Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a americateve. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Rusia

Putin dice que perpetradores de ataque en Moscú trataron de huir a Ucrania

MOSCÚ (AP) — La sala de conciertos en un suburbio de Moscú donde un grupo armado abrió fuego contra los asistentes a un concierto lucía el sábado en ruinas ennegrecidas y humeantes, al tiempo que el número de muertos en el ataque rebasó los 130 y las autoridades rusas arrestaron a cuatro sospechosos. El presidente Vladímir Putin afirmó que fueron capturados cuando huían a Ucrania.

Kiev rechazó enérgicamente su participación en el ataque del viernes a la sala Crocus City Hall en Krasnogorsk, y la filial en Afganistán del grupo Estado Islámico se declaró responsable.

Putin no mencionó al ISIS en su discurso y Kiev acusó al presidente y otros políticos rusos de vincular falsamente a Ucrania con el ataque con el fin de elevar el fervor en la guerra contra Ucrania, que recientemente inició su tercer año.

Agentes de la inteligencia estadounidense confirmaron la autenticidad de la afirmación de la filial afgana de ISIS.

“ISIS es el único responsable de este ataque. No hubo participación ucraniana en absoluto”, dijo la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Adrienne Watson, en un comunicado.

A principios de marzo, Estados Unidos compartió información con Rusia sobre planes de un ataque terrorista en Moscú y emitió una advertencia pública a todo ciudadano estadounidense que se encontraba en Rusia, afirmó Watson.

Putin dijo que las autoridades detuvieron a 11 personas por el ataque, que dejó además más de 100 heridos. El presidente ruso calificó el atentado como un “acto terrorista sangriento y bárbaro” y dijo que las autoridades capturaron a cuatro sospechosos cuando trataban de huir a Ucrania a través de una “ventana” preparada del lado ucraniano de la frontera.

Medios rusos de noticias difundieron videos que parecían mostrar la detención e interrogatorio de los sospechosos, uno de los cuales dijo frente a las cámaras que había sido abordado por un ayudante no identificado de un clérigo islámico a través de una app de mensajería y le pagó para que participara en el ataque.

Reportes de noticias rusos identificaron a los agresores como ciudadanos de Tayikistán, una antigua nación soviética del Asia Central que es mayoritariamente musulmana y limítrofe con Afganistán. Alrededor de 1,5 millones de tayikos han trabajado en Rusia y muchos tienen la ciudadanía rusa.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Tayikistán, que negó los informes iniciales de los medios rusos que mencionaban a varios otros tayikos presuntamente involucrados en la redada, no respondió a una solicitud de comentarios sobre los arrestos.

Muchos extremistas rusos pidieron medidas enérgicas contra los inmigrantes tayikos, pero Putin pareció rechazar la idea al declarar que “ninguna fuerza podrá sembrar las semillas venenosas de la discordia, el pánico o la desunión en nuestra sociedad multiétnica”.

Putin indicó que se han impuesto nuevas medidas de seguridad en todo el país y decretó una jornada nacional de luto para el domingo.

El número de muertos ascendió a 133, lo que convierte el ataque en el más mortífero ocurrido en Rusia en años. Las autoridades advirtieron que el número de víctimas aún podría aumentar.

El atentado constituye una gran vergüenza para el mandatario ruso, días después que consolidó su férreo poder para un nuevo sexenio, en una elección precedida por una represión del disenso que no se veía desde la era soviética.

Algunos comentaristas preguntaron en las redes sociales cómo era posible que las autoridades, que han reprimido implacablemente la actividad opositora y amordazado la prensa independiente, fueran incapaces de prevenir el ataque a pesar de las advertencias estadounidenses.

Hace dos semanas, la embajada de Estados Unidos en Moscú emitió un aviso para exhortar a los estadounidenses a evitar lugares de gran concurrencia, dados los planes “inminentes” de extremistas de atacar conciertos y otras aglomeraciones en Moscú. Otras embajadas occidentales lanzaron el mismo el aviso.

A principios de esta semana, Putin denunció la advertencia como un intento de intimidar a los rusos.

Los investigadores removían el sábado los escombros en la sala de conciertos en busca de víctimas. Cientos de personas hicieron filas en Moscú el sábado para donar sangre y plasma, de acuerdo con el Ministerio de Salud.

El techo de la sala de conciertos se derrumbó en la madrugada del sábado luego que los bomberos pasaron horas combatiendo las llamas que estallaron durante el asalto.

Antes que Putin afirmara que los autores del ataque trataron de huir a Ucrania, legisladores rusos se apresuraron a señalar a Kiev inmediatamente después del ataque.

El presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy rechazó categóricamente las acusaciones de Moscú al considerarlas como un intento de Putin y sus lugartenientes de culpar a Ucrania al tiempo que trata a su propio pueblo como “prescindibles”.

“Están quemando nuestras ciudades y están tratando de culpar a Ucrania”, subrayó Zelenskyy en un comunicado en su canal de aplicación de mensajería. “Torturan y violan a nuestro pueblo, y lo culpan. Condujeron a cientos de miles de sus terroristas hasta aquí para luchar contra nosotros en nuestro suelo ucraniano y no les importa lo que suceda dentro de su propio país”.

Imágenes publicadas por los medios estatales rusos el sábado mostraron una flota de vehículos de emergencias todavía en el exterior de las ruinas del Crocus City Hall, un sala de conciertos con capacidad para más de 6.000 personas que ha sido sede de grandes eventos, entre ellos el concurso de belleza Miss Universo 2013, en que estuvo presente Donald Trump.

El viernes, una multitud acudió al lugar para asistir al concierto del grupo de rock ruso Picnic.

Videos difundidos en internet mostraban a hombres armados en el interior del recinto que disparaban a civiles a quemarropa.

El grupo Estado Islámico, que perdió gran parte de territorio a raíz de la intervención militar rusa en Siria, ha tenido como objetivo a Rusia desde hace mucho tiempo. En un comunicado publicado por su agencia de noticias Aamaq, la filial de Estado Islámico en Afganistán dijo que atacó una gran concentración de “cristianos” en Krasnogorsk.

En un nuevo mensaje emitido en Aamaq el sábado, el grupo detalló que el ataque fue perpetrado por cuatro hombres con fusiles automáticos, una pistola, puñales y bombas incendiarias. Añadió que los agresores dispararon contra la multitud y también apuñalaron a algunas personas. Añadió que el ataque fue parte de la guerra de ISIS contra países que, dijo, combaten el islam.

___

Los periodistas de The Associated Press Michael Balsamo en Washington y Colleen Long en Wilmington, Delaware, contribuyeron a este despacho.

FUENTE: Associated Press

Deja tu comentario

Destacados del día

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sonríe en una reunión con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en la Oficina Oval de la Casa Blanca, el lunes 17 de junio de 2024. (AP Foto/Mark Schiefelbein)
El presidente estadounidense Joe Biden se pone las gafas de sol durante un evento de la cumbre del G7 en Borgo Egnazia, Italia, el jueves 13 de junio de 2024. (AP Foto/Luca Bruno)
¿Regresa la Carta Blanca a Cuba? nuevo proyecto de Ley Migratoria limitaría la salida del país

Destacadas de América Latina

La literatura catamarqueña ¿goza de buena salud? 4

Chaku: Tradición ancestral que protege a las vicuñas

Comisarios y subalternos, a juicio por millonario hurto

¿Querés estar informada/o las 24hs?

Suscribite a nuestro Newsletter