Ella fue una actriz de variedades, famosa mundialmente que visitó nuestra Cuba por los años ‘50 revolucionando a todos los cubanos.

Freda Josephine Macdonald, fué la primera cantante, bailarina y vedette mundial. Fue espía contra los Nazis durante la Segunda Guerra Mundial y activista por los derechos de las personas de origen afro.

Francesa, de origen afroamericano, nació en San Luis, Missouri el tres de Junio de 1903 hija de madre soltera. Tuvo una infancia paupérrima, bailaba en las calles por monedas. A los catorce años ganó un concurso de baile y empieza su vertiginosa carrera hasta llegar a la fama mundial.

Al principio comienza una gira por America y en Filadelfia conoce a el guitarrista de blues “Willie” Baker con el cual se casa y obtiene su apellido que usa hasta su final. En el 1921 decide irse a Francia a desarrollar su profesión triunfando rotundamente.

Ella hacía un show inolvidable, en una parte de el, salía vestida solamente con un bikini formado por plátanos, su canto sensual le dieron fama mundial.

Cuba tuvo la suerte de recibirla en los años ‘50 y me acuerdo que fue impactante su actuación en el cabaret Tropicana, yo la vi actuar, gran bailarina y cantante, manejaba el público a su antojo, y lo que más gustaba era cuando en la parte del bikini de plátanos los quitaba uno a uno y decía “se cambia, se cambia, se cambia” eso quedó en la fraseología cubana implicando algo que se desdoblaba graciosamente.

Josephine se ganó el cariño de los cubanos y los cubanos se ganaron el cariño de ella ; al ver Josephine una sociedad cubana sin artificios, franca, cariñosa y con igualdad total.

Cuando Cuba cayó en manos del ladrón asesino Fidel Castro, no quiso volver más, diciendo “mis ojos lloran ante la tristeza cubana.”

Fuente:

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario