Tagovailoa, un quarterback a destiempo

Cuando los Miami Dolphins escogieron al quarterback de la Universidad de Alabama, Túa Tagovailoa, en el draft de la NFL, los fanáticos de la Capital del Sol saltaron de alegría.

Luego de años de miserias, los seguidores de los Dolphins vieron en el hawaiano al hombre llamado a ocupar el lugar de los legendarios Bob Griese y Dan Marino.

Griese fue el hombre que llevó a Miami a tres Super Bowls seguidos entre 1971 y 1973, con dos coronas, incluida la temporada perfecta de 1972.

Y Marino, aunque nunca ganó un campeonato, llevó dos veces al partido decisivo, en 1983 y 1985, en tanto dejó marcas individuales que lo convirtieron en uno de los mejores de su posición en toda la historia de la NFL.

Desde su retiro en el 2000, han desfilado por los Dolphins 21 quarterbacks titulares con más penas, que glorias.

El próximo domingo 1 de noviembre, Tagovailoa será el vigesimosegundo mariscal en iniciar un partido para la franquicia miamense.

Y si bien la fanaticada lo pedía desde el arranque de la temporada, su designación anunciada esta semana por el coach Brian Flores no ha estado exenta de controversia.

Los Dolphins ostentan en este momento balance de tres triunfos e igual cantidad de derrotas, de la mano del veterano Ryan Fitzpatrick.

Luego de perder tres de los primeros cuatro juegos de la temporada, Fitzpatrick, de 37 años, reencontró su mejor versión, para encabezar dos victorias consecutivas, con tres touchdowns en cada una.

La primera de ellas fue por 43-17 nada menos que ante los San Francisco 49ers, que meses atrás disputó el Super Bowl LIV ante los Kansas City Chiefs, mientras que la más reciente, por blanqueada de 24-0, estaba dentro del presupuesto ante los paupérrimos Jets de Nueva York.

La lógica indicaba que Flores aprovecharía el buen momento de Fitzpatrick, aunque le diera tiempo de juego al novato Túa, quien debutó en los minutos finales ante los Jets.

Pero Flores optó por el drástico cambio, en momentos en que el equipo marcha segundo en la división Este de la Conferencia Americana.

Quizás nadie imaginó que a esta altura Fitzpatrick estuviera jugando tan bien, con un QBR de 79.6, el séptimo mejor de toda la liga, por delante de otros mariscales de más renombre, como Tom Brady, Drew Brees o Ben Roethlisberger.

Entonces, ¿para qué arreglar algo que no está roto? Fitzpatrick cuenta con el respeto de sus compañeros dentro del vestidor, quienes lo ven como el líder capaz de dejarlo todo en el terreno para tratar de sacar adelante al equipo cada domingo y al mismo tiempo, mostrar benevolencia al preparar a quien tarde o temprano ocupará su lugar.

Túa Tagovailoa debe ser quien le devuelva a la franquicia el brillo y la gloria de antaño, pero quizás Flores debió esperar el momento más oportuno.

Lanzarlo a los leones el 1 de noviembre podría ponerle más presión al quarterback de 22 años, cuyo talento es indiscutible, pero que probará de primera mano que no es lo mismo el football colegial que la NFL.

Fuente:

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Deja tu comentario