Síndrome de La Habana 24 noviembre 2021

Director de la CIA lanza dura advertencia a Rusia

El director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), William J. Burns, advirtió a Rusia que enfrentará consecuencias si se descubre que sus agentes de inteligencia están detrás de los ataques causantes del llamado "Síndrome de La Habana"

Según el diario The Washington Post, esa fue una de las principales razones por las que Burns viajó a principios de este mes a Moscú, donde se reunió con altos mandos del Servicio Federal de Seguridad (FSB) y del Servicio de Inteligencia Exterior (SVR) de Rusia.

El jefe de la CIA les dijo a sus contrapartes rusos que los daños cerebrales severos y el resto de las dolencias generadas por los incidentes acústicos a diplomáticos y oficiales de inteligencia de Estados Unidos iban más allá de lo aceptable.

Sin embargo, de acuerdo con el Post, la advertencia de Burns no responsabilizó directamente a Rusia con los supuestos ataques acústicos, sino que condicionó una posible respuesta de Washington si se determina que el gobierno de Vladimir Putin está detrás de estos incidentes.

Esa condicionalidad de la advertencia del director de la CIA sugiere que después de cuatro años de investigaciones, el gobierno norteamericano sigue sin poder determinar la causa de los episodios, aunque evidencia la profunda sospecha de la culpabilidad del Kremlin.

Moscú ha negado cualquier participación en los incidentes del llamado Síndrome de La Habana, un fenómeno que lleva el nombre de la capital cubana, donde los diplomáticos y oficiales de inteligencia estadounidenses reportaron por primera vez en 2016 síntomas inusuales y variados, que van desde dolores de cabeza y problemas de visión hasta mareos y lesiones cerebrales.

El artículo de The Washington Post coincide con las revelaciones del Buró Federal de Investigaciones (FBI), que reconoció por primera vez que algunos de sus agentes sufren síntomas del llamado Síndrome de La Habana.

El FBI, que en un primer momento aseguró a un empleado que no estaba autorizado a dar consejo médico alguno y que tampoco existe un programa de salud para trabajadores actuales o retirados, prometió ahora que el problema es una prioridad y que se dará atención a todos los afectados.

La agencia admitió oficialmente que algunos de sus trabajadores sufren el síndrome, luego de que el mes pasado, un ex agente asegurara sufrir síntomas, tras visitar un país cercano a Rusia.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario