Opinión: ¿junta militar de transición, posible escenario en Cuba?

La manera en que el regimen ahogo las protestas del 11 de julio en Cuba, ademas de horrorosa, fue estúpida

Los manifestantes nunca van a olvidar cómo, solo por reclamar pacíficamente su derecho a vivir en libertad, los balearon; los apalearon; los arrestaron; y los encerraron por días, o los mantienen aun presos e incomunicados.

Al apostar por la fuerza bruta, los gobernantes cubanos han subestimado una vez mas al pueblo. Apuestan a que lo han aterrorizado, y a que lo podrán siguír manipulando con noticieros televisivos de sobrecumplimientos y victorias sobre el bloqueo. O con jabitas de carbohidratos, y suspension de tarifas aduaneras.

Olvidan que son demasiados años de mal llamada revolución. Y como dijo un tenebroso experto en comunicaciones de un regimen muy parecido al castrista: no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo.

Y aquí va, desde mi punto de vista, el escenario al que sin remedio han empujado a mi país.

Sería tremendo, y de un costo enorme, sobre todo para los cubanos que viven dentro de la isla. Porque el desenlace cubano se fraguaría y ocurriría precisamente alli.

Les tengo una muy mala noticia a Raúl Castro y compañía: vendrá otra oleada de protestas. Son inevitables, en primer lugar, por su sordera frente al sufrimiento del pueblo; y en segundo, por la incapacidad innata del sistema para atenuar siquiera la severa crisis económica y social que vive el país.

Y esta vez las manifestaciones no podrán ser aplacadas a sangre y fuego. Sera una sublevación nacional.

Incendios, linchamientos, excesos, serán quizás los ingredientes del estallido. Cuba se sumiría en el caos y la anarquía; y solo entonces militares con mando directo sobre tropas podrían hacerse la pregunta impostergable: ¿al lado de quién nos ponemos?

No sé cómo se harían llamar ¿una junta militar? ¿un concejo? ¿un comando? Poco importa. A ese grupo castrense, le guste o no, le tocaría ponerse al lado de la historia, pasar la pagina innominiosa del castrismo y liderar el principio del cambio.

En este punto habra quien me diga que se trata de los mismos soldados que sirvieron al castrismo. Sin dudas ¿acaso hay otros?

Impondrían ley marcial y se suspenderían las garantías constitucionales, que en realidad la dictadura ignoro de hecho durante más de 60 años.

Pero lo importante es que serían una etapa. Un mal necesario -llamarían otros- un hito en la larga noche de mas de 6 décadas.

Por un tiempo todos, manifestantes valientes y colaboradores cobardes, tendrían que retirarse a sus casas temprano.

Y habría orden, pero ya no sería el viejo orden castrista. Ese habría pasado a la historia.

Fuente:

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario