Mercado de Cuatro Caminos01 diciembre 2019

Anaqueles vacíos y racionamiento: Cuatro Caminos 15 días después de su apertura

'No encontré nada de lo que venía a buscar', dice un cliente.

De la "Batalla de Cuatro Caminos", como bautizaron los usuarios de las redes sociales las grandes aglomeraciones y hechos vandálicos ocurridos el pasado 16 de noviembre, día de la inauguración del establecimiento convertido en centro comercial, solo queda el recuerdo.

También son solo un recuerdo las imágenes de anaqueles llenos que difundieron los medios oficiales durante los preparativos para la apertura.

Como esperaban los cubanos que se lanzaron en busca de productos el primer día, dos semanas después el desabastecimiento y el racionamiento son la marca de varias áreas de este gran centro de la corporación CIMEX, propiedad de los militares.

Ambos son palpables en los departamentos de electrodomésticos, ferretería y cárnicos.

Con la excepción de la tienda de alimentos, las largas colas han desaparecido y la presencia policial también ha disminuido en la manzana donde se ubica el mercado.

Por un altoparlante se le recuerda a los que deseen comprar algún producto de ferretería, ya sea un inodoro o cualquier otro de alta demanda, que solo se venderá una o dos unidades por persona. Lo mismo en la sección de alimentos.

"Vine el primer día y, debido a la molotera, me fue imposible entrar. Andaba en busca de un espejo que vi desde lejos, pero ahora que vuelvo ya no quedan. Tampoco hay soportes ni para TV ni para ningún tipo de electrodomésticos. Nada de lo que venía buscando lo encontré", se lamenta Fabián Salgado.

"En la sección de cárnicos se repite lo mismo en todas las mesas: masa de chorizo, ternilla de res y butifarra a unos precios que muy pocos pueden pagar, por eso ves que ni hay ni cola para comprar", apunta Olga Rizo, otra cliente decepcionada.

"Se sabía que la furia iba a pasar y Cuatro Caminos sería más de lo mismo", añade.

Este sábado, dos de las cafeterías del mercado solo ofertaban un tipo de refresco gaseado, agua y pan con salchichas. A esto se sumaba la suciedad de un lugar que lleva tan pocos días en funcionamiento.

"Queríamos comprar malta y unos dulces, pero en estas cafeterías no hay nada de eso, ni siquiera tienen asientos como otras que hay en el segundo piso. Los que despachan son muy lentos. No sé por qué no le dieron estos espacios a un privado, que lo haría mucho mejor, con un mejor servicio", criticó Rolando Torres, que hacía estancia en una de las cafeterías cercanas a la calle.

De igual manera, en la sección de frutas y vegetales del mercado es notable la ausencia de muchos productos como la zanahoria, el tomate, la lechuga. También en esta sección las largas colas desaparecieron.

Debido a la desorganización y al vandalismo ocurridos el día de la reapertura del llamado Mercado Único de La Habana, tras cuatro años de reparación para convertirlo en un gran centro comercial, la prensa oficial publicó que el monto total de los daños ascendió a unos 7.000 dólares.

Sin embargo, no es de conocimiento público cuánto han recaudado por las ventas desde la apertura hasta la fecha.

Fuente: diariodecuba.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario