La columna de Jorge Morejón 20 noviembre 2020

OPINIÓN | Aragón sí, Pito no

La orquesta Aragón ganó el Latin Grammy al mejor álbum tropical tradicional, con la producción discográfica “Ícono”.

La noticia, que llena de orgullo a los cubanos tanto dentro, como fuera de la isla, fue resaltada inmediatamente por los medios oficialistas, Granma incluido.

La Aragón es una agrupación que desde su fundación en septiembre de 1939, hace 81 años, ha paseado la música cubana con su inconfundible estilo por los cuatro puntos cardinales.

Una semana antes, José Dariel Abreu, primera base de los Medias Blancas de Chicago, ganó el premio de Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

La noticia, que llena de orgullo a los cubanos tanto dentro, como fuera de la isla, fue ignorada olímpicamente por los medios oficialistas, Granma incluido.

¡¡¡¿¿¿???!!!

La diferencia no está en que unos usan violines, tumbadoras y flauta como instrumentos de trabajo y el otro lo hace con un bate y un mascotín.

La cuestión estriba en que, mientras los músicos encabezados por Rafael Lay hijo viven en Cuba, el líder indiscutible de los Medias Blancas radica en Estados Unidos. Así de simple, así de vergonzoso.

O sea, que, según la categoría creada alguna vez por Randy Alonso, el siniestro presentador de La Mesa Redonda, Abreu es un ex cubano.

Aunque el pelotero siempre ha mantenido un bajo perfil y hasta cierta neutralidad en lo que a temas del régimen se trata e incluso fue incluido en una delegación de MLB que viajó a Cuba durante el deshielo de Obama, publicar su MVP sería reconocer el triunfo de alguien que se les escapó del redil.

Más conveniente es ignorar la noticia, como si nunca pasó, aunque en la calle, en los estadios donde se juega la Serie Nacional, la gente no hable de otra cosa.

Antonio Pacheco puede darle a Abreu un curso sobre lo que significa multiplicar por cero a quien decide labrarse un camino por sí mismo.

Milagro que Granma publicó la noticia de la muerte de la actriz Broselianda Hernández, ocurrida esta semana en extrañas circunstancias en Miami Beach.

Ah, claro. Lo de Abreu sería hablar del éxito de un emigrado y lo de Broselianda es algo trágico.

Y a Granma sólo le gusta dar malas noticias, sobre todo si vienen de Estados Unidos.

De hecho, la última buena nueva que el órgano oficial del Partido Comunista le dio a los cubanos fue hace cuatro años, el 26 de noviembre del 2016. Ustedes saben cuál.

Fuente:

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Deja tu comentario