Santiago de Cuba 15 mayo 2021

Harina de maíz, calabaza y yuca, los ingredientes que usa el Gobierno para aumentar la producción de pan

La Empresa Cubana del Pan reconoce que con ellos 'no es el mismo sabor', pues a veces el resultado 'ha mostrado ser un poco ácido'

Harina de maíz, calabaza y yuca son los "extensores" con que la estatal Empresa Cubana del Pan busca ahorrar la harina de trigo hoy escasa en el país para la producción de ese alimento, reconocieron directivos de la empresa.

En conferencia de prensa, Daniel Cobas Cheda, director de la corporación, anunció que durante los próximos meses esa entidad fabricará pan con una formulación que incluye un 20% de harina de maíz, la "solución" que ha encontrado para "garantizar los niveles de producción del alimento ante el déficit de insumos", reportó la Agencia Cubana de Noticias.

El funcionario dijo que si bien ese experimento "ya se había realizado a pequeña escala", con la reducción de la entrega de harina de trigo para la fabricación de pan anunciada por el Gobierno días atrás "se decidió la distribución más ampliada del pan con harina de maíz".

Esta semana, el Gobierno de La Habana anunció que las panaderías de la capital producirían alrededor de un 30% menos de pan para la venta por la libre, medida que estará en vigor al menos hasta julio venidero, debido a la escasez de harina de trigo. Ello afectaría también la fabricación de galletas dulces y saladas, reportó el periódico oficial Tribuna de La Habana.

Horas después, la emisora oficial CMKW Radio Mambí de Santiago de Cuba, provincia que sufre una afectación similar con la cantidad de harina de trigo disponible, recordó que no es la primera vez que los panaderos tienen que reinventarse. En un reporte, aludió a la utilización de otros "extensores como el plátano, boniato, calabaza, entre otros, para suprimir una parte de la harina de trigo".

De acuerdo con Cobas Cheda, gracias a la iniciativa de mezclar harina de trigo y de maíz "no hubo disminución del plan" y el alimento básico "mantiene el volumen y calidad necesarios" pese a que "cambia su textura y un poco su sabor".

María de los Ángeles del Rey Batista, directora de inspección de la Oficina Nacional de Inspección Estatal, explicó que su entidad organiza inspecciones para controlar la calidad del pan elaborado con la nueva formulación.

"Se reconoce que no es el mismo sabor, pues tiene ligeras variaciones, aparecidas sobre todo por la granulación de la harina de maíz, que provoca cambios en la corteza", dijo, según el reporte.

Además, de acuerdo con la funcionaria, si bien "las muestras han sido analizadas en laboratorios y cumplen con la calidad necesaria", en algunas provincias que no precisó el pan fabricado con la fórmula "ha mostrado ser un poco ácido".

Los funcionarios informaron que la harina de maíz debe seguir siendo parte de las producciones de la cadena cubana del pan en dependencia de la disponibilidad de materias primas, pues pese a la escasez de harina de trigo, la nueva fórmula "proporciona a los alimentos un valor agregado nutricional y contribuye a la soberanía alimentaria del país".

Cobas Cheda informó que la demanda del producto ha venido creciendo desde 2020. Pero pese al incremento de la producción, no se logra satisfacer la demanda. Comentó que aunque para el periodo enero-abril de 2021 se planificaron 17.977 toneladas de harina, ya se han producido más de 23.000.

El pan se ha convertido en uno de los alimentos básicos a los que recurren los cubanos ante la escasez de toda clase de productos que formaban parte de la dieta diaria. Tal y como ocurriera durante el "Periodo especial" de la década de 1990, cuando la escasez de pan convirtió a ese alimento en uno de los más preciados y buscados, las enormes colas ante las panaderías forman parte del paisaje cotidiano del país.

Fuente: diariodecuba.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario