La Cuba del Recuerdo | La televisión a color en Cuba

La televisión es uno de los inventos más poderosos desarrollados por hombre, pues tiene la facilidad de llegar al mundo entero al mismo tiempo, lanzando una idea, vendiendo un producto o simplemente produciendo entretenimiento. Precisamente es por esto último que tiene su garra, pues a través del entretenimiento se hace posible que muchos ojos estén mirándola en un momento determinado.

Los primeros estudios sobre la televisión en colores se realizan en México, pero son los Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial que lanzan la primera imagen a color al aire.

Estando Cuba tan unida a USA en espacio e ideas, fue ella quien inmediatamente comenzó a estudiar y analizar todos los equipos de TV a color.

Fue un empresario de la comunicación, ya conocido por ser el primero que puso en el aire cubano una señal de televisión en blanco y negro, quien puso la primera señal de TV en colores en el firmamento cubano. Me refiero a Gaspar Pumarejo.

El ya había fundado el canal cuatro Unión Radio a principio de los cincuenta ganándole la carrera a los hermanos Mestre en CMQ televisión canal seis. Union Radio usaba equipos RCA y CMQ usaba equipos Dumont.

Fue el 14 de Octubre de 1950 que salió la imagen al aire del canal cuatro, un simple e impactaste jingle anunciando los cigarros Competidora Gaditana que cantaba así:

Con P

Con P

Con P

Competidora

Con P

Con P

Con P

Competidooooora

El cigarro inigualable.

En el 1957 cuando los países latinoamericanos empezaron a incursionar en la televisión, ya en Cuba hacía siete años que estaba triunfando.

La televisión en colores cubana fue también una competencia entre Pumarejo y Mestre, ganándola Pumarejo otra vez a Abel y Goar Mestre, saliendo al aire en el 1957 en el canal doce “Telecolor” a colores que transmitía veinte horas al día desde las seis de la mañana a las dos de la mañana del día siguiente, programas de todo tipo, noticieros y películas, todo a colores. Con la tecnología en pañales que teníamos en aquel entonces es de gran mérito resaltar esta proeza, pues no existían cámaras de televisión para mandar a las calles, había que filmar en película las noticias, en colores con sonido, revelar la película para después pasarla en kinetoscopios al aire. Y todo se hacía en el mismo día. Había una antena en La Habana que transmitía con 220 Kilowatts llegando a Pinar Del Río por el Oeste y a Matanzas por el este, inmediatamente se organizó un sistema de antenas que transmitían en una sola dirección, llegando hasta el extremo oriental de la isla, cubriendo así la Cuba entera. Inmediatamente los Mestre sacaron su señal televisiva en colores en el canal 7 que nombraron CMBF.

El canal dos de televisión fue inaugurado por el señor Amadeo Barletta, transmitiendo desde un edificio el cual llamaron Ambar Motors situado en la esquina de 23 e Infanta frente al mar y al Hotel Nacional. Allí se encontraban oficinas privadas y mi esposa Conchita, trabajaba en las oficinas de Schofield y Monné, administradores del central cubano Río Cauto.

El canal diez de televisión fue ocupado por una compañía híbrida relacionada con los hermanos Mestre.

En 1958 habían transmitiendo a toda Cuba los siguientes canales de televisión:

Canal 2 blanco y negro

Canal 4 blanco y negro

Canal 6 blanco y negro CMQ

Canal 7 a color CMBF

Canal 10 blanco y negro

Canal 12 a color “Telecolor”

El canal dos era Ámbar Motor TV

El canal cuatro era Unión Radio TV

En 1959 tomó el poder Fidel Castro y las “nacionalizó” a todas, convirtiéndolas en un solo canal de televisión para transmitir toda su sucia y asquerosa propaganda

política (perdónenme estos adjetivos pero no hay otros) llamándola Radio y Televisión Rebelde, eliminando la libre empresa televisiva, poniéndola bajo el dominio del otro sucio y asqueroso ICTR, instituto cubano de televisión y radio. Desde ese momento la televisión en Cuba se convirtió en un instrumento propagandístico amenazante, pues enseñó los primeros juicios a cubanos con condena de fusilamiento, enseñando los primeros fusilamientos en televisión para que los cubanos vieran lo que les iba a pasar si se reviraban contra Fidel. Los que vivimos ese terror, vimos por Televisión Rebelde el juicio en la ciudad deportiva y fusilamiento en la Cabaña del general Sosa Blanco, el mismo dirigió su fusilamiento.

Fidel decía que nacionalizó la televisión, en realidad la robó a sus dueños, pues la televisión estaba en manos cubanas ( Pumarejo, Mestre, Barletta, etc.) por lo tanto era nacional.

Yo sentí un gran dolor y vacío cuando se perdió en Cuba la libre televisión, arrebatada a sus respectivos dueños por el repugnante monstruo del Birán.

Ramoncito

2-13-2021

Fuente:

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario