Sandro Castro 01 julio 2022

EXCLUSIVA: Precios altísimos, impago de trabajadores y casos de homofobia en el bar de Sandro Castro

Recientemente a la redacción de América Tevé le han llegado varios testimonios de cubanos dentro de la isla que denuncian precios altísimos en ese local, impago a los trabajadores e incluso casos de homofobia

Sandro Castro, el nieto del ya fallecido dictador Fidel Castro, usualmente suele estar en el centro de la polémica debido a la vida de excesos y lujos que muestra en sus redes sociales.

En los últimos días se hizo viral un video de él que fue publicado en las historias de Instagram de su novia donde promocionaba su Bar EFE, ubicado en el Vedado capitalino.

Recientemente a la redacción de América Tevé le han llegado varios testimonios de cubanos dentro de la isla que denuncian precios altísimos en ese local, impago a los trabajadores e incluso casos de homofobia.

Precios Altísimos

Frank Leyva, cubano que reside en la isla, comentó que el precio de una mesa en el negocio de Sandro Castro puede oscilar entre 5,500 a 6,000 pesos cubanos (aproximadamente entre $220 y $240 con el cambio oficial de la isla), sin embargo, no te cobran por entrar al lugar.

“Los tragos tradicionales, el Cuba Libre, el Mojito están en 250 pesos cubanos ($10), la Caipiriña ronda los 300 ($12) y la cerveza está en 350 ($14), e incluso te la puedes encontrar en 400 (16)”, comentó.

“Sobre el precio de la mesa mis amigos me han dicho que circula entre los 5,500 y 6,000 pesos cubanos, y de ese dinero que uno paga uno puede consumir cualquier bebida hasta que llegue al tope de lo que uno pagó por la mesa”.

Este testimonio fue corroborado por un audio de WhatsApp al que tuvo acceso nuestra redacción donde el mánager del bar le informaba a un consumidor que el precio de una mesa comienza en los 5,500 pesos cubanos.

Embed

Dentro de ese presupuesto, la persona en el lugar puede pedir cualquier tipo de trago hasta llegar a la cantidad preestablecida. Ya una vez al haberse consumido todo el váucher, al consumidor se le abrirá una nueva cuenta.

Para el cubano de a pie que vive de su salario mensual le es casi imposible visitar este tipo de lugares debido a los altos precios. Actualmente el salario mínimo mensual en la isla es de 2,100 pesos ($84), es decir que para un cubano poder rentar una mesa en el bar EFE le tomaría más de dos meses de su sueldo. Impagos de los trabajadores Otro joven que igualmente reside en Cuba pidió anonimato en su testimonio para evitar represalias por parte del régimen cubano y nos contó que la administración del bar de Sandro Castro realiza subcontrataciones de personal en labores de promoción y luego no les pagan.

Según el joven, a estas personas se les promete pagarles 100 pesos por cada consumidor que lleven al bar y luego los administradores infra registran la cantidad y no los compensan con lo prometido.

“A una amiga le registraron menos consumidores de los que llevó. Al reclamar el cobro, le dijo el subempleador que fuera a verlo a su casa”, indicó la fuente, agregando que su amiga decidió no cobrar.

En la opción de las opiniones de la página de Facebook del Bar EFE hay varias reseñas donde se hace referencia a explotación laboral en ese lugar.

“La gerencia no ofrece recursos estándar que se esperan de un negocio ‘exitoso’ como este para apoyar a los miembros de su personal. Hay varias quejas sobre sus estafas financieras y múltiples informes de explotación sexual por parte de sus empleadas. Además de eso, los precios son ridículamente altos y la calidad de sus productos y servicios es mediocre”, comentó una usuaria bajo el nombre de Jennie Almeida.

Casos de homofobia

Entre las reseñas también hay varias que denuncian que en ese bar suelen discriminar a las personas por su orientación sexual.

“No lo recomiendo. Es un espacio homofóbico”, indicó un perfil bajo el nombre de Iramis.

“No lo recomiendo. Estafa a sus empleadas y además es un espacio homofóbico”, reflejó el activista cubano Javier Machado Arribas.

“Reportes de explotación laboral y homofobia”, señaló Hamed Toledo, joven cubano que trabaja en el Instituto de Filosofía de la isla.

Incluso, entre los comentarios se recoge una queja realizada en julio de 2018 por el fotógrafo Brian Canelles.

“Ayer en la media noche fui con mi pareja al Bar EFE a celebrar estos meses de trabajo. Nos expulsaron a la fuerza como criminales por tomarnos una selfie besándonos. No importa si gastas 100 CUC ($100 antes de la unificación de la moneda) en un bar como este, la homofobia seguirá siendo la misma”, indicó Canelles en aquel entonces.

Ana Rodríguez es una joven lesbiana que ejerce como Dj en la isla. Ella le contó a América Tevé que, a pesar de no trabajar en ese local, ha presenciado casos discriminación hacia las personas por su orientación sexual, sobre todo con los hombres gay.

“Usualmente la seguridad del lugar deja pasar a las mujeres sin ningún tipo de problemas, pero con los hombres que son homosexuales actúan de forma muy distinta”, dijo.

Sin embargo, en una ocasión ella fue al lugar por cuestiones laborales, y la seguridad de afuera no la dejó entrar y la trataron mal, aparentemente por su apariencia.

“Así que imagínate tú, si las personas de afuera son homofóbicas como serán los de adentro”, sentenció.

Carlos Martínez | americateve.com

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario