Entretenimiento 19 mayo 2022

Rob Reiner planea llevar hasta 11 secuela de "Spinal Tap"

CANNES, Francia (AP) — Uno de los diálogos más memorables, y el favorito personal de Rob Reiner, de “This Is Spinal Tap”, dice: “Hay una línea muy fina entre lo estúpido y lo inteligente”.

Podría decirse lo mismo de la clásica parodia de documental de 1984 sobre una banda de rock. Pudo haber fracasado tan fácilmente. Nadie en Hollywood pensaba que era una buena idea. Norman Lear fue quien la salvó. Después de que Reiner hizo su presentación y se fue, se dice que se dirigió a los ejecutivos en la sala y dijo: "¿Quién le va a decir que no puede hacerlo?”

La película en sí no tenía guion, solo un resumen de cuatro páginas. Fue improvisada casi en su totalidad. La primera edición duraba siete horas. Incluso las bromas que tenían planeadas — como la célebre escena de “estos amplificadores van hasta 11” — se filmaron improvisadamente.

“¡Rápido!”, recuerda Reiner haber gritado. “¡Hagan un amplificador con un número extra!”

Pero lo que estuvo cerca de no funcionar terminó siendo una de las comedias más queridas de los años 80 y una gran influencia para innumerables parodias de documentales que le siguieron. Incluso está en la Biblioteca del Congreso.

Ahora, Reiner y sus compañeros quieren reunir a la banda de nuevo. Reiner estuvo en el Festival de Cine de Cannes para una proyección de aniversario en la playa de “This Is Spinal Tap” y para generar entusiasmo por la secuela recién anunciada, que también tendrá a Michael McKean, Harry Shearer y Christopher Guest en sus papeles de los músicos David St. Hubbins, Derek Smalls y Nigel Tufnel.

“El listón está alto, no hay duda al respecto”, dijo Reiner en una entrevista en la playa de Cannes. “Y luchamos con eso por siempre, si debíamos o no molestarnos en hacerlo. Pero tuvimos una idea. A lo largo de los años, la gente se acercaba y decía: “Oh, deberían hacer una secuela”. Siempre dijimos: “No, no, no”. Pero con el paso del tiempo, finalmente tuvimos algo que creemos que puede funcionar. ¡Y lo descubriremos!"

Reiner asegura que esta vez tampoco habrá guion. Dependerá de los talentos de improvisación aún agudos de su elenco, que ha interpretado a Spinal Tap, una banda ficticia convertida en una semi-real, en conciertos ocasionales en las décadas intermedias. El personaje de Reiner, el director Marti DeBergi (con el estilo de Martin Scorsese en el documental del concierto de The Band “The Last Waltz”), naturalmente regresará.

“Aquí estamos 40 años después y Marti DeBergi, que no ha sido el mejor cineasta, digámoslo así. El hombre hizo ‘Kramer vs. Kramer vs. Godzilla’. Y creo que hizo ‘El ataque de la mujer de 52 pies’”, dice Reiner. “Debido a que él dijo que habrá esta reunión, queríamos hacer esta película y le hemos dado rienda suelta”.

Cuando “This Is Spinal Tap” se estrenó, muchos pensaron que Spinal Tap era una banda real. Reiner, que estudió documentales de rock como “The Kids Are Alright” sobre The Who y “The Song Remains the Same” sobre Led Zeppelin, reclutó a un director de fotografía, Peter Smokler, con experiencia en documentales. Lo que era real y lo que era parodia era casi indistinguible. Sting, dice Reiner, desde entonces le dijo que lo vio innumerables veces, pero que no sabía si reír o llorar.

Y algunas partes fueron tomadas directamente de la tradición del rock and roll. El hecho de que la banda se perdiera en su camino hacia el escenario surgió de una experiencia de Tom Petty and the Heartbreakers, quienes quizás estuvieron disfrutando demasiado de la atmósfera entre bambalinas previo al espectáculo.

Al preguntarle si Scorsese alguna vez le habló del riff de Reiner sobre él, Reiner respondió: “Al principio, Marty se enojó. Pero con los años, ha llegado a amarlo. Hicimos ‘Wolf of Wall Street’ ('El lobo de Wall Street') hace unos años y hablamos de eso. Él dijo: ‘Ah, me encanta. Me encanta que hayas hecho eso’”.

“The Last Waltz” volverá a ser una piedra de toque importante para la secuela que Reiner está desarrollando para su relanzada compañía de producción Castle Rock. Su plan implica que Spinal Tap vuelva a reunirse para un último espectáculo.

Muchas de las películas de Reiner más queridas son aparentemente a prueba de secuelas. ¿Recuperar el tono de “The Princess Bride" ("La princesa prometida”)? Inconcebible. (Sin embargo, el guionista William Goldman lo intentó). Y es igual de difícil imaginar la magia de “Stand by Me” ("Cuenta conmigo") o “When Harry Met Sally” ("Cuando Harry conoció a Sally") capturada por segunda vez. Pero “Spinal Tap”, piensa Reiner, no ha terminado de rockear.

“Si tienes una idea”, dice, “entonces dices, ‘OK’”.

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jakecoyleAP.

Fuente: Associated Press

Notas Relacionadas

Deja tu comentario