Según el medio de Novedades Yucatán, el jugador de los Rays de Tampa Bay salió del Centro de Readaptación Social de Mérida, en ese Estado mexicano, custodiado por sus familiares, representantes y otros allegados, quienes lo sacaron del lugar en un vehículo particular.

El reporte asegura que Arozarena fue presentado ante un juez de control, acusado de la sustracción de su hija menor de edad.

Según su abogado, el mismo jueves se presentó un expediente de la Fiscalía ante el juez de control, el cual terminó desestimando los cargos por los que se pretendían imputar al cubano.

Embed

Arozarena, según el propio representante legal, habría llegado a un acuerdo para no continuar con el proceso, por lo que el jugador de la MLB terminó también sin cargos.

El lunes último, el cubano tuvo un altercado con vecinos de la colonia El Porvenir, en Mérida, cuando presuntamente trató de llevarse por la fuerza a su hija de cuatro años. Supuestamente, en esa ocasión también golpeó a su exesposa y a su exsuegra.

Novedades Yucatán indicó que Arozarena había llegado a la vivienda de su exesposa para llevarle algunos regalos a la niña, y en un descuido sacó a la menor para abordar su auto con ella. Por esa razón, fue perseguido por ambas mujeres, que pidieron ayuda a los vecinos.

El beisbolista habría golpeado a las dos mujeres y logrado abordar el automóvil, pero varias personas del barrio le cerraron el paso, mientras que otros reportaron los hechos al número de emergencias de la Policía, que se lo llevó detenido.

Fuente: diariodecuba.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario