Mundo 13 agosto 2020

Protestas ponen en riesgo a neonatos en Bolivia

LA PAZ (AP) — En una sala de cuidados intensivos, 11 neonatos luchan por sobrevivir conectados a un respirador. La más pequeña nació con 950 gramos y la vida de todos depende de las reservas de oxígeno, que escasean en los hospitales por las protestas que mantienen cortadas las carreteras en Bolivia.

El fin de semana las reservas casi se agotaron y los tubos de oxígeno llegaron por avión a La Paz “al filo de la hora”, dijo el jefe de Neonatología del Hospital de La Mujer en La Paz, Hugo Tejerina, a The Associated Press. “Es dramático ver a bebés morir de asfixia”.

Como ese hospital muchos en el país pasan el mismo drama desde que hace 10 días los manifestantes comenzaron a bloquear las carreteras en rechazo a la postergación de las elecciones presidenciales hasta el 18 de octubre.

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, está preocupado por los acontecimientos en Bolivia e hizo un llamado a las instituciones bolivianas a que “negocien soluciones a los múltiples problemas del país”, dijo en un comunicado su portavoz Stephane Dujarric.

Un convoy con 66 toneladas de oxígeno líquido era esperado el jueves en La Paz. Demoró tres días en arribar y debió sortear barricadas y manifestantes enfurecidos. Muchas ambulancias también son impedidas de llegar a los hospitales. El Ministerio de Salud reportó hasta el viernes 31 muertes de adultos con COVID-19 por falta de oxígeno. Tejerina aseguró que ningún recién nacido murió por escasez del vital elemento en su hospital.

El gobierno ha calificado de inhumana la situación y culpado a los seguidores del expresidente Evo Morales de alentar las protestas en momentos en que la pandemia se agudiza, pero se resiste a sacar a las fuerzas del orden por temor a disturbios como la ocurrida a fines del año pasado, reconoció el ministro de Gobierno, Arturo Murillo.

Por la tarde, la presidenta interina Jeanine Áñez promulgó una ley para evitar que la fecha de los comicios sea modificada nuevamente en un intento por destrabar el conflicto minutos después de que la Asamblea Legislativa la sancionara. Esto se logró tras un acuerdo impulsado por representantes de la Iglesia Católica, la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea.

“Estamos aquí reunidos para impulsar la pacificación del país por segunda vez”, dijo la mandataria en un acto público en el que estuvo acompañada por los delegados internacionales. Éstos, en un comunicado de prensa conjunto, vieron con “beneplácito la aprobación de la Ley y reiteraron su apoyo al Tribunal Supremo Electoral (TSE), por lo que aseguraron que “las condiciones están dadas para que todos los sectores retomen el camino de la convivencia pacífica, respetuosa y exenta de violencia”.

Sin embargo, el principal representante de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, dijo en conferencia de prensa que este acuerdo se hizo a “espaldas” de los sectores movilizados y los calificó de “traidores”. Adelantó que analizarán las medidas a seguir y que los cortes de ruta se mantendrán.

Los manifestantes alegan que la pandemia es un pretexto de Áñez para mantenerse en el poder. Hasta el jueves por la tarde los bloqueos continuaban en las principales ciudades de Bolivia. Autoridades y políticos confiaban que esa ley pueda desmovilizar a los protestantes, en su mayoría cocaleros, indígenas y vecinos de barriadas.

Morales también celebró que ya haya una ley a través de su cuenta de Twitter que “garantiza elecciones en Bolivia con una fecha límite, definitiva, impostergable, y que blinda de posibles chicanas (trampas) con garantes internacionales”. Resaltó que lo más importante es que “evitará una nueva masacre”.

Más tarde, el presidente del TSE, Salavador Romero ratificó el 18 de octubre como la fecha de las elecciones. "Esta fecha es la que permite avanzar a una elección segura e imparcial", mencionó.

En las ciudades escasean los alimentos y algunos temen que el país sea empujado al borde de una guerra civil. A fines del año pasado murieron 36 personas en las protestas contra el presunto fraude en los comicios presidenciales, lo que obligó a Morales a renunciar después de 14 años en el poder.

Con 95.071 contagios y 3.827 decesos hasta el jueves, la pandemia ha colapsado el aparato sanitario de Bolivia. En el Hospital de la Mujer el 60% del personal de salud fue dado de baja por estar infectado, dijo Tejerina. “Muchas mamás peregrinan por hospitales sin encontrar espacio”, agregó.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario