Mundo12 septiembre 2019

Princesa saudí mandó golpear a trabajador en Francia

PARÍS (AP) — La única hija del rey Salman de Arabia Saudí fue hallada el jueves culpable de complicidad de violencia por ordenar a su guardaespaldas que detuviera y golpeara a un plomero por tomar fotos del apartamento de la familia real saudí en París.

La princesa Hessa bint Salman no estuvo presente en la corte de París cuando se leyó el veredicto y la sentencia por varios cargos. El tribunal la sentenció a 10 meses de prisión suspendida y la multó con 10.000 euros (casi 11.000 dólares), un castigo más duro que el que pidió la fiscalía.

Los fiscales argumentaron que la princesa se enojó cuando vio que el plomero le estaba tomando fotos en la residencia real cerca de los Campos Eliseos, y tuvo miedo de que las imágenes fueran a ser usadas para hacerle daño porque es la hija del monarca saudí y la media hermana mayor del príncipe heredero Mohammed bin Salman.

Ella se fue de Francia poco después del incidente de septiembre del 2016, y fue enjuiciada in absentia. El tribunal la halló culpable de apropiación ilegal y robo del celular del plomero, así como cómplice de violencia.

Su abogado, Emmanuel Moyne, calificó el veredicto de inexplicable y dijo que lo apelaría.

El plomero, Ashraf Eid, quien es francés-egipcio, dijo a la policía de París que el guardaespaldas lo amarró a pedido de la princesa luego que él tomó fotos de un cuarto como registro de la ubicación de los muebles que le ayudara a devolver las cosas a su lugar una vez terminada su labor.

“La princesa notó que su cara salía reflejada en el baño y que ella había sido filmada. Ella me llamó perro y llamó al guardaespaldas diciendo en árabe, ‘quítale su celular. Me grabó'", dijo el plomero a la policía.

Durante el incidente de tres horas, el guardaespaldas rompió su celular y le obligó a besar los pies de la princesa mientras tenía las manos atadas en su espalda, dijo Eid.

El juez presidente, citando evidencias de la fiscalía, dijo durante el juicio de un día realizado en julio que la princesa le dijo a su guardaespaldas que denigrara al trabajador, llamándolo "perro que no merece vivir".

La corte también halló culpable al guardaespaldas Rani Saida de violencia, apropiación ilegal y robo. Él estuvo en corte durante el veredicto. Lo sentenciaron a ocho meses de prisión suspendida y una multa de 5.000 euros, lo que había pedido la fiscalía.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario