Santiago de Cuba 13 diciembre 2019

Bronca en la pelota cubana termina en una riña tumultuaria en las calles de Santiago de Cuba

Varios testigos advierten que estos acontecimientos fueron más lejos de lo que suele verse en el béisbol cubano.

Una riña en pleno juego de béisbol entre los equipos de Cienfuegos y Santiago de Cuba terminó en el estadio Guillermón Moncada de esa ciudad oriental con la intervención de la Brigada Especial de la Policía.

De acuerdo con varias fuentes, el partido que disputaban el miércoles en la tarde ambas novenas cobró matices violentos cuando el director del equipo de Cienfuegos, Alain Álvarez Moya, reclamó a los árbitros de forma descompuesta luego de que estos suspendieran el partido por falta de luz con su equipo perdiendo. Tras ello, el manager fue expulsado y los cienfuegueros irrumpieron en el terreno para protestar la decisión.

Según contó en Facebook el periodista Yuzdanis Vicet, del semanario oficial santiaguero Sierra Maestra, "al cierre de la octava entrada con el juego empatado a seis carreras el grupo de árbitros se reúne con los directores de los equipos de Cienfuegos y Santiago ante la posibilidad de sellar por falta de luz natural para reanudar al otro día, como está indicado, y los directores acuerdan continuar."

Vicet aseguró que la rellerta, de la que no ofreció detalles, provocó "la intervención de la Brigada Especial en el terreno".

image.png

Otro reportero de Sierra Maestra refirió: "Incluso, un jugador de Cienfuegos agredió fisicamente al comisionado santiaguero cuando este intentaba poner pelotas nuevas para que los bateadores las pudieran ver mejor. Es que no se podía jugar, desde hacía rato no había sol."

Las restricciones de combustible que padece la Isla han hecho que las autoridades dispongan que la mayoría de los partidos del campeonato doméstico se jueguen solo con luz natural.

María de Jesús, por su parte, dentro del mismo post, rememoró: " Yo solo oía por la radio 'esto es bochornoso' y 'las fuerzas de seguridad no dan a basto'".

Sin embargo, apuntó Vicet, lo más grave estaba por venir: "Lo que sucedió en las afueras de la instalación fue el fruto de miles de almas, con y sin uniformes, que tenían los ánimos caldeados por los hechos antes descritos."

"Una masa desordenada de miles de aficionados se congregaron a la salida del estadio para arremeter contra los árbitros del partido, que acababa de ser sellado por oscuridad y contra los integrantes del equipo rival, los Elefantes de Cienfuegos", testimonió en una crónica de lo ocurrido el sitio Cubacomenta.

"Todo comenzó en el terreno, pero lo peor fue a la salida del estadio. Una multitud indignada corriendo en varias direcciones, los llamados Boinas negras del Ministerio del Interior repartiendo 'palos' a diestra y siniestra, descontrol y broncas tumultuarias, heridos y detenciones. Esto quizás sea una imagen común en los carnavales de cualquier región de Cuba, pero la escena de este miércoles ocurrió en las afueras del Guillermón Moncada", aseguró el reporte.

Hasta el cierre de este reporte ningún medio oficial ha reportado lo sucedido. Tampoco las autoridades deportivas se han pronunciado.

Las riñas entre jugadores y aficionados suelen ser comunes en la Serie Nacional de Béisbol de Cuba. Sin embargo, varios testigos de los sucesos del miércoles en Santiago de Cuba advierten que en esta ocasión la violencia fue mayor de lo habitual.

Fuente: diariodecuba.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario