Deportes 04 agosto 2022

La Premier marca la pauta en fútbol, finanzas y atractivo

GINEBRA (AP) — La liga de fútbol más rica del mundo comienza una nueva temporada en Inglaterra el viernes mientras el resto de Europa busca maneras de ponerse al día.

Fuera de la cancha, la Liga Premier es un gigante comercial con acuerdos de transmisión en todo el mundo que avivan cuantiosas transferencias de jugadores y los salarios que la mayoría de las demás no pueden igualar. Eso ayuda a explicar por qué algunos clubes crearon el proyecto de la Superliga.

Las riquezas de la liga ayudaron al campeón inglés Manchester City a realizar el mayor fichaje del verano. La llegada de Erling Haaland procedente del Borussia Dortmund costó al City más de 100 millones de libras (122 millones de dólares) en cuotas de transferencias y de agentes.

Si bien Haaland fue aficionado del City durante su infancia, puesto que suy padre jugó allí, también se sintió atraído por una liga competitiva que evita el dominio de un solo club que se ha visto recientemente en Alemania, Italia y Francia.

Cinco equipos diferentes han ganado la Premier en las últimas 10 temporadas, incluyendo la inesperada consagración de Leicester en 2016. Si bien el City ha alzado cuatro de los últimos cinco títulos, dos fueron duelos épicos con Liverpool.

La Liga de Campeones también está sintiendo el poder de la Liga Premier con cuatro clubes distintos en las últimas cuatro finales, entre ellos dos pulseadas que enfrentaron a dos ingleses. Liverpool disputó tres de las últimas cinco finales al tiempo que ganaba solo un título de la Premier.

Esos mismos cuatro clubes — City, Liverpool, Chelsea y Tottenham — representan a Inglaterra en la Liga de Campeones esta temporada.

El Manchester United y Arsenal se clasificaron a la Liga Europa y son, con mucho, los equipos más ricos en ese torneo de segundo nivel.

A continuación se ofrece un vistazo al dominio financiero inglés y el desafío para otras ligas importantes:

LAS GANANCIAS DE INGLATERRA

Los derechos de transmisión de la Liga Premier generaron 3.640 millones de euros (3.700 millones de dólares) la temporada pasada y La Liga de España le siguió con alrededor de 2.000 millones de euros (2.040 millones de dólares), de acuerdo con la encuesta anual de fútbol europeo de la UEFA.

“Este es, por supuesto, el mejor ejemplo en el mundo sobre cómo comercializar una competencia deportiva”, dijo a manera de elogio Jacco Swart, director general del grupo de las Ligas Europeas de 30 naciones.

La distribución de efectivo ponderada equitativamente inyectó al peor equipo de la Premier, Norwich, 98 millones de libras (119 millones de dólares) en efectivo que superaron el presupuesto total de la mayoría de los clubes europeos.

Los equipos ingleses ocuparon 10 de los 18 primeros lugares en la lista más reciente de Deloitte sobre los que más dinero ganan. El City, propiedad de Abu Dabi, encabezó la lista con 644,9 millones de euros (657 millones de dólares).

La factura salarial total de 20 clubes de la Premier fue de 2.880 millones de euros (2.930 millones de dólares) en 2020, según la UEFA —1.000 millones de euros (1.020 millones de dólares) por encima de la Liga española y más que la Bundesliga de Alemania y la Serie A de Italia juntas.

LA PERSECUCIÓN DE ESPAÑA

La Liga otorga premios en efectivo a los mejores clubes y el ganador se lleva aproximadamente 160 millones de euros (163 millones de dólares), hasta tres veces más que otros clubes.

Es bueno para el Real Madrid, el Barcelona y el Atlético de Madrid — que han monopolizado todos los títulos de liga desde el Valencia en 2004 — aunque no para el equilibrio competitivo.

“No tienen una tradición muy amplia de vender (derechos) colectivamente”, afirmó Swart.

La respuesta del Real Madrid a los tiempos difíciles fue ganar otra Liga de Campeones al eliminar sorpresivamente a los tres mejores clubes ingleses y al Paris Saint-Germain.

El Madrid y el Barcelona han aumentado durante mucho tiempo sus ganancias de la Liga de Campeones mediante la influencia en la Asociación de Clubes Europeos — la cual abandonaron para lanzar la fallida Superliga con el fin que los premios de dinero fueran dirigidos a los clubes históricos.

El Barcelona ha buscado aliviar sus penurias financieras, causadas por un desmedido gasto en salarios. Su apuesta ha sido vender activos, como los futuros derechos de transmisión televisiva, a cambio de una inyección de dinero en efectivo de una firma de inversión.

Ello le permitió cerrar el fichaje de Robert Lewandowski del Bayern Múnich. Pero los azulgranas han sido muy cuestionados por presionar al volante Frenkie de Jong para que acepte una reducción de su salario.

El técnico Unai Emery ha sido responsable del éxito de clubes de la clase media. Primero con el Sevilla y ahora con el mal pequeño Villarreal, Emery desafió las expectivas para ganar cuatro títulos combinados de la Liga Europa.

LA CULTURA ALEMANA

La regla “50+1” que rige el control de los clubes en Alemana es muy alabada porque salvaguarda la identidad de los equipos y les protege de no caer presa de las naciones petroleras, oligarcas y multimillonarios que irrumpieron en la Premier.

Que el control de la mayoría esté en manos del club y sus socios es una tradición establecida en Alemania, y también sirve para evitar que se dispare el costo de las entradas y las suscripciones televisivas, cuyo efecto es reducir los ingresos.

“Lo que la gente está dispuesta a pagar para ver el fútbol en Inglaterra es totalmente diferente a lo que la gente está dispuesta a pagar en Alemania”, dijo Swart.

El abono promedio de temporada en Arsenal cuesta 1.095 libras (1.325 dólares, pero algunos aficionados del Dortmund podrían pagar apenas 240 euros (244 dólares).

El Dortmund también se destaca por fichar y desarrollar adolescentes ingleses que termina vendiendo a la Premier. Jadon Sancho, ex compañero de Haaland, pasó al Man United tras facturar un monto cuatro veces mayor a la compra inicial, y Jude Bellingham sería el siguiente.

EL DECLIVE ITALIANO

Después de albergar el Mundial de 1990, la Serie A era la liga más rica y rebosaba de glamour. Su declive comenzó con el lanzamiento de la Liga Premier y la Liga de Campeones en 1992. Las estrellas italianas empezaron a aceptar ofertas de Chelsea y hasta del ignoto Middlesbrough.

Los clubes de la Serie A también sufrieron por jugar en vetustos estadios propiedad de las ciudades, rodeados por pistas de atletismo, y en ciertos casos compartiéndolos.

La Juventus inauguró su propio estadio en 2011 y ganó nueve títulos seguidos. La burucracia no facilitado los proyectos de la Romal, los clubes de Milán y otros, frustrando a una oleada de dueños estadounidense.

La gestión de los propietarios chinos en el Milan y Inter ha estado marcada por diversas complicaciones, aunque clubes pusieron fin a largas sequías sin títulos.

Italia es favorita para obtener la sede de la Eurocopa de 2032, lo que podría permitir una modernización de la infraestructura. Además, la calidad del juego ha levantado.

La vocación ofensiva de Atalanta y Napoli rompe con la reputación de estilo rácano de la Serie A, una que afectó el interés mundial por la liga.

FRANCIA

El Paris Saint-Germani ha mantenido un dominio casi dictatorial en la Ligue 1 desde que Qatar compró el club en 2011, unos meses después de obtener la sede del Mundial de 2022.

Lyon y Marsella no se coronan campeones desde 2008 y 2010, respectivamente, y ambos ahora cuentan con dueños estadounidenses.

John Textor, dueño mayoritario de Lyon, llegó en junio prometiendo gastar para darle pelea al PSG en casa para luego ir por Europa.

Marsella ha tenido seis años turbulentos bajo el control de Frank McCourt, ex dueño de los Dogers de Los Ángeles, pero ha vuelto a la Champions.

El modelo de dueños extranjeros brinda cierta estabilidad tras el colapso hace dos años de un nuevo acuerdo de derechos televisivos.

Fuente: Associated Press

Notas Relacionadas

Deja tu comentario