Puerto Rico 30 julio 2018

Alegan irregularidades con subcontratista de Tu Hogar Renace

Exempleados de la compañía Lions Gate Homes describen los supuestos malos tratos que recibían, la falta de pago y la inflación de precios de los materiales

Alegada xenofobia, machismo, malos tratos, cheques sin fondo o pagos incompletos, fueron parte de las alegadas prácticas denunciadas por exempleados de Lions Gate Homes, una compañía subcontratada por otras dos empresas para la realización de trabajos de reparación de viviendas como parte del programa Tu Hogar Renace, tras el impacto del huracán María.

El exasistente del gerente de operaciones de Lions Gate, Ramón Toscano, dijo en entrevista con EL VOCERO que la compañía, que era subcontratada por las empresas Caribe Tech y JW Turner, contrataba a su vez a entre 10 a 15 pequeñas compañías de construcción para hacer las mejoras en las residencias a través de toda la Isla.

Reacción aquí: Se defiende Lions Gate

Mencionó que Lions Gate comenzó a operar en Puerto Rico para marzo y que desde sus inicios, incumplían con los pagos.

“Se inventaban diferentes excusas para no pagar, que si JW no les había pagado porque las casas y que no pasaban inspección, o que los fondos de sus cuentas bancarias en Estados Unidos no habían podido ser transferidos a Puerto Rico, que los bancos no habían soltado los fondos”, afirmó Toscano.

Sin embargo, dijo que mayormente le pagaban a los subcontratistas blancos estadounidenses. Mientras que a los negros y latinos no les pagaban.

“Les añadían más a las órdenes, dilataban el proceso dándole largas a los contratistas para que las casas no pasaran inspección”, acotó.

Manifestó que llamaba a la institución bancaria con la que Lions Gate tenía su cuenta y que le informaron que no habían fondos disponibles.

Insultos a los boricuas

Destacó que conoce a contratistas que vinieron de Estados Unidos a los que no les pagaron, cuyos obreros lo han amenazado de muerte porque este a su vez les debe dinero.

“Cuando empezaron a rebotar los cheques y los contratistas empezaron a cuestionar y preguntar por los pagos, ellos (los directivos de la empresa) empezaron a decir ‘f...k puertorricans’ y una de barbaridades. Me senté con ellos y les dije que no estaban en su país, que habíamos pasado un año terrible. Les decía que no les hablara así y era como incitarlos a que lo hicieran aun más”, apuntó Toscano.

“Los cheques de todo el mundo rebotaban menos los de ellos”, señaló.

Nota relacionada: El secretario de Vivienda investigará

Comentó que por ejemplo, si le debían $3,000 a un contratista, le pagaban $800.

Toscano radicó una querella por discrimen racial ante la Comisión para la Igualdad de Oportunidades (EEOC, por sus siglas en inglés), el pasado 2 de mayo. Indicó que luego de que los gerenciales de Lions Gate fueron informados de la querella, lo despidieron alegando que no seguía instrucciones.

“Les reclamé por el trato a los puertorriqueños. Diariamente recibía cinco y seis quejas de que se les faltaba el respeto. A los trabajadores que venían de afuera y que les contestaban para atrás, no los botaban, pero a los boricuas sí. A mí me despidieron en represalias por la denuncia que hice en el EEOC”, expresó.

A Toscano aún se le debe una quincena y un por ciento por concepto de las casas cuyos trabajos habían sido completados.

De otra parte, denunció que los contratistas desconocían el precio de los materiales y que los mismos estaban inflados.

“Inflaban los precios y en ocasiones el contratista estaba en negativo con la empresa. Por ejemplo, un abridor de ventana que en cualquier tienda cuesta $7.00, en el almacén costaba $70. Les proveen los materiales a los contratistas superinflados. Esa información era desconocida por los contratistas. Les preguntaba a ellos por qué los contratistas no podían comprar sus materiales y me decían que esa era la parte de hacer su ganancia”, relató. EL VOCERO tiene en su poder copia de una lista de precios de los materiales.

Testigo del cobro en exceso

Mientras, Belmarie Sifonte, quien trabajaba en finanzas y estaba a cargo de las órdenes de compra, hizo por separado las mismas denuncias que Toscano.

“Es un problema laboral gigante, los cheques rebotando. Lo administrativo es un revolú. Los récords no están claros. El maltrato personal hacia mí era por ser mujer y por ser puertorriqueña. Me decían que era una ‘loser’. Fui a Recursos Humanos, pero me hacían llenar un papel y ya”, expresó Sifonte.

Afirmó que no le deben dinero aunque le rebotaron cheques. “Pero, como yo sabía cómo se batía el cobre, renuncié con el cheque en la mano. No me debían días”, expuso.

Aseguró que se producían cambios en las órdenes de compra y que las mismas no estaban claras. Dijo tener conocimiento de que a varios contratistas no se les proveyó copia de los contratos.

“El listado de precios que ellos tienen que les pagan a los contratistas no es real. Es una tabla errónea. En la tabla la diferencia es por unos centavos, pero cuando tú trabajas por pie cuadrado, la diferencia es sumamente significativa. En la tabla tú puedes ver $1.95 por pie cuadrado y la otra dice $1.25 y tú dices, mira está bien son unos 70 y pico de centavos, pero imagínate eso por 2,000 pies”, expuso.

De igual forma, indicó que los precios de los materiales que les cobraban a los contratistas estaban inflados.

“Ellos sacaban los materiales del almacén y te digo porque trabajé haciendo las facturaciones del almacén. A veces miraba la facturación y el subcontratista le debía a Lions Gate porque ellos inflaban tanto los precios y botaban el papel. Entonces se inventaban los números y por encima les cobraban un 8% de cargos por servicio y si utilizaban su línea de crédito en cualquier lugar como Home Depot, les cobraban un 13% por encima del costo del material. Entiendo que eso es ganancia, pero cuando el subcontratista no está informado de esto, ahí es que está el problema”, precisó.

Fuente: elvocero.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario