Mundo 27 mayo 2020

Venezuela iniciará una flexibilización de la cuarentena

CARACAS (AP) — Venezuela iniciará el lunes una flexibilización de la cuarentena por la pandemia del coronavirus, vigente desde hace más de dos meses, que implicará un plan por fases para ir hacia una “nueva normalidad relativa, vigilada y protegida”.

“Ya he analizado todos los elementos necesarios para ajustar la vida económica del país”, expresó el presidente Nicolás Maduro la noche del martes. La flexibilización se da en medio de un repunte de los contagios, que saltaron más del doble en la última semana para ubicarse en 1.234 y 11 fallecidos.

Según dijo el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, un registro de los últimos días muestra que 77,8% de los contagios son “casos importados” de viajeros que vienen de países vecinos. Agregó que hasta la fecha han ingresado 50.686 personas por los pasos fronterizos de los estados Táchira, Zulia, Apure y Bolívar, donde se han establecido cordones sanitarios para evitar la propagación del virus.

Human Rights Watch y los Centros de Salud Pública y Derechos Humanos de la Universidad Johns Hopkins advirtieron sobre los riesgos que enfrenta Venezuela ante las precarias condiciones en las que se encuentra su sistema de salud por la escasez de medicamentos e insumos, la interrupción del suministro de servicios básicos como el agua y la emigración de trabajadores sanitarios.

Por su parte, el gran Santiago, que concentra más del 80% de los 82.289 casos y 841 fallecidos en Chile, extenderá su cuarentena total hasta el 4 de junio porque las casi dos semanas de aislamiento obligatorio no han servido para disminuir los contagios, que en la última jornada fueron 4.328.

En Argentina, donde hay 12.736 infectados y 492 muertos, las infecciones crecieron en los últimos días en las barriadas marginales de la populosa provincia de Buenos Aires, distrito que junto a la capital son los mayores focos de infección. En tanto, otras provincias han relajado sus medidas de aislamiento.

Como si se tratara de un país distinto, en la provincia de Entre Ríos -limítrofe con Uruguay-, las autoridades anunciaron que los locales de gastronomía y hoteles comenzarán a funcionar luego de más de dos meses de inactividad por el aislamiento obligatorio que rige desde el 20 de marzo a nivel nacional. En esta provincia no se han detectado nuevos enfermos en dos semanas y la cantidad de afectados se mantiene en 29.

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, señaló que el área metropolitana de Buenos Aires, región que integra a la capital y localidades cercanas situadas en la provincia de Buenos Aires, acumuló el martes 93% de los casos detectados.

“Esto muestra lo que venimos diciendo: más del 85% de los departamentos del país se encuentran en una situación favorable, en una reapertura programada, con una vigilancia epidemiológica sensible para dar respuesta oportuna y en el AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires) necesitamos intensificar las acciones de detección precoz, de aislamiento, de cuidado a las personas”, señaló la funcionaria.

Por otro lado, la capital fue escenario de protestas de médicos que exigieron mejores salarios y más equipos de protección.

Por su parte, el secretario de Salud de Bogotá, Alejandro Gómez, advirtió que podría declararse una alerta, ya que la ciudad tiene ocupadas el 42% de las unidades de cuidados intensivos pese a que se prevé que en los próximos días lleguen 1.200 respiradores a diferentes hospitales de la capital.

Hasta ahora Colombia ha registrado más de 24.104 contagiados y 803 fallecidos.

A su vez, el presidente Iván Duque anunció un tercer pago solidario por unos 60 dólares para personas de bajos recursos que beneficiaría a unos tres millones de colombianos.

Más tarde, el mandatario anunció que se prolongará el aislamiento obligatorio a las personas mayores de 70 años hasta el 31 de agosto debido a que son población vulnerable. Agregó que a partir del 1 de junio se reactivarán gradualmente las actividades de sitios como centros comerciales, pero el transporte aéreo y el terrestre no volverán a operar hasta nueva orden.

Por su parte, México volvió a tener el miércoles un nuevo máximo en contagios registrados y superó los 78.000, con al menos 8.597 muertes. Las autoridades de Salud mostraron cómo los casos activos siguen en ascenso en la gran mayoría de los estados del país.

Tan sólo parecen estabilizarse los números en Quintana Roo (sureste) y Morelos (centro) y disminuir ligeramente en Nuevo León (norte) y Tabasco (sureste), aunque esta entidad _una de las que prevé visitar la semana próxima el presidente Andrés Manuel López Obrador— es una de las que tiene más contagiados.

El subsecretario de Salud Hugo López-Gatell, vocero del gobierno federal para la pandemia, se comprometió el miércoles a dar a conocer las muertes por posible COVID-19 en cuanto tenga los datos al respecto y aunque estos sean preliminares, pero no adelantó fechas. También reiteró su defensa a la estrategia del gobierno a hacer un número muy limitado de pruebas, aunque horas antes los principales grupos de la oposición, durante una comparecencia virtual en el Senado, arremetieron contra él por los pocos tests que México estaba realizando.

Ante el rechazo de varios gobernadores a la estrategia de reiniciar las actividades con un semáforo que comenzará a funcionar a partir del lunes, López Obrador dijo que entablará un dialogo con ellos.

El sistema se anunció a nivel federal, pero entre los gobernantes locales inconformes se dijo que las decisiones se tomarían a nivel estatal. Mientras que Enrique Alfaro, de Jalisco, dijo que a partir de la próxima semana operarían en verde, otros como el de Coahuila, Miguel Riquelme, han dicho abiertamente que piensan ignorar las indicaciones federales.

En Guatemala, el ministro de Salud Hugo Monroy dijo que hay 4.077 casos de coronavirus en el país, más 68 fallecidos.

En conferencia de prensa, el funcionario también indicó que el miércoles se recuperaron 204 personas, y pidió a la población mantener la distancia social y el lavado de manos para evitar contagios.

Monroy habló sobre la creciente solicitud de diversos sectores para que sea destituido del cargo por videos que circulan sobre pacientes atendidos en estacionamientos de hospitales, en áreas bajo la lluvia y el frío y sin servicios sanitarios.

“No creo que haya hecho un mal trabajo”, afirmó.

Por su parte, el presidente Alejandro Giammattei dijo que desde que la crisis comenzó ha habido más personas recuperadas que nuevos contagios.

“Los guatemaltecos somos superiores a cualquier cosa”, señaló.

En Bolivia, los contagios continúan en ascenso: el miércoles se informó de 632 casos en un día, el nivel más alto hasta la fecha en el país, que ya suma 7.488 infectados y 280 decesos.

Las regiones orientales de Santa Cruz y Beni son las más afectadas. En Santa Cruz nuevamente los médicos protestaron con una marcha para que el gobierno los contrate y se les entreguen equipos de bioseguridad.

En Beni el gobierno local erigió un centro con carpas para atender a las personas contagiadas, y anunció que la capital regional tendrá una cuarentena estricta desde el lunes durante una semana. En ella, brigadas de médicos irán casa por casa a atender a la población y hacer pruebas.

Mientras tanto, el gobierno de la presidenta interina Jeanine Áñez anunció que analizará con todos sus ministros la situación de las regiones, ya que el 31 de mayo finaliza la cuarentena que su gobierno decretó.

A nivel mundial se han infectado más de 5,6 millones de personas y muerto más de 354.000, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario