Deportes 07 junio 2020

¿Qué sigue para la NBA? Muchas pruebas médicas

Para la NBA, no ha llegado oficialmente el momento de jugar. La liga simplemente se ha acercado a su meta, sin llegar todavía.

El acuerdo que establecerá un formato de 22 equipos para reanudar la temporada interrumpida por la pandemia es un paso significativo hacia delante. Sin embargo, se trata apenas de la primera de muchas decisiones relevantes que deben tomarse antes del mes próximo, cuando los conjuntos de la liga puedan desplazarse al complejo Wide World of Sports de ESPN, ubicado en terrenos de Disney cerca de Orlando.

Otro paso se dio el viernes, como se esperaba, cuando los representantes de la Asociación de Jugadores de la NBA votaron para aprobar por unanimidad la propuesta a la que había dado el visto bueno la Junta de Gobernadores de la NBA un día antes.

Más negociaciones están programadas para los próximos días, con la misión de definir todo lo demás. Y eso llena una larga lista.

A continuación, un vistazo a los otros asuntos que enfrenta la liga en sus intentos por finalizar la temporada y por realizar la próxima.

PRUEBAS

Definir el formato de competencia fue algo significativo, pero no constituía el mayor obstáculo de la NBA para retomar la actividad. Ése, por mucho, está en las pruebas de coronavirus.

Los protocolos médicos son la parte más crítica del plan para jugar de nuevo.

La liga y los jugadores saben que más vale excederse del lado de la prudencia. Los protocolos son la clave —los jugadores tendrán que practicar el distanciamiento social cuando no jueguen, deberán someterse a una cuarentena tras su llegada a las propiedades de Disney y podrían realizarse pruebas, incluso diarias, durante toda su estadía en el complejo.

Difícilmente los jugadores y entrenadores podrían tener a sus familias en Disney sino hasta septiembre, cuando muy pronto.

Una persona con conocimiento de las conversaciones informó que la liga y el sindicato han trabajado en protocolos extensos. Entre otras cosas, éstos aclararían qué ocurre si un jugador o entrenador da positivo de COVID-19 en el complejo de Disney.

LOS PARTIDOS

La campaña se reanudaría el 31 de julio. Los playoffs arrancarían a mediados de agosto y desembocarían en una final de la NBA que podría prolongarse al 12 de octubre.

Salvo por Milwaukee y los Lakers de Los Ángeles, que tienen casi la certeza de ser los primeros preclasificados, todos los conjuntos en Disney jugarán al principio en pos de algo —un cruce más favorable en los playoffs o un boleto para participar en éstos.

La dinámica en la parte baja del Este es fascinante. Sólo medio juego separa a Brooklyn de Orlando. Washington se ubica a juego y medio de disputar una serie de dos partidos para obtener el octavo puesto y colarse en la postemporada.

En el Oeste, la situación es una locura. Seis equipos tendrían que pelear por un pasaje. Cualquiera que sea el conjunto que salga adelante de esa fórmula caótica estará listo para los playoffs, donde enfrentará los Lakers.

Así, Los Ángeles tendrá que estar listo para responder de inmediato, puesto que LeBron James y compañía deberán medirse con un equipo motivado y menos oxidado.

LOS OTROS OCHO

Hay que considerar esto: Detroit no ganó un solo partido en marzo y no jugó en abril ni mayo. Tampoco lo hará en junio, julio, agosto, septiembre, octubre o noviembre.

El último triunfo de los Pistons se remonta al 28 de febrero. Un borrador —muy provisional— del calendario de la NBA sugiere que la próxima temporada comenzará el 1 de diciembre.

Se cumplirán así casi nueve meses sin partidos para algunos equipos. En cambio, los conjuntos que se enfrenten en la final de 2020 no tendrán siquiera nueve semanas de reposo antes de que inicie la siguiente temporada.

Y cada equipo tendrá que cumplir con un draft y un mercado de agentes libres, apretado en la agenda, en el próximo otoño boreal.

Para Detroit, Chicago, Nueva York, Atlanta, Cleveland, Charlotte, Minnesota y Golden State, la pausa será prolongada. Klay Thompson, de los Warriors, jugó por última vez hace un año, cuando se rompió el ligamento cruzado anterior en la final de la NBA.

Básicamente, Thompson cumplirá un año y medio sin disputar un solo partido. Lo mismo ocurrirá con Kevin Durant, quien advirtió ya que no se integrará a la alineación de Brooklyn cuando se reanude la temporada.

“Desde luego, no esperábamos que nuestra campaña terminara así. Es acertado decir que estamos decepcionados por el hecho de que nuestro joven equipo no pudiera obtener más tiempo valioso jugando unido, al quedar excluido de la reanudación de la temporada”, indicaron en un comunicado conjunto Travis Schlenk y Lloyd Pierce, quienes son respectivamente gerente general y entrenador de los Hawks de Atlanta.

Muchos otros equipos tienen esa misma sensación.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario