Reino Unido 18 enero 2022

Boris Johnson contra las cuerdas en el Reino Unido

Tuvo que pedir disculpas a la Reina Isabel II por fiestas en vísperas del funeral del Duque de Edimburgo

La presión sobre el gobierno del Reino Unido sigue en aumento tras conocerse que las dos últimas fiestas que se celebraron durante la pandemia, fueron en vísperas de los funerales del Duque de Edimburgo. Así el primer ministro pidió perdón a la reina Isabel II este viernes.

El medio Daily Telegraph anunció que se hicieron dos celebraciones en Downing Street (casa del primer ministro) el 16 de abril de 2021, cuando por prohibiciones de las autoridades sanitarias estaban vetadas las reuniones públicas de personas que no convivieran juntas. El 17 de abril, la reina Isabel II estuvo sola en el funeral de su esposo.

En plena crisis por la noticia, Downing Street evitó responder a otras dudas sobre las reuniones, pero luego tuvo que retractarse y pedir perdón al palacio de Buckingham porque precisamente las fiestas se celebraron en fecha previa al funeral del Duque.

Por su parte, Slack, portavoz del primer ministro se ha disculpado “sin reservas” en un comunicado por “el enfado y el daño causados”, según la nota difundida por The Sun.

Sue Gray, del Departamento de Nivelación, Vivienda y Comunidades, que adelanta la investigación sobre las fiestas en Downing Street, dijo el pasado viernes que está “sorprendida” por las últimas noticias y que «le preocupa que el personal esté ocultando información», en una exclusiva publicada por The Times.

Según ha publicado el medio inglés, varios ministros han instado a Johnson a dejar el número 10 por atender «malamente» sus funciones como primer ministro, mientras que tres ministros habrían pedido la dimisión del jefe de gabinete, Dan Rosenfield.

Johnson, quien ya se disculpó el miércoles por asistir a otra fiesta en mayo de 2020, ha sido objeto de numerosas críticas por la opinión pública, compañeros de partido y partidos de oposición que le exigen su dimisión por tan lamentables hechos.

Angela Rayner, del partido laborista desaprobó el comportamiento de Downing Street y mostró su indignación tras la última fiesta a solo unas horas del funeral del príncipe Felipe, cuando «la reina se sentó sola», con el «trauma» y el “sacrificio” que ello supuso, para respetar las medidas sanitarias.

Fuente: Americateve

Notas Relacionadas

Deja tu comentario