Entretenimiento 26 enero 2022

Reseña: Extraños en un tren en "Compartment No. 6"

Un viaje en tren de Moscú a la ciudad portuaria ártica de Murmansk no parecería el escenario más probable para algo tan cálido como “Compartment No. 6” del cineasta finlandés Juho Kuosmanen.

Para Laura (Seidi Haarla), una estudiante de arqueología finlandesa que a regañadientes deja atrás a su novia y sus estudios en Moscú para ir a ver dibujos rupestres prehistóricos en el noroeste de Rusia, el viaje tampoco parece prometedor. Cuando va a dejar sus maletas en su compartimento nocturno de segunda clase, se encuentra con un minero ruso grosero, Ljoha (Yuriy Borisov). Borracho, él adivina agresivamente que ella se dirige al norte para el trabajo sexual. El conductor no ofrece ningún indulto, ni siquiera por un soborno.

Para quienes conocimos el romance en los rieles en películas como “The Palm Beach Story” ("Los amantes de mi mujer") y “The Lady Vanishes” ("La dama desaparece"), la situación de Laura se parece más al terror postapocalíptico de “Snowpiercer”. En la primera parada, Laura salta con su equipaje para encontrar un teléfono público y llamar a su novia, Irina (Dirana Drukarova), con la idea de tomar el próximo tren de regreso a Moscú. Pero Irina, que originalmente tenía la intención de acompañarla, parece aliviada de estar libre de ella. Cuando Irina le pregunta si al menos tiene buena compañía en su compartimiento, la ya insegura Laura, que siente que su relación está terminando, solo puede hundirse aún más y volver al tren.

Pero a medida que “Compartment No. 6”, premiada en el Festival de Cine de Cannes el año pasado y la candidata al Oscar de Finlandia, traquetea suavemente a través de una Rusia gélida e invernal, comienza a formarse una alquimia inverosímil entre Laura y Llosa. Tan bajo como es su punto de partida, sentimos hacia dónde se dirige Kuosmanen (“El día más feliz en la vida de Olli Mäki”) cuando Llosa pide traducciones al finlandés de algunas frases, y ella le dice una grosería en lugar de traducir “te amo”.

Sin embargo, las texturas detalladas y el sentido claustrofóbico del lugar, y las actuaciones magníficamente genuinas de Haarla y Borisov, aseguran que “Compartment No. 6” nunca se sienta artificial o preprogramado. Mucho de eso tiene que ver con cuán hábilmente evoca un pasado donde tal encuentro, y una desconexión tan desolada, eran posibles.

No se especifica el año, pero “Compartment No. 6” comienza con “Love Is the Drug” de Roxy Music en los créditos y Llosa suele agarrar una videocámara o un Walkman. Al adaptar la novela homónima de Rosa Liksom, Kuosmanen trasladó el libro de los años 80 a los 90 y perdió parte del trasfondo político en favor de una historia de amor más atemporal. Estas son dos almas perdidas que se dirigen al fin del mundo, sin apenas atarlos a ningún otro lugar.

Tanto Laura, con quien Irina es tajantemente condescendiente en las escenas iniciales de la película, como Llosa, que alimenta la melancolía incluso cuando está más alegre, se dan cuenta de una compasión discreta entre ellos que no pueden encontrar en ningún otro lugar. “Haz lo que te dice tu interior”, le aconseja la madre de Llosa a Laura durante una escala en la casa de infancia de Llosa. A pesar de las más frías condiciones, su afecto mutuo florece en pleno invierno. Después de un largo y estrecho viaje, retozan juntos en temperaturas bajo cero, salpicando nieve el uno al otro como haría una pareja normalmente con el agua en la playa. “Compartimento No. 6” termina, felizmente, con un cálido rayo de sol.

“Compartment No. 6”, un estreno de Sony Pictures Classics, tiene una clasificación R (que requiere que los menores de 17 años la vean acompañados de un padre o tutor) de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA, según sus siglas en inglés) por “lenguaje y algunas referencias sexuales”. Duración: 107 minutos. Tres estrellas y media de cuatro.

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jakecoyleAP.

Fuente: Associated Press

Notas Relacionadas

Deja tu comentario