La Cuba del Recuerdo | Movimiento del filin

En el año 1945 visitan a Cuba Sara Vaughn y Billy Holliday, ellos traen un jazz meloso que enamora a la nueva generación de compositores cubanos los cuales lo fusionan con el bolero cubano. 

Estos compositores crearon una serie armónica diferente donde los músicos interpretaban de acuerdo su sentimiento en ese momento, de acuerdo con su “feeling”, que significa sentimiento en idioma inglés, de ahí sacan el nombre del movimiento musical y lo llaman Filin, una pronunciación en español de “feeling”, los compositores se auto llamaron filineros, lo demás es historia.

Ellos crearon una trova filinera que se reunía en una casa en el callejón de Hamlet donde vivía Tirso Díaz, papá de Julio Díaz.

Así se crea el filin, un tipo de bolero jazeado cantado, en el cual el interprete lo hace a su manera, como se encuentre, no hay las reglas estrictas, no cambiables del bolero, creándose un nuevo tipo de música cubana además de los 40 tipos diferentes musicales cubanos, pues hay que destacar que el país que más tipos de música tiene en su historia del pentagrama es Cuba.

Comienza en el Callejón de Jamlet, el cual conecta la calle Espada con la calle Hospital , a un lado la calle San Lázaro y al otro la calle Concordia. En el barrio de Cayo Hueso. Donde se reunían músicos y cantantes cubanos haciendo la fusión de jazz americano con el bolero cubano, yo tuve la alegría de visitar la casa de Tirso muchas veces y conocer a muchos filineros; allí nace el Filin donde las letras de las canciones expresaban mucho el sentimiento de los cantantes.

Frank Dominguez, René Touzet, Nelson Liz, Marta Valdes, Cesar Portillo de la Luz entre otros hicieron y cantaron canciones que aún hoy en día están en el corazón de nosotros. Ellos hicieron los acordes que aún están en nuestros corazones.

Que diga un cubano quien no se ha enamorado al ritmo del filin.

Entre sus intérpretes femeninas más destacadas esta Moraima Secada, Martha Valdes, Elena Burke, esta última llamada Señora Sentimiento; siendo ella la mamá de Malena Burke y abuelita de Lena Burke grandes intérpretes de la música moderna y contemporánea cubana en el exilio. Nuestras Vidas fue su primer éxito.

Añorado Encuentro

La Rosa Mustia fue una, o quizás la primera canción filinera;

Me da tristeza contemplarte

Triste, sola.....

Guillermo Álvarez Guedes impulsó el filin firmando a Elena Burke y a muchos intérpretes del filin.

Lucho Gatica comienza cantando con su pianista Armando Manzanero, su primer pianista, una de sus primeras canciones Voy a Apagar la Luz en el 1956 la cual fue un éxito y corrió el mundo entero con muchas traducciones a innumerables idiomas, la traducción en inglés tuve el placer de oírla interpretada por mi diva Maggie Márquez.

Maggie, con permiso directo de Armando Manzanero, grabó 10 éxitos de Manzanero en español y en inglés, traducidos por ella, en su CD “Songs in a mirror, Canciones en un espejo”.

El cual lo recomiendo altamente.

René Barrios, Cesar Portillo de la Luz junto con Pacho Alonso, Vicentico Valdes, Benny Moré, Ñico Rojas (Ayer encontré la felicidad) , Eloy Cepero, Rudy Daquin, José Antonio Méndez, Orlando De la Rosa, Niño Rivera, Juan Bruno Tarraza, Doris De la Torre, Samuel Tellez, Adolfo Guzmán, Panchito Riset, Felo Bergaza, Lino Borges, Cristóbal Doral, Nelo Sosa, Mario Fernández Porta, Orlando Vallejo, Mercedes Valdes, Olga Rivero, Olga Guillot, y muchos más son los iniciadores de este movimiento que después salta al Caribe en Puerto Rico y República Dominicana y a Méjico en el area de Mérida, Yucatán, tomando una fuerza tal que no se sabe el origen de muchas canciones filineras.

El filin, repito, es siempre el cantante quien lleva el tiempo, la guitarra lo sigue después, en Rubato, o sea a contratiempo, “rubatiando” como decía un guitarrista amigo mío filinero. Nunca la guitarra puede ir junto o delante del intérprete.

El filin se canta con las uñas, con los pies, los brazos, la cabeza, con todo, así decía mi amigo Cesar Portillo

de la Luz.

Si me Comprendieras de Fernando Mullen y Como Fué de Ernesto Duarte Brito han sido dos puntas de lanza el movimiento filinero.

En este movimiento hay que destacar al arreglista, pues el es el que la da el matiz al filin propio para el cantante, Roberto Duarte le dió a los arreglos para Rolando la Serie lo que lo caracerizó como El Guapo de la Canción. El Niño Rivera era el arreglista de Roberto Faz dándole el aire fresco y moderno a las interpretaciones de Faz.

Los filineros siempre han gustado más el acompañamiento de la guitarra en vez de grupos musicales, debido a la sonoridad de la guitarra y facilidad de realizar los acordes característicos del filin. También la comodidad de poder presentarse con un guitarrista en lugares pequeños sin necesidad de grandes orquestas.

Así grandes guitarristas exaltaron la nueva sonoridad del filin mezcla de jazz y bolero.

Froilán Amezaga acompañado a Elena Burke, el es el responsable de la sonoridad profunda de ella; Martín Rojas acompañante de Omara Portuondo, dándole a ella el espíritu festivo de ella, y los hermanos Felito y Miguel Ángel Molina en Cienfuegos exaltaron la trova cubana filinera en el este de la isla de Cuba.

Más modernos en tiempo fueron Rey Montesinos y Silvio Tarín entre otros.

Todos estos arreglistas elevan las armonías del filín, separándolas de las del bolero más rígidas en tiempo y espacio.

Inmediatamente se une Méjico al nuevo movimiento del filin cubano con una gran cantidad de compositores mejicanos Luis Demetrio, Roberto Cantoral y el gran Armando Manzanero con numerosos aportes a este nuevo movimiento del filin.

Esto ocurre principalmente en Mérida, Yucatán. Yo he tenido la suerte de estar muchas veces en Mérida visitando a mi amigo, el Dr. Luis Mario Baeza excelente cirujano de huesos y músico, y en su casa el tiene otra casa que es un “night club” con escenario con todos los instrumentos musicales, pista de baile, barra y baños para las damas y otro para los caballeros, ahí aparte del tequila con sangrita, me he deleitado con la música de muchos filineros mejicanos.

En Mérida, hay un museo con la historia de todos los intérpretes músicos meridianos con cuadros al óleo de todos ellos, cuando lo visité conté más de 70 óleos.

Merida tiene una fuerte influencia cubana en su música y costumbres, La Habana está más cerca de Mérida que el DF, la capital mejicana, esto ha resultado en un trasiego entre Mérida y La Habana en ambas direcciones con costumbres traídas de ambas ciudades. En Mérida se toca más danzón que corridos mejicanos, a tal extremo que muchos piensan que el danzón es mejicano, yo me deleité en Mérida con una orquesta de 15 guitarras y un timbal, tocando todos mis danzones preferidos. Allí le dicen guagua al ómnibus y sillón al balance, como en Cuba.

Allí se toma buen ron,

se fuma tabaco,

se toma café

y se baila la rumba

que mueve los pies.

Después del 1959, con la destrucción traída por Fidel Castro y camarilla, muchos gigantes del filin cubano se exilaron fuera de Cuba, otros fueron puestos en prisión por pensar diferente a el, por lo tanto este bello movimiento se estancó y se fué disolviendo cayendo en manos de mejicanos , colombianos, dominicanos y puertorriqueños la responsabilidad del desarrollo del filin.

Fuente:

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario