Entretenimiento08 octubre 2019

Museo de Boston busca combatir racismo en su interior

BOSTON (AP) — El majestuoso Museo de Bellas Artes de Boston, casa de algunas de las obras más grandes de la humanidad, está luchando por corregir sus errores y ser una institución más diversa.

En pasado mayo, el museo de renombre mundial fue acusado de racismo luego que estudiantes de secundaria negros dijeran que otros visitantes y un miembro del personal los sermonearon y maltrataron en una visita en la que supuestamente les dijeron: “Nada de alimentos, nada de bebidas y nada de sandía”.

La sandía está asociada con estereotipos racistas contra los negros en Estados Unidos.

Las críticas por el incidente no tardaron en llegar y el museo se apresuró a frenar los daños. Su director Matthew Teitelbaum se disculpó públicamente, prohibió la entrada a dos visitantes, comenzó una investigación interna y contrató a un despacho de abogados encabezado por un secretario de justicia estatal para que realizara una revisión independiente.

Todo podría haber quedado ahí, pero en esta ciudad aún marcada por la desegregación y el tumultuoso traslado en autobús de estudiantes de minorías étnicas a suburbios blancos en la década de 1970, el museo, que recibe 1,2 millones de visitantes al año, lo tomó como un llamado de alerta.

Creó un nuevo cargo, director senior de inclusión, en un esfuerzo por convertirse en una organización más diversa. Y reconociendo la necesidad de una mayor igualdad de género, concedió todo un ala a mujeres artistas en la exposición "Women Take the Floor", que coincidirá el próximo año con el centenario del sufragio para las mujeres en Estados Unidos. Asimismo, este mes por primera vez abrirá sus puertas de manera gratuita para celebrar el Día de los Pueblos Indígenas.

El museo también ha usado su sitio de internet para mantener al público actualizado sobre sus esfuerzos por hacer las cosas bien.

“No es un secreto que este museo no atiende a personas negras o café”, dijo Makeeba McCreary, jefa de educación y compromiso comunitario del museo, que ha realizado mesas redondas sobre inclusión y diversidad racial. "Sabemos bien que no es así como queremos ser”.

Al igual que el mundo del arte en general, el Museo de Bellas Artes ha sido principalmente un bastión masculino de riqueza y blancura desde su fundación en 1870, cinco años después de que la Guerra Civil dejara a la nación desgarrada y dividida.

Su 150 aniversario se celebrará en 2020 y el venerado museo _ uno de los más antiguos de Estados Unidos, con medio millón de obras prominentes _ ha tratado de confrontar sus puntos débiles, los cuales quedaron bastante expuestos cuando 26 estudiantes de color de la Helen Y. Davis Leadership Academy del barrio bostoniano de Dorchester visitaron la institución en mayo.

Además del comentario de la sandía, el director de la secundaria, Arturo Forrest, dijo que también oyó reportes de que los guardias del museo seguían a sus estudiantes negros mientras dejaban solos a los blancos y que varios visitantes del museo hicieron comentarios despectivos contra ellos. El estado inició una investigación separada de derechos civiles en junio.

“Estos jóvenes salieron del museo sintiéndose irrespetados, acosados e intimidados por el color de su piel, y eso es inaceptable”, dijo Teitelbaum.

La reverenda Mariama White-Hammond, una pastora y activista, recordó que tomó clases de pintura en el museo cuando era niña en los años 80 y se sintió fuera de lugar.

¿Racismo entre pinturas de Rembrandt? A White-Hammond no le sorprende.

“Lo único que encuentro impactante es que tanta gente se sorprenda”, dijo a la estación de radio WBUR-FM de Boston de la cadena pública NPR. "Para la gente blanca, tomen esto como dato de lo poco que conocen realmente sobre la experiencia de la gente de color en esta ciudad”.

El museo dijo que está determinado a cambiar eso.

En enero, en el Día de Martin Luther King Jr., inaugurará una exposición dedicada a artistas de color de las Américas. También tienen planes de crear un proyecto de mural comunitario y ofrecer un programa de membresía que sería gratuito el primer año para hacerlo más accesible a la gente pobre.

"Women Take the Floor", que se inauguró el mes pasado, permanecerá abierta al público hasta mayo de 2021. Incluye obras de Frida Kahlo, Georgia O'Keeffe y otras 100 artistas importantes del continente, y “busca reconocer y remediar la discriminación sistemática por género encontrada en museos, galerías, la academia y el mercado, incluyendo la historia inconsistente del Museo del Bellas artes en su apoyo a las mujeres artistas”, dijo el museo.

El grupo Lawyers for Civil Rights insiste que el museo podría hacer más, como proporcionar servicios de salud mental para los estudiantes que fueron traumatizados por “estos incidentes discriminatorios y hostiles”.

Pero la concejal de Boston Kim Janey dijo que el museo merece reconocimiento por “mantener el diálogo sobre los cambios a sus propias políticas y procedimientos”. Y McCreary dijo que el foco está en el cambio institucional.

"No se trata de enmiendas”, señaló. “Se trata de nuestras obligaciones como institución pública. Se trata de responsabilidad, de nuestra contribución a la ciudad, de liderazgo. Se trata de deconstruir las barreras visibles e invisibles que hemos creado”.

___

Bill Kole está en Twitter como https://twitter.com/billkole

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario