miércoles 18 de enero 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a americateve. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
China

OPINION: ¿EE.UU. está impulsando el desarrollo armamentístico de la China comunista?

Indirectamente, EE. UU. está haciendo posible que la República Popular China (RPC) esté mejor preparada que nunca en el terreno militar

americateve | Dr. Rafael Marrero
Por Dr. Rafael Marrero

Cuando uno cree que lo ha visto todo en lo concerniente al peligro de China para nuestra seguridad nacional, llega la noticia de que organizaciones militares de la nación asiática están comprando tecnología de punta de los Estados Unidos (EE. UU.), creada por firmas norteamericanas subvencionadas con millones de dólares por el Pentágono.

Cuesta trabajo creerlo, pero, sí, indirectamente, nuestro país está haciendo posible que los chinos comunistas estén mejor preparados en el terreno militar o, al menos, eso es lo que ha concluido The Washington Post (The Post) tras realizar una exhaustiva investigación sobre el tema.

Destino final de subvenciones millonarias

A pesar de los controles de exportación de EE. UU., diseñados para evitar las ventas o reventas a entidades extranjeras consideradas una amenaza para la seguridad nacional, firmas privadas chinas están adquiriendo tecnología estadounidense especializada y revendiéndosela a entidades militares de su país.

Si eso le parece preocupante, prepárese, porque el asunto empeora tras conocerse que esa tecnología existe, en buena medida, gracias a subsidios y contratos millonarios otorgados a empresas locales por el Departamento de Defensa (DOD, por sus siglas en inglés), en su afán de fomentar la innovación de vanguardia, según informó The Post.

Para llegar a esas conclusiones, «The Washington Post rastreó más de 300 ventas realizadas desde 2019 «mediante el análisis de solicitudes de contratos y documentos de adjudicación emitidos por grupos de investigación militar a la vanguardia de los programas de misiles hipersónicos de China (muchos de ellos en una lista negra de exportaciones de EE. UU.)».

The Post también habló con seis científicos chinos que trabajan en laboratorios militares y universidades. Bajo condición de anonimato, dichos investigadores dijeron que «el acceso a la tecnología estadounidense con aplicaciones en el diseño y la prueba de misiles» es «casi ilimitado». O sea, que, en este delicado terreno, que tanto tiene que ver con la defensa de nuestro país, los chinos comunistas se están saliendo con la suya.

En cuanto a las 300 ventas en cuestión, el diario refirió que correspondieron a tecnología de origen estadounidense, como, por ejemplo, el software de ingeniería aeronáutica altamente especializada, comercializado a decenas de entidades chinas involucradas en los programas antes mencionados.

«Los científicos que trabajan en la extensa red de academias chinas de investigación militar y las empresas que las ayudan, dijeron en entrevistas que la tecnología estadounidense llena vacíos críticos en la tecnología nacional y es clave para los avances en el armamento chino», subrayó The Post.

Citado por el diario, un científico chino que trabaja en un laboratorio universitario a cargo de pruebas para vehículos hipersónicos, dijo que, «en este caso, la tecnología estadounidense es superior». Es decir, los chinos reconocen que no pueden «hacer ciertas cosas sin tecnología extranjera, [pues] no tienen la misma base técnica».

Entonces, ¿vamos a permitir que parte de nuestra tecnología defensiva, fruto del talento nacional experto en la materia, les caiga prácticamente del cielo? Pues, según la misma fuente, eso está sucediendo gracias al «fantasma del Pentágono, [que está] subsidiando los avances militares chinos».

En opinión de Iain Boyd —director del Centro de Iniciativas de Seguridad Nacional de la Universidad de Colorado, que realiza investigaciones computacionales sobre programas hipersónicos— esta situación «es muy inquietante, porque la conclusión [a la que se llega] es que la tecnología usada para la hipersónica militar fue financiada por los contribuyentes de EE. UU. y terminó en China».

Tal como puntualizó The Post, el flujo constante de software de alta gama, que va hacia un área crítica de investigación desde la que el Ejército chino amenaza con superar a los Estados Unidos, no hace más que reafirmar el desafío que tiene Washington de evitar que dicho brazo armado explote nuestra innovación.

Alcance de las armas hipersónicas chinas con tecnología estadounidense

Abundando más sobre este asunto, The Washington Post dijo en su reporte que el programas de armamentos hipersónicos consiste en «una gama de tecnologías emergentes que pueden impulsar misiles a más de cinco veces la velocidad del sonido y potencialmente evadir las defensas actuales».

Asimismo, explicó que, para construir un misil hipersónico, los científicos deben resolver problemas de física avanzada relacionados con el vuelo de este tipo de arma, como, por ejemplo, las pruebas en el túnel de viento y los lanzamientos en vivo, que realmente son costosos.

Según los expertos chinos que hablaron con The Post, «el uso de software estadounidense comercial, resultado de años y, a veces, décadas de investigación y desarrollo, minimiza el tiempo y los recursos necesarios para tales pruebas», razones que, como ya sabemos, igualmente están asociadas al robo de nuestra propiedad intelectual (PI) por parte de la China comunista.

Otro aspecto que trascendió en la investigación, es que, aparte de la lucha existente entre Washington y Beijing por destacar en la carrera armamentista, la PI estadounidense que está llegando a la RPC «también tiene aplicaciones en la industria aeroespacial comercial, así como en otros campos en los que China y los Estados Unidos compiten, incluido el diseño de motores de aeronaves».

De acuerdo con la fuente, «la tecnología que se está comprando incluye varias formas de software de ingeniería asistida por computadora, como el software de aeroelasticidad, que se puede usar para simular y analizar las condiciones físicas extremas que experimentan los vehículos aéreos».

El diario añadió que «otras ventas incluyen hardware, como interferómetros, utilizados por los científicos para capturar datos de alta precisión en pruebas de túnel de viento». En este sentido, científicos estadounidenses dijeron que la simulación asistida por computadora, es un paso fundamental antes de avanzar al túnel de viento y a las pruebas en vivo de armas, como los propios misiles hipersónicos.

Controles de exportación de EE. UU.

Tal como recordó The Post, los controles de exportación de EE. UU. prohíben cualquier venta de productos estadounidenses a China, y su reventa dentro de la nación asiática, si se sabe que se utilizarán para desarrollar un misil o estarán destinados a una entidad restringida.

Sin embargo, parte de nuestra tecnología «está llegando a grupos militares chinos y entidades restringidas a través de firmas intermediarias chinas, algunas de las cuales anuncian abiertamente relaciones con armas y grupos militares en sus páginas web», puntualizó.

Paralelamente, el diario remarcó que, bajo la orientación del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, los exportadores locales son responsables de determinar si su distribuidor está vendiendo a una parte restringida o comercializando algo para un uso prohibido.

En este sentido, citó al subsecretario adjunto de administración de exportaciones de ese departamento, Matthew S. Borman, quien puntualizó: «Lo que siempre les hemos dicho a las empresas es que no pueden cegarse a sí mismas. No pueden simplemente decir: “Oh, se lo vendo a un distribuidor, no sé qué van a hacer con eso”. La primera responsabilidad recae en las empresas. Y si no asumen esa responsabilidad, corren el riesgo de estar cometiendo una violación».

Para ahondar un poco más en el tema, The Post explicó que la restricción general de exportación se aplica a empresas u organizaciones incluidas en la Lista de Entidades, que prohíbe las ventas a compañías consideradas un riesgo para la seguridad nacional y que no hayan obtenido un permiso previo de parte del Gobierno de EE. UU.

¿Recuerdan la famosa lista negra comercial de la que hemos hablado en varios artículos sobre el tema? Pues se trata de esa misma, la que, dicho sea de paso, a día de hoy, ya incluye a aproximadamente 600 corporaciones chinas tras la adición de siete firmas más en agosto pasado.

En esa fecha, el Departamento de Comercio, a través de su Oficina de Industria y Seguridad, dijo que tales empresas fueron agregadas a la lista por realizar actividades contrarias a la seguridad nacional de EE. UU., entre ellas, precisamente, el apoyo a los esfuerzos de modernización militar de la RPC.

Empresas de EE. UU. en el ojo público

Según descubrió The Washington Post, alrededor de 50 empresas estadounidenses están en el ojo público porque, desde 2019, les han estado vendiendo productos a firmas privadas del gigante asiático, que han servido de intermediarias en la comercialización de tecnologías de misiles para organizaciones militares chinas.

Utilizando bases de datos de adquisiciones del Gobierno chino y otros documentos contractuales, el diario no solo identificó a compañías locales involucradas y varios de los productos vendidos, sino también a revendedores chinos vinculados con la transferencia de tecnología avanzada.

Entre las empresas estadounidenses en cuestión se encuentran: Zona Technology, con sede en Arizona, y Metacomp Technologies, con sede en California. Según la fuente, ambas le vendieron un software de simulación aerodinámica a intermediarios chinos que terminaron derivando el producto a la Academia China de Aerodinámica Aeroespacial (CAAA, por sus siglas en inglés).

Dos científicos militares chinos, familiarizados con el programa, dijeron que la CAAA fue fundamental en la prueba de misiles hipersónicos de China 2021. Aunque el diario no pudo determinar si dicho software se usó en ese ejercicio, sí recalcó que entre sus usos potenciales se halla la simulación de condiciones para una prueba de la vida real, como la realizada por el gigante asiático el año pasado.

Recordemos que, mediante la prueba en cuestión, los chinos enviaron a la órbita baja un cohete (conocido como Sistema de Bombardeo Orbital Fraccional) que transportaba un vehículo hipersónico con capacidad nuclear, demostrando así una capacidad espacial avanzada que tomó por sorpresa a la inteligencia estadounidense, tal como informó en su momento el Financial Times.

Taylor Fravel, experto en política de armas nucleares chinas, dijo a ese diario en aquel entonces que «un vehículo de planeo hipersónico armado con una ojiva nuclear podría ayudar a China a "invalidar" los sistemas de defensa antimisiles estadounidenses, que están diseñados para destruir misiles balísticos entrantes».

El segundo al mando de la Fuerza Espacial de los Estados Unidos, general David D. Thompson, dijo a The Washington Post, por su parte, que nuestros satélites «están bajo ataque todos los días» y que EE. UU. está realmente en un punto en el que «nuestros sistemas espaciales pueden verse amenazados».

El portal Alerta Digital, entretanto, señaló que el misil lanzado por China recorre una milla por segundo, hecho «que lo hace muy difícil de detectar con los radares terrestres o el sistema de radar espacial. Solo al final del vuelo es posible encontrarlo, por eso los sistemas de intercepción de misiles no podrían destruirlo antes de alcanzar su objetivo».

Fabricantes de misiles chinos beneficiados con la situación

Retomando la investigación realizada por The Post, según lo que ha trascendido, la firma estadounidense Zona Technology le vendió el software a Hifar Technologies, un proveedor de tecnología militar con sede en Beijing, que fue el que se lo revendió a CAAA. Al parecer, Hifar no oculta que vende ese tipo de productos a más de 50 fabricantes de misiles chinos, a quienes llama “socios de cooperación”.

Cabe mencionar que entre esos “socios” se hallan: la propia CAAA, el Instituto de Investigación de Misiles Aire-Aire de China, la Academia China de Tecnología de Vehículos de Lanzamiento, el grupo de misiles del Ejército Popular de Liberación y el Centro de Desarrollo e Investigación Aerodinámica de China.

En cuanto a Metacomp Technologies, su asesor legal, David Habib, dijo que «la firma no tiene conocimiento sobre si esas empresas adquirieron o transfirieron el software a otros, ni [tampoco acerca de] cómo lo hicieron, refiriéndose a la CAAA y a otro grupo militar chino».

Por lo que señaló The Post, «tanto Zona como Metacomp tienen contratos de servicios de investigación y desarrollo con la Fuerza Aérea de EE. UU., [por tanto], al ser contratistas del Departamento de Defensa, deben cumplir con los controles y las sanciones de exportación aplicables, de lo contrario, corren el riesgo de perder el contrato o, incluso, de ser incluidos en la lista negra como contratistas».

El diario puntualizó, asimismo, que «ambas compañías han recibido subvenciones del programa de Investigación e Innovación para Pequeñas Empresas (SBIR, por sus siglas en inglés) del Pentágono», que otorga dinero para apoyar el desarrollo de tecnologías que ayuden a elevar las capacidades de defensa de los Estados Unidos.

En cuanto al monto otorgado a las dos empresas estadounidenses en calidad de subvenciones, la fuente señaló que Zona Technology recibió 31,6 millones de dólares, mientras que Metacomp Technologies recibió unos 13,9 millones.

Una tercera empresa norteamericana involucrada en este asunto, es Pensilvania Ansys Inc., firma que, en 2020, le vendió un software a Beijing Iwintall Technology Co. Ltd. a través de la subsidiaria Pera Global. Gracias a esa operación, el producto cayó en manos del Instituto de Tecnología de Beijing, una de las principales universidades de defensa de China, ya ubicada en la lista negra comercial.

Según Ian Stewart, director ejecutivo del Centro de Estudios de No Proliferación de Middlebury College, en Washington, «está claro que los controles [de exportación] deben expandirse al software y la tecnología con usos en [misiles] hipersónicos. Y, como regla general, los productos o las tecnologías sensibles nunca deben enviarse, ni venderse a través de distribuidores».

Completamente de acuerdo. Tanto la industria tecnológica estadounidense como sus productos clave necesitan ese respaldo. Ya sabemos que los distribuidores tienden a lavarse las manos, máxime, si son chinos y peor aún, si entre sus “clientes” figuran entidades de corte militar que responden al régimen autocrático de Beijing.

Sin ir más lejos, hay que hacer la tarea. Las empresas exportadoras locales no solo deben mirar por sus bolsillos: también deben indagar quiénes están detrás de las firmas privadas chinas que les compran y que, a su vez, son abiertamente cómplices de los objetivos militares de la RPC. Si tiran de los hilos correctos, a tiempo, pueden cortar el suministro tecnológico que está alimentando el voraz apetito militar de la China comunista.

Sobre el Dr. Rafael Marrero

Multipremiado economista, empresario, consultor, comentarista de noticias, autor del bestseller de Amazon América 2.0: la guerra de independencia de EE. UU. contra China y presentador del podcast “La amenaza china”, transmitido semanalmente en las plataformas de América TeVé.

#LaAmenazaChinaPodcast (https://www.americateve.com/perfil/31406-dr-rafael-marrero)

Fuentes:

  • https://www.washingtonpost.com/national-security/2022/10/17/china-hypersonic-missiles-american-technology/
  • https://www.bis.doc.gov/index.php/documents/about-bis/newsroom/press-releases/3121-2022-08-23-press-release-seven-entity-list-additions/file
  • https://www.ft.com/content/ba0a3cde-719b-4040-93cb-a486e1f843fb
  • https://www.dailymail.co.uk/news/article-11329649/How-Pentagon-FUNDING-Chinas-hypersonic-missiles.html
  • https://www.alertadigital.com/2022/10/19/misiles-hipersonicos-chinos-gracias-al-dinero-del-contribuyente-americano/
  • https://www.space.com/pentagon-worried-space-weapons-russia-china

americateve | Dr. Rafael Marrero
Por Dr. Rafael Marrero

Deja tu comentario

Destacados del día

Embajada de Estados Unidos dona equipos al Cuerpo de Bomberos de Cuba

Destacadas de América Latina

La literatura catamarqueña ¿goza de buena salud? 4

Chaku: Tradición ancestral que protege a las vicuñas

Comisarios y subalternos, a juicio por millonario hurto

¿Querés estar informada/o las 24hs?

Suscribite a nuestro Newsletter