Radio 18 noviembre 2021

La Cuba del Recuerdo / Los refrescos (sodas) en Cuba antes del 1959

En Cuba se le llamaba refresco a una botella con líquido rico sin alcohol, había una gran variedad de refrescos los cuales los tomábamos bien fríos para combatir el calor de la isla caribeña bañada siempre por un bello sol.

Yo siempre los tomaba y todos me gustaban, todos eran mi preferidos y eran muy ricos al paladar cubano.

La Materva era hecha de yerba mate, de color carmelita claro, venía en una botella redonda con ribetes horizontales, tenía un jingle muy instructivo en la radio:

“Si maneja,

No tome

Y si toma

Tome Materva.

Deliciosa,

Refrescante,

Estomacal.”

También tenía otro más corto que decía:

“Y…… tome Materva.”

Lo que sí es verdad es que cuando tienes mucha sed de haber trabajado físicamente, te tomas una Materva con mucho hielo picadito la cual quita completamente la sed.

La misma compañía fabricaba la Gaseosa Salutaris, transparente y con un sabor característico efervescente. Los muchachos la tomábamos con granadina, adquiriendo un color rojo intenso y con sabor exquisito. Yo siempre me tomaba una con mis amigos en la cantina de la playa del Círculo Militar después de salir del mar y nos dábamos la idea que estábamos tomando un cóctel.

La Jupiña es hecha con jugo de piña, sabrosa y tenía un jingle muy pegajoso, lo cantaba la actriz cubana Normita Suárez esposa de otra gloria de Cuba Jesús Albariño, y decía así:

“Jupiña, Jupiña

De puro jugo de piña

En la tapita dice Jupiña

En la botella dice Jupiña,

Jupiña es Jupiña

De puro jugo de piña.”

0ea44f16-5977-4596-8ecb-f424425bda28.jpeg

En seis estrofas cantadas pronunciaba el nombre del refresco seis veces.

La Jupiña fué quien ayudó al sonero cubano Beny Moré a empezar su carrera musical. Había una hora en CMQ televisión que tocaba el Beny con su orquesta (“tribu” decía el) y cada músico tenía para poner el pentagrama un pequeño escritorio con el frente que decía Jupiña.

La misma compañía fabricaba La Gaseosa Limón Cawy, y el Cawy naranja, en su botellita pequeña. Su dueño era Vicente Cossio, Cawy se fundó en el año 1948 y pronto tuvo cuatro plantas embotelladoras y una eficiente red de distribución tomándose ese refresco más que la CocaCola; en el 1959 se destruyó por la entrada en el poder del ladrón, asesino sanguinario Fidel Castro. En el 1962 Cossío tuvo que exilarse a Miami y después de vender galleticas de puerta en puerta y vajillas de loza por la noche pudo hacer resurgir en los Estados Unidos la marca Cawy, teniendo otra vez rotundo éxito embotellando a Cawy, Jupiña y Materva.

Otro refresco importante era el Irombeer, de color café negro, con un dulce gusto en una botella de forma pentagonal, con cinco lados, con la figura del torso y cabeza de un hombre flexionando el bíceps grabada en ella, mi nieto Gabriel lo llamaba “el refresco del fuerte”. En su jingle decía:

“Tome Irombeer,

o no beber”.

Un refrán cubano muy popular era cuando había un problema sin solución o algo que no te convenía se decía :

“Tienes que tomarte un Irombeer bien frío” significando que ya no hay nada que hacer.

El Qinabeer era parecido al Irombeer, en sabor, menos popular y venía en una botella con una bola arriba y circular abajo.

El Royal Crown Cola, de procedencia norteamericana, se fabricaba en Cuba también.

Otro refresco de naranja, fabricado en Cuba con nombre americano era el:

Orange Crush, sabor y color de naranja con restos de golleguitos , en una botella carmelita y con ribetes horizontales de arriba a abajo. Los cubanos latinízanos su nombre y decíamos: “oranje crú”

Siempre tuvimos los eternos rivales CocaCola y PepsiCola corriendo nariz con nariz y siendo embotelladas ambas

en Cuba. La Pepsi en su botella redonda contra colores blanco, rojo y azul y la CocaCola en su botella característica estrangulada en el medio a tal extremo que cuando una bella muchacha tenía una cinturita estrecha con voluminosos arriba y abajo decíamos:

Ella es una botellita de Coca Cola. Yo tengo que confesarles que mi esposa Conchita tenía y tiene ese atributo, llamándome mucho la atención cuando la conocí.

También la cerveza Cristal fabricaba la Maltina, un refresco dulce y alimenticio, mi mamá siempre me daba una Maltina cuando yo tenía tres años y yo caminaba toda la casa tomándomela, también por la tarde de merienda me daba Maltina con leche condensada, que si ud. quiere engordar de verdad tómese una diaria. Después la cervecería Hatuey fabricó su malta bautizándola como:

Malta Hatuey; Cuba tuvo un boxeador peso completo campeón mundial que se hacía llamar : El Niño Valdés, el salía en televisión diciendo “El Niño Valdés toma Malta Hatuey.”

Una botella de cualquier refresco costaba cinco centavos, si te llevabas la botella había que pagar el fondo que eran dos centavos, los cuales te lo devolvían cuando devolvías la botella vacía. Habían individuos que iban por las calles pregonando:

“Cambio globos por botellas” , cuando yo los oía iba corriendo a casa y buscaba todas las botellas vacías para cambiarlas por los globos; se hizo muy popular ese pregón, a tal extremo que cuando te pagan un trabajo que tú hiciste con algún objeto que tiene el mismo valor más o menos de lo que hiciste se dice jocosamente “que cambiaste globos por botellas”.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario