzas con excelentes calificaciones, los recursos familiares no le permitían estudiar en el extranjero pero su mecenas, el señor Ramon Pelayo de la Torriente, le costeó sus estudios de la secundaria en el colegio Woody Cliff de Nueva Jersey, su idea era ingresar en NYU a estudiar química industrial, pero empieza a ir al club de ajedrez de Manhattan y el 6 de Abril del 1906 vence en partidas rápidas al gran Emanuel Lasker, desde ese entonces hasta su muerte fue considerado el mejor en el mundo en partidas rápidas. Ahí comienza un vertiginoso camino hacia la cima del deporte del ajedrez.

Le ganó a todos los mejores jugadores del mundo que lo retaban.

En el 1911 en el campeonato de San Sebastián, España, por un comentario dicho por el, el gran Nimzowitsch se ofendió y le dijo que “los jugadores sin trayectoria deben de permanecer callados ante sus superiores” inmediatamente Capablanca lo retó y lo venció repetidas veces en la modalidad rápida. Ganó el campeonato precisamente frente a Nimkowitsch.

En el 1913 jugó en La Habana, quedando en segundo lugar detrás del americano Frank Marshall, hubo una ovación del público a Marshall y este se creyó que era al revés, que el público lo quería linchar por haberle ganado al cubano y pidió escolta para ir a su hotel, después todo se volvió risas cuando le explicaron que era al revés, pues lo estaban ovacionando a el.

En ese año consigue un trabajo en el ministerio de relaciones públicas de Cuba y ese sueldo le permite viajar a encuentros mundiales de ajedrez.

En el 1914, en San Petersburgo, fue proclamado gran maestro del ajedrez por el Zar Nicolás II después de ganarle a todos los maestros.

En el 1920 Lasker, campeón mundial, se da cuenta de la capacidad de Capablanca y renuncia a su título pasándoselo a el, este no quería aceptar pero Lasker le dice ”usted ha ganado el título no por la formalidad de un partido, sino por su gran maestría y de ahora en adelante es el retador”.

En el 1921 juega el campeonato mundial en La Habana contra Lasker, ganándole varias veces.

En Diciembre de ese año se casa con Gloria Simoni Betancourt, teniendo dos hijos Jose Raúl en 1923 y Gloria en 1925, también desafortunadamente mueren sus padres en ese período de tiempo.

En 1927 tiene enormes éxitos en Nueva York esto lo dejó como gran favorito contra el muscovita Alekhine

El cual nunca le había podido ganar a el.

Capablanca confía en sus conocimientos y Alekhine estudia concienzudamente todas las estrategias del campeón y le gana a Capablanca en el partido más largo de ajedrez que haya existido en el mundo, después de esto Alekhine no le da la revancha al maestro alegando ciertos reglamentos arbitrarios que fueron derogados más adelante por sus anormalidades. El realidad el sabía que Capablanca lo destronaría en un próximo duelo.

El maestro cubano siguió siendo el imparable hasta que en el 1942, cuando comparecía a unos juegos en el club de ajedrez de New York, mientras estaba comentando alegremente las jugadas, se sintió mal, se paró y dijo “ayúdenme a quitarme el abrigo” y se desplomó, había sufrido un accidente cerebro vascular y murió al otro día en el hospital Monte Sinaí de New York, sus restos fueron llevados a su querida Cuba y fueron enterados en el cementerio de Colón en La Habana.

Mi padre era dentista en La Habana, tenía su consultorio en nuestra casa, y yo me acuerdo siendo muy pequeño ver al señor Capablanca ser atendido por mi papá en su consulta.

Jose Raul Capablanca era un cubano afable y distinguido, alto y robusto, siempre vestido con una impecable guayabera blanca y su característico y delicioso olor al perfume Imperial de Guerlain. El lo compraba en la tienda Guerlain en la Avenida Prado donde años después yo lo compraba para mi y a mi novia Conchita le compraba Mitsouko de Guerlain.

Alfredo de Oro, Ramón Fonst y José Raul Capablanca son inigualables campeones mundiales en su campo, lo cual debemos sentirnos muy orgullosos los cubanos.

Tres ases de oro cubano.

Fuente:

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario