ONU 21 noviembre 2020

Comisionado de Venezuela ante la ONU advierte que la crisis humanitaria promueve la prostitución por comida

El comisionado para la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por Venezuela, Miguel Pizarro, advirtió sobre el aumento de prostitución por comida en medio de la emergencia humanitaria que vive el país

Miguel Pizarro, diputado en el exilio y comisionado para la Organización de las Naciones Unidas designado por el presidente encargado Juan Guaidó, advirtió que el agravamiento de la crisis alimentaria en el país promueve la prostitución por comida.

El parlamentario citó las cifras divulgadas por el Programa Mundial de Alimentos que revelan que nueve millones de personas están bajo condiciones de inseguridad alimentaria y aseguró que esto se traduce en que uno de cada tres venezolanos disminuye su ingesta de alimentos o en su defecto, sustituyen la comida con otro tipo de nutrientes.

“Es decir, no come proteína y mantiene los carbohidratos, recicla de la basura o de los supermercados o peor aun viviendo de una condición de transacción por comida”, sentenció.

A raíz de la precaria situación, el funcionario venezolano aseguró que cada vez más se empiezan a ver más fenómenos nunca antes registrados como el sexo transaccional por comida. De acuerdo con Pizarro, se trata de familias que han reducido su dignidad y ahora se someten a este tipo de actividades para intentar solventar necesidades tan básicas como la alimentación.

El representante de Guaidó ante la ONU acotó que estos casos se han reportado principalmente en regiones del interior del país donde la calidad de vida es considerablemente más precaria que en Caracas, la capital. Entre los estados afectados mencionó a Apure, Delta Amacuro, Amazonas y Bolívar.

De esta manera, afirmó que en las últimas semanas han intentado presentar y explicar esta situación a sus homólogos en la ONU y el impacto diferencial de la emergencia humanitaria en niñas y mujeres.

Bajo esa misma línea, también aprovechó de denunciar otros aspectos de la realidad que viven los venezolanos como lo es el trabajo esclavista y la trata de personas. Pizarro apuntó que el éxodo de personas desde las grandes ciudades hacia las zonas mineras ha creado un caldo de cultivo para secuestros debido a que hay reportes de personas que entran y no vuelven a salir.

Informó también que hay pueblos en las zonas mineras que han sido tomados a la fuerza por grupos irregulares que practican la minería ilegal y destaca que la toma de control se da en forma de un estado paralelo “en el que la justicia no es la justicia del país y se obliga a comunidades a trabajar a cambio de servicios, tratamientos médicos o comida”.

“No se les permite ningún ingreso, sino comida. En esta misma dinámica se hacen muchas ofertas de trabajo engañosa. Todo esto ha abierto la compuerta al tráfico de seres humanos”, concluyó.

El diputado agregó que la razón por la que Maduro no toma acción contra estos delitos es por el beneficio que obtiene el régimen de la minería ilegal. Cifras de la ONG Transparencia Venezuela señalan que de todo lo que se explota solo 10 % se aprecia dentro de las finanzas formales de la economía.

Fuente: Talcual.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario