Deportes 06 octubre 2021

Sammis Reyes sería el primer chileno en jugar en la NFL

ASHBURN, Virginia, EE.UU. (AP) — El tight end Logan Thomas fue colocado en la lista de lesionados de Washington por una lesión del isquiotibial y su posible ausencia por al menos tres partidos podría abrir la puerta para que Sammis Reyes se convierta en el chileno que juegue en la NFL.

El entrenador Ron Rivera señaló esta semana que espera que Reyes juegue el domingo ante los Saints de Nueva Orleáns tras estar inactivo en los primeros cuatro duelos de la temporada. Washington firmó al experimentado Jace Sternberger, selección de tercera ronda en el draft de 2019 y que fue descartado por los Packers tras una suspensión de dos partidos por quebrante el reglamento de sustancias prohibidas de la liga.

Pero la familiaridad de Reyes con el sistema del coordinador ofensivo Scott Turner y su meteórico ascenso — de no saber nada del fútbol americano a estar en la alineación de un equipo en la NFL — lo convierte en el favorito para reemplazar a Thomas.

“Parece que Sammis tendrá una oportunidad”, dijo Rivera. “Tendrá que comenzar a alistarse y prepararse para salir”.

Reyes creció en la pobreza, hijo de una profesora de educación física y un liquidador de seguros automotrices.

Jugar ante los Saints sería otra meta en la travesía del jugador de 25 años, que lo llevó de Talcahuano al emparrillado y con varios vericuetos.

“De donde vengo el costo de un casco es lo que los padres pagan por seis meses de educación”, reconoció Reyes. “No soy ingenuo al hecho de que soy el primero en lograrlo. Me siento agradecido por la oportunidad de demostrar que lo podemos lograr, que la gente de Chile puede hacer cosas grandes y podemos dejar al país y obtener buenas oportunidades en otro lugar”.

La oportunidad de Reyes fue prácticamente lograda por él mismo. Sus padres jugaron baloncesto y el equipo nacional chileno le abrió la oportunidad de irse a Estados Unidos con una beca.

Vivió en Florida y Hawai y eventualmente en Nueva Orleáns, donde Reyes jugó en la primera división del baloncesto universitario con Tulane. Cuando no le resultó en una carrera a largo plazo, se convirtió en conductor para la empresa de distribución de comida DoorDash al inicio de la pandemia mientras escuchaba podcasts para entender todo sobre el fútbol americano.

El jugador de 1.95 metros y 117 kilogramos siguió recibiendo recomendaciones para jugar fútbol americano, por lo que entró al NFL International Pathway Player Program.

Después de apenas 10 semanas y la oportunidad de mostrar sus habilidades, recibió un contrato de tres años con Washington.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario