OPINION | Elsa, la guantanamera atormentada

Elsa pasó atormentada por Cuba y cambió para siempre la geografía de la isla

Aparte de la lluvia que trajo aparejada, el fenómeno desató una verdadera tormenta de burlas y memes en las redes sociales, ante las pifias garrafales de los meteorólogos que aparecieron en la TV Cubana, que levantaron un monumento a la ignorancia.

Primero fue Aylín Jústiz, aquella que dijo, textualmente, “ese descenso tan marcado de la velocidad de traslación, dejó a la tormenta tropical es cierto estado, vamos a decirle…atormentada”.

Una riqueza y abundancia del lenguaje que haría palidecer al mismísimo Tres Patines.

Quizás la muchacha sabe de meteorología, pero es posible que se haya quedado dormida en las clases de Español.

Entre los comentarios que generó semejante disparate, está el de Dainery Torres Oropesa, quien escribió en Facebook que la tormenta entraría como lo que es, pero que al tratarse de Cuba seguramente saldría “atormentada” por las dificultades que padecen los habitantes de la isla.

Y cuando todavía no se había disipado la tormenta de burlas por este trabalenguas, vino otro aún peor, que le puso la tapa al pomo:

“…debe debilitarse al tocar tierra cubana, que ya lo hizo por la Ciénaga de Zapata, en la provincia de Guantánamo…”

¿Whaaaaaaaaaaaaaat?

Pablo Escobar, el patrón del cartel de Medellín, mandaría a buscar al profesor de geografía de semejante mamerto para llenarle la cabeza de plomo.

“Si la Ciénaga de Zapata está en Guantánamo, entonces Estados Unidos tiene su Base Naval en Matanzas”, fue uno de los comentarios que saltaron de inmediato a las redes.

Caramba, la geografía es una de las materias fundamentales que reciben quienes estudian meteorología.

De hecho, hasta no hace mucho, antes de que se instituyera la carrera de Meteorología en la Universidad de La Habana, quienes se dedicaban a estas cuestiones climatológicas debían ser graduados de licenciatura en Geografía.

Entonces la gente se pregunta con razón si estos disparates no son otra cosa que el fruto de la tan cacareada educación gratuita del sistema socialista.

Quizás por eso, la tormenta que amenazaba con barrer la isla, decidió pasar de largo sin muchas afectaciones, por lástima con un país donde ya no hay mucho más que destruir.

Y así se fue Elsa de Cuba, atormentada y silbando las notas de La Guantanamera.

Fuente:

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario