Reino Unido 12 enero 2022

Reino Unido: Boris Johnson, de parranda durante la pandemia

El primer ministro británico está en otro aprieto

Este martes, el primer ministro británico, Boris Johnson, se vio inmiscuido en un escándalo que no deja de acaparar la atención de los medios londinenses, y es que durante el confinamiento participó en una multitudinaria fiesta en los jardines de Downing Street, calle de la residencia oficial del primer ministro.

Así que en mayo de 2020 -un mes después de decretar el confinamiento general en el Reino Unido- pero que además llevaron a Johnson a estar gravemente hospitalizado. El secretario particular del primer ministro, Martin Reynolds, utilizó el envío de un correo electrónico a los empleados invitándoles a que “después de un período increíblemente ajetreado” puedan “disfrutar del buen tiempo” tomando “unas copas con distancia social” el 20 de mayo en los jardines de Downing Street. Así lo aseguró el canal privado ITV News.

«Únanse a nosotros a partir de las 18h00 y traigan sus propias bebidas»,dijo el correo que se filtró a la prensa, y que de alguna manera revive el escándalo que Johnson pretendía dejar atrás, generándole como consecuencia caída en su popularidad. Entre los asistentes a la fiesta, figuran su esposa Carrie, que un mes antes había dado a luz a Wilfred, primer hijo de la pareja que ahora ya tiene dos.

El escándalo llegó a manos de la policía quien aseguró estar investigando los sucesos de ese entonces. «El servicio de Policía Metropolitana es consciente de la información generalizada en relación con las presuntas infracciones de las regulaciones de protección sanitaria en Downing Street el 20 de mayo de 2020 y está en contacto con la oficina del gabinete» anunciaron en comunicado.

Sin embargo, este es el segundo escándalo, pues a Johnson se le acusa de realizar una fiesta el 18 de diciembre de 2020 con 50 empleados de Downing Street. Como consecuencia de ello, la exportavoz del primer ministro, Allegra Stratton, renunció en diciembre pasado. Las encuestas indican que 54% de los británicos considera que Johnson también debe renunciar a su cargo.

Por su parte, el primer ministro Johnson, dijo que durante los eventos, tuvo la garantía de que se cumplieran con las medidas sanitarias, y ordenó una investigación independiente de la que aún no se publican resultados.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario