Mundo08 octubre 2019

Parlamento Europeo envalentado enfrenta al Ejecutivo

BRUSELAS (AP) — Pocas veces, tal vez nunca, el Parlamento Europeo ha hecho gala de semejante agresividad.

La próxima jefa del ejecutivo europeo todavía no ha asumido, y ya enfrenta los retos de legisladores europeos envalentonados que han rechazado a dos candidatos al equipo gobernante y apuntan sus cañones a otros dos.

La Comisión Europea, que propone las leyes de la UE y se asegura de que todos los países del bloque las acaten, será presidida por la ex ministra de Defensa alemana Ursula von der Leyen a partir del 1 de noviembre.

Pero la aprobación de los miembros de su equipo enfrenta algunos tropiezos inesperados, más de los que desearía la nueva presidenta, la primera mujer al frente de la Comisión Europea.

Los legisladores ya han descartado a dos de su equipo de 27 funcionarios. Y los legisladores europeos, en ejercicio de su poder, miran con escepticismo a otros dos.

“Por ahora, son los legisladores los que tienen poder sobre los comisarios”, dijo Scott Ainslee, un legislador del Partido Verde británico.

Con los años, el Parlamento de la UE ha adquirido más responsabilidades, y acaso por primera vez está mostrando las zarpas.

El primer día de las audiencias de los postulados, la semana pasada, rechazó a dos candidatos que presentaban posibles conflictos de interés.

El comité legal se negó a aprobar a la rumana Rovana Plumb y al húngaro Laszlo Trocsanyi, sin permitirles siquiera presentar sus planes para la cartera de transportes y la futura ampliación, respectivamente. En el caso de Plumb se trataba de unos préstamos solicitados, y en el de Trocsanyi un bufete de abogados que fundó en 1991. Ambos negaron haber cometido delito alguno o tener conflictos de interés.

Dado que cada estado miembro tiene derecho a un comisario, Hungría y Rumania deberán proponer nuevos nombres. Pero esos candidatos deberán ser investigados, un proceso lento que puede demorar el desarrollo de los nombramientos y frenar el funcionamiento de las instituciones europeas.

Además de aprobar los nombramientos individuales, el Parlamento debe ratificar a la comisión en pleno antes de que ésta inicie su labor. En caso de un aplazamiento, la comisión actual permanecerá en funciones, pero solo para ocuparse del funcionamiento cotidiano.

Las audiencias de confirmación han puesto de manifiesto las profundas divisiones en el seno del legislativo entre el Partido Popular Europeo, demócrata cristiano, el Socialista y Demócrata, de centroizquierda, y la alianza Renovación Europea, libremercadista.

El rechazo de la socialdemócrata Plumb y de Trocsanyi, afiliado al PPE, el bloque más grande del parlamento, ha fomentado los rencores.

Las elecciones europeas de mayo presagiaron grandes cambios en el legislativo: el 61% de los 751 legisladores son nuevos. Y juntos, el PPE y el S&D no constituyen mayoría.

“Eso nos deja margen para arbitrar”, dijo el ultraderechista Nicolas Bay.

Luego de rechazar a Plumb y Trocsanyi, los legisladores apuntaron sus cañones al polaco Janusz Wojciechowski, postulado a comisario de Agricultura. Sus respuestas vagas, complicadas por su escaso dominio del inglés, no impresionaron bien a los legisladores.

También la postulada por Francia, Sylvie Goulard, de Renovación Europea, ha sufrido ataques. Su cartera sería la que abarca el mercado interno, la industria y la defensa.

Es una aliada estrecha del presidente francés Emmanuel Macron, quien se ha presentado como un campeón de Europa desde que llegó al poder hace dos años, al prometer una reforma del bloque y una acentuación de su soberanía.

Los legisladores interrogaron a Goulard acerca de denuncias de que malversó fondos y asesoró a un instituto de estudios políticos estadounidense cuando era parlamentaria europea.

“Dada la investigación en curso de sus disposiciones financieras por la oficina antifraude europea OLAF y la justicia francesa, no sería oportuno darle la aprobación final”, dijo el legislador Christian Ehler, del PPE.

Goulard tampoco pudo convencer a los Verdes y el S&D, que presentaron un frente unido.

Goulard y Wojciechowski deberán responder más preguntas antes de una decisión final el 17 de octubre. El eventual rechazo de Goulard significaría un fuerte revés para von der Leyen y Macron.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario