Santa Clara 16 octubre 2021

Obligan a emprendedora que promueve el 15N a cerrar su café en Santa Clara

La influencer, con miles de seguidores en Twitter, Facebook e Instagram, denunció en sus redes sociales un acto de hostigamiento en las inmediaciones de su vivienda en Santa Clara, para el cual el régimen utilizó estudiantes de la enseñanza media

Invitada al informativo del mediodía de Radio Martí, Sayli González Velázquez, una de las promotoras de la marcha del 15 de noviembre y coordinadora del Grupo Archipiélago, contó las dificultades que enfrenta actualmente por su activismo y la firme voluntad de participar en la Marcha Cívica por el Cambio en Cuba, a pesar del creciente hostigamiento de las autoridades del régimen comunista.

La influencer, con miles de seguidores en Twitter, Facebook e Instagram, denunció en sus redes sociales un acto de hostigamiento en las inmediaciones de su vivienda en Santa Clara, para el cual el régimen utilizó estudiantes de la enseñanza media.

Todo esto del financiamiento, todo esto del mercenarismo, no es nada más que falsedades que ellos se inventan para poder desacreditar nuestra manifestación del 15 de noviembre...

En entrevista con Radio Televisión Martí, la activista dijo que el incidente fue lo que denominan en Cuba un "acto de reafirmación revolucionaria".

"Le dije a una de mis vecinas que estaba ahí precisamente, la "compañera" del partido (Partido Comunista de Cuba): ‘me imagino que ustedes no me vayan a hacer un acto de repudio”. Además me encargué de decirle a ella y a otros vecinos que todas estas argucias que están ellos comunicando en estos momentos son totalmente falsas. Todo esto del financiamiento, todo esto del mercenarismo, no son nada más que falsedades que ellos se inventan para poder desacreditar nuestra manifestación del 15 de noviembre", explicó en relación a la campaña de descrédito desplegada en los medios de prensa controlados por el régimen contra los ciudadanos que han mostrado la voluntad de manifestarse pacíficamente.

Para la joven empresaria, conocida en redes como "Sayli de Amarillo", la respuesta gubernamental que prohibe la marcha del 15 de noviembre no tiene validez alguna.

Embed

"Lo que ellos nos comunicaron como prohibitivo de nuestra manifestación no lo reconocemos. Nosotros no reconocemos ni siquiera que ellos realmente le hayan dado respuesta a nuestra notificación de manifestación. Fue como si le hubiésemos preguntado por una cosa y nos dieran una respuesta hablándonos sobre otra cosa muy diferente. Entonces nada de lo que ellos dicen se sostiene con nuestra notificación inicial y en ese sentido entendemos como que no da lugar", argumentó González Velázquez, quien estudió Literatura y Lingüística en la Universidad Central de Las Villas.

"Cuando declaramos la manifestación para el 15 de noviembre desde Archipiélago, luego de que tuvimos que cambiar la fecha porque ellos decretaron los días de Defensa Nacional, los días 18, 19 y 20 de noviembre, el llamado fue a la firmeza. En aquella conferencia de prensa en que participó Yunior (García Aguilera), en que tomó la voz por todos nosotros, el llamado fue precisamente a la firmeza en mantener esta manifestación el 15 de noviembre", agregó.

Preguntada sobre si la participación de estudiantes en el acto en su contra podría entenderse como un mensaje de que la juventud, que está con el Gobierno - o la que aparenta estar con el Gobierno- ,está en contraposición con la multitud de jóvenes que participaron en la manifestación antigubernamental del 11 de julio, la activista respondió:

“Yo creo que aquí estamos acostumbrados a que todo sea obligatorio. Y no creo que realmente estos jóvenes que participan en estos actos, que además se vio venían directico de la escuela, andaban con el uniforme, creo que eran de un preuniversitario militar, probablemente de "los camilitos", porque los que yo vi ayer que filmé y compartí en mi video, tenían pulóver verde olivo (...) tiene que ver más con el carácter obligatorio de participar en este tipo de iniciativa, que siempre se ha promovido en Cuba.

No van a participar en la marcha del primero de mayo, algo que cada vez está teniendo menos participación ciudadana, como se vio ayer en este acto de reafirmación que no llegaba a las 50 personas. No tiene tanto que ver con que desde los jóvenes propiamente, por convicción, exista un interés en oponerse a la marcha porque ellos, como todos acá en Cuba, están perfectamente conscientes de las necesidades que tenemos ahora mismo como país, como ciudadanos y de la falta de derechos”.

La exitosa empresaria participó en 2016 en el Programa de Becarios Profesionales de la Iniciativa Jóvenes Líderes de las Américas (YLAI) de la Oficina de Asuntos Educativos y Culturales del Departamento de Estado de Estados Unidos y logró que su negocio de hospedaje Amarillo B&B, ubicado en el centro de Santa Clara, alcanzara la categoría de súper anfitrión en Airbnb.

Sin embargo, esta semana anunció la decisión de cerrar su negocio en la ciudad de Santa Clara ante el hostigamiento de las autoridades.

"Yo tenía acá una casa de renta que debido a la crisis por el COVID- 19 convertimos en un café en junio del año pasado. Y bueno, este año desde enero, debido a la mala administración de la provincia de Santa Clara, hemos estado cerrados, trabajando a domicilio y con un mínimo de horarios. Llevamos meses trabajando hasta la una de la tarde. Recientemente se abría entre semana a las 6 de la tarde, pero los fines de semana solamente hasta las 12 del día", explicó.

Fui alertada por un amigo de que existía una voluntad desde la policía política y los órganos represivos acá de intentar atacarme con el tema del negocio

"Por esta restricción de movimiento absurda que en gran parte también responde a ese interés de que todos nos mantengamos tranquilos y a que no exista otro 11 de julio, fundamentalmente en los últimos días. Por supuesto que en ese sentido el negocio no iba del todo bien. Pero encima de eso, pues fui alertada por un amigo, porque muchas personas me apoyan - desde su anonimato, pero me apoyan y me alertan, me advierten- fui alertada por un amigo de que existía una voluntad desde la policía política y los órganos represivos acá de intentar atacarme con el tema del negocio", agregó.

"En Cuba conseguir en este tipo de negocio los materiales mayoritariamente es ilegal. No existe la posibilidad de comprar en un mercado mayorista. Porque imagínense ustedes si no que no hay comida para el pueblo, qué comida va a haber para los trabajadores por cuenta propia. Y entonces es muy fácil. Es muy fácil decirme de dónde sacas la harina para hacer por ejemplo los tacos, o de dónde tú sacas esta hoja de cilantro. Dame la factura y efectivamente yo no la iba a tener. Entonces, por otro lado, algunos amigos míos sobre todo una persona que comparte un video muy bueno, lo compartí en mi estado de WhatsApp y al día siguiente fue citado por la Policía Política de Sancti Spíritus a declarar que de donde él me conocía. Entonces, para evitarle todo esto a mi trabajadores, porque por supuesto existe, hostigamiento hacia mi familia y también hacia mis trabajadores. Entonces, por responsabilidad y por no ponerles en esta posición tan difícil, también por cuidarme a mí, para que no puedan “partirme las patas” pero también como un acto de protesta contra esta imagen que ellos están intentando darle al mundo a través de otro tipo de emprendimientos", concluyó.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario