Mundo 01 junio 2020

México: AMLO inicia "nueva normalidad"; la pandemia sigue

CANCÚN, México (AP) — Después de dos meses de paralización por la pandemia y con el número de contagios rozando los 100.000 afectados y más de 10.000 muertos, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador inició el lunes en Cancún el regreso a la “nueva normalidad" con parte del país en el proceso de reanudar paulatinamente algunas actividades.

El mandatario llegó por carretera a esa turística localidad del Caribe mexicano a más de 1.600 kilómetros de la capital en lugar de tomar un vuelo como parte de las precauciones necesarias para evitar contagios. Su objetivo es dar el banderazo de salida a las obras del construcción del Tren Maya, uno de los proyectos emblemáticos de esta administración con el que, según el gobierno, se crearán unos 80.000 puestos de trabajo, pero que también ha suscitado numerosas críticas por su eventual impacto ambiental y social en las comunidades indígenas de la península de Yucatán.

López Obrador subrayó que esta nueva etapa de normalización de labores se inicia por “recomendaciones de los especialistas, de los médicos”, aunque casi todo el país se mantiene en “semáforo rojo”, es decir, en alerta por el alto nivel de contagios y con la recomendación de que los ciudadanos se queden en casa.

De hecho, incluso la gran mayoría de los municipios sin contagios a los que se había permitido salir del confinamiento, unos 300, optaron por seguir en cuarentena para evitar la llegada de la epidemia.

A partir del lunes arrancan las labores en industrias automotrices, mineras y empresas de construcción, ya que ahora a estos tres sectores se les considera actividades esenciales. Más de 5.000 compañías ya se hayan acreditado ante el gobierno para comenzar a funcionar con las necesarias medidas de precaución.

Ante ello, el presidente advirtió: “si no lo hacemos de manera ordenada, con disciplina, y eso produce contagios y se presentan rebrotes, pues entonces vamos a cerrar de nuevo, y quiero decir: cerrar es recomendar cerrar, nada de imposiciones autoritarias”.

El turismo, una de las grandes fuentes de ingresos para México, deberá esperar en ciudades como Acapulco o Los Cabos, en el Pacífico, pero parece inmediata en otros.

López Obrador dijo que Cancún, uno de los primeros enclaves mexicanos a los que llegó el COVID-19, pero donde los contagios ya comenzaron a descender, “reiniciará la actividad turística con el cuidado que se necesita” a partir de la próxima semana. Esto significa medidas especiales en hoteles, restaurantes y transportes.

Según el gobernador Carlos Manuel Joaquín Gonzalez, ya han comenzado a recibir reservas y se espera afluencia de turismo no sólo nacional sino también de Estados Unidos y Canadá.

El ambiente en esta ciudad turística está, sin embargo, lejos de la normalidad. Las playas habitualmente llenas de turistas están desiertas, los hoteles y lugares de ocio siguen cerrados y el aeropuerto casi paralizado por la escasez de vuelos.

“Yo digo que es muy pronto, que deberíamos pensar más las cosas”, afirmó Andrés José Conrado, un habitante de Cancún que trabaja en un supermercado. Otros, como Sergio Ortega, un desempleado también vecino de la ciudad, confían que en que “se reabran los trabajos para que sigamos adelante”.

En Los Cabos, otro importante destino turístico ubicado en Baja California Sur, en el otro extremo del país, la normalidad tampoco ha vuelto, aunque es una de las regiones con menos contagios.

El gobierno estatal informó el lunes de la repatriación de 113 tripulantes de un crucero holandés que procedían de Turquía, Estados Unidos, Europa y Perú. El destino sigue cerrado al turismo, aunque este fin de semana un video divulgado en las redes sociales mostraba a unos visitantes de un hotel de Cabo San Lucas recibidos con bailes y celebraciones.

Mauricio Pérez Salicrup, presidente del Consejo de Administración de la Asociación de Hoteles de Los Cabos, quiso aclarar que se trataba de propietarios de estancias vacacionales de tiempo compartido a los que no se podía prohibir la entrada. Las autoridades esperan que el turismo pueda reiniciarse a mediados de mes.

El gobierno federal ha reconocido que la pandemia se ha cobrado casi un millón de empleos, miles de ellos en las zonas turísticas, pero López Obrador aseguró que México va recuperándose de la crisis y puso como ejemplo el descenso en el precio del dólar, el alza en los precios del del petróleo y una mayor recaudación fiscal.

“Quería darles estas buenas noticias. Hay recuperación de la economía, el modelo que estamos aplicando nos está dando resultados”, dijo el fin de semana en un video grabado en Palenque, una de las paradas de su viaje por carretera hacia el Caribe.

Sin embargo, el banco central estimó que la economía podría caer hasta un 8,8% y las críticas contra la gestión de la crisis se han incrementado.

En su gira, López Obrador visitará Tabasco y Veracruz, dos de las cinco entidades con mayor número de contagios.

Tabasco tuvo un repunte de casos porque la gente comenzó a salir antes de lo previsto, y el subsecretario de Salud federal, Hugo López-Gatell, lo usó como ejemplo de lo que podría pasar en todo el país si no se mantienen las medidas de distanciamiento social.

“Esto es lo que puede ocurrir a partir de hoy 1 de junio cuando las medidas sanitarias están en manos de los gobiernos estatales”, dijo López-Gatell. “No han terminado las medidas de restricción de movilidad en espacio público”.

En la Ciudad de México, donde se acumula un cuarto de los contagios de todo el país, el tráfico se incrementó en los últimos días y algunas empresas, como por ejemplo las cerveceras, se alistaban para comenzar a funcionar. No obstante, la alcaldesa Claudia Sheinbaum recordaba el lunes por la mañana en las redes sociales que “quedarse en casa es lo mejor para evitar más contagios”.

Las autoridades de salud informaron el lunes por la noche que la ocupación de camas de hospital en la capital es ya del 80%, la más alta en el país.

Muchos capitalinos, como los que hacían fila para lograr un empleo en la construcción, siguieron las recomendaciones de usar cubrebocas en todo momento y se logró mantener una afluencia ordenada en el transporte público, pero las imágenes divulgadas por medios locales de otros estados del país mostraban que muchos mexicanos estaban mucho más relajados frente a una epidemia que sigue enfermando y matando gente.

En el último reporte, México tenía 93.435 casos positivos y 10.167 decesos.

——

Verza reportó desde la Ciudad de México. Ignacio Martínez colaboró desde San José de Los Cabos.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario