Deportes 07 julio 2020

Sin Vela ni Dallas y con preocupación, MLS reanuda actividad

La MLS reanudará su actividad este miércoles, en un estado donde han repuntado considerablemente las infecciones de coronavirus, con un equipo ausente por un brote en su interior y con muchas preocupaciones sobre lo que ocurrirá.

Por si fuera poco, la liga tampoco contará con el Jugador Más Valioso de la campaña anterior. El mexicano Carlos Vela prefirió mantenerse al margen del torneo que marca la reanudación, en medio de la incertidumbre por la pandemia.

El torneo MLS is Back se llevará a cabo sin público en el complejo ESPN Wide World of Sports de Disney World, en la Florida. Los equipos permanecerán confinados en centros turísticos a lo largo de todo el certamen, que tendrá un formato semejante al de una Copa del Mundo.

FC Dallas se retiró el lunes del torneo después de que 10 jugadores y un entrenador dieron positivo del padecimiento COVID-19. El martes, quedó también en duda el estatus del Nashville SC, en cuyo seno se confirmaron cinco casos de coronavirus.

“Es un momento extraño. Por un lado te concentras en ponerte listo para este torneo, estás emocionado y entusiasmado porque suena como que el torneo será divertido, al estilo de un Mundial”, comentó Kyle Beckerman, veterano del Real Salt Lake. “Pero por oto lado, piensas: ‘¿Esto va a realizarse siquiera?’. Así que hay sentimientos encontrados”.

El certamen inicia con un partido entre Orlando City y el Inter de Miami, un nuevo club en la liga. El duelo entre equipos floridanos constituye un gesto hacia el estado que accedió a albergar los encuentros.

Se suponía que Nashville enfrentaría a Chicago este miércoles por la noche, en el segundo cotejo de la jornada, pero éste se ha pospuesto.

Además, el primer partido del Toronto FC, ante el D.C. United, se postergó del viernes por la noche al domingo por la mañana. Se suponía que el conjunto canadiense viajaría el viernes pasado, pero la realización de pruebas adicionales de coronavirus implica que los Reds no llegaron sino hasta el lunes.

La MLS interrumpió su temporada el 12 de marzo, cuando se habían disputado apenas dos fechas de la temporada regular.

Don Garber, el comisionado de la liga, dijo que, pese a la decepción por el caso de Dallas, éste demuestra que las pruebas extensas aplicadas por la liga en la denominada “burbuja” están funcionando.

“Cuando creamos este torneo, sabíamos que experimentaríamos cierto impacto del coronavirus”, dijo Garber a The Associated Press. “Todos estamos aprendiendo a vivir con el COVID-19, a adaptarnos a la pandemia y a asegurarnos de que cuidamos de todos y de nosotros mismos, apegándonos lo más posible a los protocolos de salud y seguridad.

“Sabíamos también que, cuando lanzamos este torneo, habría un factor de riesgo”.

Causan también inquietud los casos crecientes de la enfermedad en Florida. El martes, el estado reportó 7.347 infecciones nuevas y 380 hospitalizaciones más.

Giovanni Savarese, entrenador de los Timbers de Portland, consideró importante mantenerse atentos.

“Pienso que la MLS ha trabajado muy duro para crear un ambiente seguro”, opinó el estratega venezolano. “Sin embargo, todavía tenemos que seguir asegurándonos de que priorizamos siempre la salud de los jugadores y garantizamos que estén seguros”.

Aunque hay preocupaciones legítimas, la mayoría de los equipos espera volver a la cancha y recuperar algo de normalidad.

“Estamos orgullosos de la MLS y queremos mostrar nuestro juego al mundo”, comentó el colombiano Óscar Pareja, técnico del Orlando City. “Estamos comprometidos con ello”.

VARIOS JUGADORES, AL MARGEN

Vela, el capitán de Los Angeles FC prefirió permanecer en casa, con su esposa embarazada y su hijo pequeño, que arriesgarse a participar en el torneo.

“Yo siempre quiero dar lo mejor de mí para el club, nuestra afición y la ciudad de Los Ángeles”, dijo Vela en un comunicado divulgado por el club el lunes. “Sin embargo, he decidido que lo más importante para la salud de mi familia es que me quede en casa durante un embarazo complicado para mi esposa.

“Voy a extrañar al grupo pero los estaré apoyando desde la distancia y los espero con el trofeo de vuelta en casa”.

El colombiano Fredy Montero y Lucas Cavallini, del Vancouver, decidieron también que no acudirían por razones personales. El canadiense Cavallini reveló que dos de sus familiares habían fallecido por COVID-19.

“Me encantaría estar en la cancha con mis compañeros, peleando con todo lo que tengo por este club y por la comunidad en Orlando. Desafortunadamente, el COVID-19 ha tenido un gran impacto, llevándose a dos miembros de mi familia. Siento que lo mejor es que yo permanezca en casa para apoyar a mis seres queridos en este momento desafiante”, indicó Cavallini en un comunicado.

Otro jugador de los Whitecaps, Andy Rose, decidió no acudir, dado que su esposa espera un bebé. Nedum Onuoha, zaguero del Real Salt Lake, se deslindó del certamen bajo el argumento de que éste lo separaría demasiado tiempo de su familia.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario